Homenaje en Brihuega al feminismo antifranquista de Tomasa Cuevas

44288_tomasa_cuevas_fallecio_en_barcelona_

La feminista Tomasa Cuevas será protagonista este fin de semana en su Brihuega natal. El Ayuntamiento de Brihuega ha programado unas jornadas de estudio con el propósito de recuperar y conmemorar su trayectoria, en el año en que se cumple el centenario de su nacimiento.

Natural de Brihuega y fallecida en 2007, “Tomasa es una figura de especial relevancia en la recuperación de los testimonios de mujeres encarceladas y represaliadas durante la posguerra” según han destacado desde el Ayuntamiento briocense, institución para la cual “resultan imprescindibles sus trabajos de campo, magnetófono en mano, recogiendo las voces y testimonios de aquellas víctimas olvidadas en la Transición, cuyo silencio Tomasa Cuevas no aceptó nunca”.

Las jornadas se llevarán a cabo los días 17 y 18 de noviembre con la celebración de conferencias, y mesas redondas. Entre los ponentes está anunciada Mirta Núñez Díaz-Balart, hija de la primera mujer de Fidel Castro y que hubo de dimitir de la cátedra de Memoria Histórica del Siglo XX de la Universidad Complutense tras el informe realizado sobre las calles franquistas de Madrid por encargo de la alcaldesa Manuela Carmena.

También se proyectará el documental Del olvido a la memoria, dirigido por Jorge Montes Salguero y producido por Manuel Campo Vidal y Agustina Sangüesa.

El proyecto cuenta además con una exposición, durante el mes de noviembre, que tendrá como eje central el significado y repercusión de la figura de Tomasa Cuevas.

 

https://www.lacronica.net/homenaje-en-brihuega-al-feminismo-antifranquista-de-tomasa-cuevas-75802.htm

Anuncios

Condenada a seis meses de prisión y a pagar más de 6.000 euros por parar un desahucio

00-82-300x169

Isabel Tejero no irá a la cárcel. El juez la ha condenado a seis meses de prisión por un delito de atentado contra la autoridad cuando intentaba paralizar un desahucio en el madrileño barrio de Tetuán, en 2014, según ha confirmado a Público su abogado, Endika Zulueta.

La Fiscalía solicitaba para esta activista antidesahucios de 51 años una pena de dos años y seis meses de cárcel por un delito de atentado contra la autoridad en concurso con un delito de lesiones a varios agentes de la ya extinta unidad antidisturbios de la Policía Municipal de Madrid. Una petición que implicaba su entrada en prisión pese a no tener antecedentes. Sin embargo, el titular del Juzgado de Instrucción nº 18 de Madrid no ha asumido la petición del fiscal tras un juicio que ha durado unas tres horas, en el que la defensa solicitó la libre absolución.

A las puertas del juzgado, decenas de activistas antidesahucios y compañeros del grupo Stop Desahucios del barrio de Tetuán se habían concentrado antes del juicio para apoyar a la acusada, que fue recibida con gritos de “Isa Libertad” y aplausos.

“No ingresará en prisión. Esa es la lectura positiva. La parte negativa es que ha sido condenada por atentado y que tendrá que hacer frente a las indemnizaciones por lesiones a los agentes de policía y a una multa por faltas de lesiones”, ha explicado el letrado de Isabel, que ya ha adelantado que recurrirán esta condena en cuanto conozcan la sentencia definitiva. En total, la activista, que está desempleada y no percibe ninguna prestación, tendrá que pagar alrededor de 5.000 euros en indemnizaciones a los agentes, una multa de 900 euros y las costas del juicio.

Según su abogado, antes del juicio se le ofreció la posibilidad de declararse culpable a cambio de una multa, pero la activista lo rechazó. La fiscal aseguraba en su escrito de acusación que Isabel y sus compañeras impidieron el paso a los agentes municipales que escoltaban a la comisión judicial que tenía que ejecutar el desalojo, que no había llegado aún cuando se produjeron los hechos. Tras un “pequeño forcejeo”, sus compañeras obedecieron a los agentes, pero Isabel desoyó los requerimientos de las policías “con manifiesto desprecio al principio de autoridad y con ánimo de menoscabar la integridad física de las agentes”, decía la fiscal. Añadía que la acusada “comenzó a forcejear” con ellas, “lanzando patadas y cogiéndole las manos, tirándose al suelo y negándose a levantarse”, siendo necesaria la intervención de otro agente, que la levantó y la llevó a un lugar más apartado donde continuaron los forcejeos en los que se produjeron las lesiones.

Finalmente, según la fiscal y las diligencias previas de la Policía, una de las agentes sufrió un esguince en un dedo de la mano izquierda, que no requirió tratamiento ni dejó secuelas. Otra policía sufrió una contusión en la pierna derecha que no requirió baja y una tercera agente sufrió un esguince en un dedo de la mano izquierda que le dejó secuelas. Esas son las lesiones que van a costarle cerca de 5.000 euros.

Isabel: “Estoy más tranquila”

“Ahora estoy mucho más tranquila”, ha declarado Isabel a Público  por teléfono. La activista ha insistido en que nunca agredió a los agentes y que recurrirá el fallo hasta el final para defender su inocencia. “Al final es sólo dinero, pero he estado a punto de ir a la cárcel sólo por defender a quienes van a ser desahuciados y por mediar pacíficamente para que se respeten los derechos humanos”, ha afirmado. “Esto no debería estar pasando, pero es lo que nos toca porque el Gobierno está aplicando represalias, no quiere que acudamos en auxilio de las personas”, ha añadido.

Pese a su condena y a las sanciones económicas, Isabel mantiene que “si creen que nos van a parar con juicios como éste están equivocados. No tenemos ningún miedo”. Pese a que ha ha esquivado la cárcel, asegura que seguirá acudiendo a manifestaciones y a desahucios, “ya lo hice el mismo día que me citaron a declarar en los juzgados de Plaza Castilla, y así seguiré haciéndolo, porque protestar es un derecho y hay que defenderlo”.

http://www.publico.es/sociedad/isalibertad-isabel-evita-carcel-condenada-atentado-lesiones-parar-desahucio.html

 

LAS MUJERES Y LA REVOLUCIÓN QUE CAMBIÓ LA HISTORIA DEL SIGLO, POR JOSEFINA L. MARTÍNEZ

El 8 de marzo de 1917, Día Internacional de la Mujer, comenzaba la Revolución Rusa

Una imagen de la manifestación del 8 de marzo de 1917, en Petrogrado

8 de marzo de 1917. En Petrogrado estaban convocadas manifestaciones y mítines de las mujeres por su día. El descontento era generalizado y se esperaban protestas masivas, pero lo que nadie sabía era que ese día iba a comenzar una revolución. Los sucesos pasaron a la historia como la Revolución de febrero, porque el calendario juliano vigente entonces en Rusia “atrasaba” 13 días. 

Las obreras de las fábricas textiles de Petrogrado, en el distrito de Vyborg, salen a la huelga y recorren en grupos las fábricas vecinas. Se dirigen especialmente hacia las empresas del metal, llamando a los trabajadores a sumarse. Las mujeres son convincentes; tiran palos, piedras y bolas de nieve contra las ventanas. Dos días después, en Petrogrado se vive ya una huelga general. “¡Abajo la guerra!”, “¡Pan para los obreros!”.

Los censos de 1897-1914 muestran que había 20 millones de mujeres en la fuerza de trabajo asalariada del Imperio ruso. Cerca de la mitad se ocupaba en tareas domésticas y un quinto (4 millones) eran obreras industriales antes de 1914 (incluyendo fábricas, servicios y transportes). Esta cifra aumentó considerablemente en la década anterior a 1917, llegando a 7,5 millones de mujeres trabajadoras en la industria.

En las ciudades escaseaba el pan y las penurias del pueblo pobre eran insostenibles. En los dos primeros años de la guerra los precios de los productos básicos habían subido un 131% en Moscú. En diciembre de 1915 las mujeres de Petrogrado hacían filas durante horas con temperaturas bajo cero para comprar azúcar y harina. Se produjeron numerosos disturbios protagonizados por mujeres, donde el reclamo principal era el precio de los alimentos. En febrero de 1917, la ira acumulada se transformó en acción.

Un editorial del Pravda,el periódico de la fracción bolchevique de la socialdemocracia, informaba una semana después que “las mujeres fueron las primeras en salir a las calles de Petrogrado en su Día Internacional. Las mujeres de Moscú en muchos casos determinaron el estado de ánimo de los soldados; iban a las barracas y los convencían de ponerse del lado de la revolución. ¡Que vivan las mujeres!”

Aleksandra Rodionova, una joven conductora de tranvías de 22 años, participa en las acciones que llevaron a la caída del Imperio de los Zares. “Recuerdo cómo marchamos por la ciudad. Las calles estaban llenas de gente. Los tranvías no funcionaban, y había coches dados la vuelta sobre las vías. No sabía entonces, no entendía lo que estaba pasando. Pero gritaba con todos los demás: ‘Abajo el Zar’. Sentía que toda mi vida familiar se estaba desmoronando, y me alegraba de su destrucción”. Su testimonio está recogido por varias historiadoras de las mujeres en Rusia.

En una semana el zarismo se derrumba, los ministros huyen y los diputados de la Duma forman un gobierno provisional, con el príncipe Lvov a la cabeza. Desde abajo, nace otro poder, el de los consejos de delegados de la clase trabajadora, al que se suman comités de campesinos y soldados. Estos organismos habían surgido por primera vez en la Revolución de 1905 como una nueva forma de autoorganización democrática desde las bases, los sóviets.

Polia trabajaba como mucama en un hospital militar, no sabía leer ni escribir, y la primera vez que participó en una votación fue cuando la eligieron para el comité ejecutivo del sóviet de los empleados del hospital. La historiadora Barbara Evans Clements cuenta que, como gran parte de las mujeres trabajadoras, Polia sentía que no tenía nada que perder y mucho que ganar con la revolución, empezando por su dignidad.

Entre febrero y octubre, la participación de las mujeres va en aumento. El 18 de marzo, una reunión de obreras de cuatro grandes fábricas resuelve llamar a sus hermanas a unirse en la lucha por sus derechos, junto a los trabajadores. A principios de abril, 40.000 mujeres se movilizan en Petrogrado, rehusando abandonar las calles hasta que se aprobara el derecho al voto. Finalmente, el 20 de julio de 1917, le arrancan al gobierno provisional de Kerensky el compromiso de permitir el voto para todas las mujeres mayores de 20 años en la futura Asamblea Constituyente.

La impaciencia por las promesas incumplidas del gobierno provisional crece sin cesar. Las viudas y esposas de soldados marchan para exigir un aumento en las pensiones, quieren que se ponga fin de una vez por todas a la guerra. En mayo, 40.000 lavanderas protagonizan la primera gran huelga contra el gobierno provisional, reclamando aumento de salarios, 8 horas de trabajo y mejores condiciones laborales. La bolchevique Goncharskaia, junto con otras militantes, recorren las lavanderías, organizando a las mujeres. Eugenia Bosh, Inessa Armand y Aleksandra Kollontai fueron algunas de las dirigentes bolcheviques que en esos meses dieron discursos ante trabajadores, trabajadoras y soldados, escribieron artículos, organizaron reuniones y colaboraron con la organización de la revolución.

Paz, Pan y Tierra; por todo el viejo imperio obreros y campesinos se movilizan por estas demandas contra el gobierno provisional. Esta profunda radicalización social permite que, entre septiembre y octubre, los bolcheviques ganen la mayoría de los sóviets y se propongan tomar el cielo por asalto. Los primeros decretos del gobierno soviético fueron el llamamiento a la paz inmediata, la abolición de la gran propiedad y la entrega de la tierra a los campesinos.

La Revolución que abrió un mundo nuevo para las mujeres

El inmenso protagonismo de las mujeres en la historia de las revoluciones ha sido invisibilizado por gran parte de la historiografía, pero su papel es innegable. Fueron las mujeres quienes dieron el puntapié inicial a la Revolución Francesa, en 1789, con una marcha por el pan sobre Versalles. Sin embargo, la más importante revolución burguesa de la historia no había otorgado a las mujeres los mismos derechos que a los hombres. Las primeras pensadoras feministas denunciaron los límites del proyecto de la Ilustración. La “libertad” y la “fraternidad” no se aplicaban para las mujeres, ni para los trabajadores; los “derechos del hombre” eran “los derechos del miembro de la sociedad burguesa, es decir, del hombre egoísta”, como señaló Marx en Sobre la cuestión judía.

La Revolución Rusa de 1917, en cambio, otorgó conquistas para las mujeres que hasta entonces no se habían logrado en ningún país capitalista. En su libro La mujer, el Estado y la Revolución(Ediciones IPS, Buenos Aires), la historiadora norteamericana Wendy Goldman afirma que el Código soviético de 1918 “constituía nada más y nada menos que la legislación familiar más progresiva que había visto el mundo. Abolió el estatus legal inferior de las mujeres y creó igualdad bajo la ley.” El Código establecía el divorcio por el simple pedido de cualquiera de las partes y “barrió con siglos de leyes de propiedad y privilegios masculinos” al abolir la legitimidad y otorgar iguales derechos a todos los hijos, nacidos dentro o fuera de un matrimonio registrado.

En agosto de 1919, las militantes femeninas del partido crearon el Zhenotdel, compuesto por trabajadoras, campesinas y amas de casa, para realizar un trabajo especial entre las mujeres, en medio de las dificultades de la guerra civil. En noviembre de 1920, se legalizó el aborto en la Unión Soviética, mediante un decreto que denunciaba la legislación penalizadora de los otros países.

Alexander Goikhbarg, el jurista marxista de 34 años que redactó el Código familiar de 1918, sostenía entonces que esa legislación cumpliría una función transitoria, no para fortalecer a la familia ni al Estado, sino para colaborar con su “extinción”, tal como concebían los marxistas la transición del capitalismo al socialismo. Eran años de intensos debates y experimentación, donde la emancipación de las mujeres, la liberación sexual y la transformación de las relaciones personales se pensaban como parte de la lucha por la construcción del socialismo. Pero para llegar a ese punto, había que conquistar para las mujeres la igualdad plena, no solo ante la ley, sino, sobre todo, ante la vida.

Arrancar a las mujeres de la carga del trabajo doméstico

Wendy Goldman señala que la concepción bolchevique sobre la emancipación de las mujeres se asentaba en cuatro pilares fundamentales: “La unión libre, la liberación femenina a través del trabajo asalariado, la socialización de la labor doméstica y la extinción de la familia”. No proponían simplemente una división igualitaria del trabajo del hogar entre hombres y mujeres, sino separar esas tareas de la unidad familiar individual y transferirlas al ámbito público, socializando el trabajo en nuevas ramas de la producción. La familia, como unidad de reproducción y consumo, perdería así algunos de sus fundamentos principales.

Entre 1920 y 1922 la socialista revolucionaria alemana Clara Zetkin, amiga y camarada de Rosa Luxemburgo y destacada organizadora de las mujeres, mantiene una serie de conversaciones con Lenin en Petrogrado. En estas entrevistas aborda la cuestión femenina en la URSS y la organización de las mujeres en la III Internacional, que agrupa a los nuevos Partidos Comunistas. Zetkin registra emotivamente en sus Recuerdos sobre Lenin las opiniones de éste, quien rechaza con desprecio las actitudes patriarcales dentro de las filas comunistas:

“Desgraciadamente, también de muchos de nuestros camaradas se puede decir aquello de ‘escarbad en el comunista y aparecerá el filisteo’. Escarbando, naturalmente, en el punto sensible, en su mentalidad acerca de la mujer. ¿Se quiere prueba más palmaria de esto que la tranquilidad con que los hombres contemplan cómo la mujer degenera en ese trabajo mezquino, monótono, de la casa, trabajo que dispersa y consume sus fuerzas y su tiempo, y sumisión al hombre?”. Arrancar a las mujeres de la “esclavitud doméstica” era una de las grandes tareas de la Revolución.

La creación de guarderías, casas cuna, comedores, centros de alfabetización y otras iniciativas eran el camino acertado, según Lenin, pero en medio de las dificultades de la guerra civil y de la NEP (Nueva Política Económica), resultaban completamente insuficientes.

“Sabemos perfectamente que todo esto no es mucho, comparado con las necesidades de las masas femeninas trabajadoras, que dista mucho de ser todavía su emancipación completa y efectiva. Pero, comparado con lo que ocurría en la Rusia zarista y capitalista, representa un progreso enorme. (…) Principio que hemos de seguir desarrollando consecuentemente con toda energía. Pues cada día que pasa y se mantiene la existencia del Estado soviético viene a demostrar todavía más claramente que no podremos salir adelante sin contar con los millones de mujeres.”

La lucha por la emancipación femenina, en un país con un 80% de población campesina, se enfrentaba a prejuicios milenarios y el peso de la religión. Para Lenin, “el demonio más difícil de combatir” era la influencia de los curas en el campo, por lo cual había que atacar las condiciones de miseria, pobreza y falta de educación en la que se apoyaban.

Los años de la guerra civil fueron terribles, con costos humanos y materiales sin precedentes. La joven Unión Soviética fue atacada por 14 ejércitos imperialistas y logró sobrevivir por la voluntad de millones de obreros, obreras y campesinos. A este período siguieron los duros años de la NEP, con un importante aumento del desempleo que afectó especialmente a las mujeres, las primeras en ser despedidas y las últimas en ser contratadas. En el campo se vivieron hambrunas y las viudas de los soldados no lograban sobrevivir trabajando sus tierras. En estas condiciones de ruina económica y aislamiento internacional de la URSS, después de la derrota de la revolución en Europa, emergió la burocracia estalinista como una nueva casta burocrática a la cabeza del Estado.

Para los militantes del partido de Lenin, la Revolución Rusa solo podía triunfar en sus objetivos como un eslabón más de la revolución internacional. Nunca pensaron que podía lograrse la emancipación femenina y el socialismo en los estrechos marcos de un país atrasado de mayoría campesina. El estalinismo, en cambio, elaboró la teoría del “socialismo en un solo país” para justificar sus propios privilegios y se asentó sobre un régimen burocrático de partido único.

El retorno al orden del hogar

Hacia mediados de la década de 1930, se había producido un retroceso sin igual en la situación de las mujeres en la URSS. En junio de 1936, el Estado soviético decretó ilegal el aborto, como parte de una campaña para promover la “responsabilidad familiar”. Con un discurso opuesto al que defendían los bolcheviques en 1920, Stalin declaraba en 1936: “El aborto que destruye la vida es inadmisible en nuestro país. La mujer soviética tiene los mismos derechos que el hombre, pero eso no la exime del grande y noble deber que la naturaleza le ha asignado: es madre, da la vida”. León Trotsky, uno de los principales dirigentes de la Revolución que había sido expulsado del partido por Stalin, cuestionó los argumentos que esgrimía la burocracia sobre el aborto: “Filosofía de cura que dispone, además, del puño del gendarme”. La burocracia buscaba una “jerarquía estable de las relaciones sociales”, por lo que en 1930 disolvió la sección femenina del partido, el Zhenotdel, penalizó la homosexualidad y criminalizó la prostitución.

El destino que corrieron algunos de los legisladores rusos que en 1920 desarrollaban teorías de vanguardia sobre la extinción del Estado y la familia habla por sí solo. Pashukanis y Krylenko fueron arrestados y fusilados en 1937, mientras que el autor del innovador Código de 1918, Alexander Goikhbarg, fue confinado a un psiquiátrico por el estalinismo. Entre 1936 y 1939, 700.000 personas fueron fusiladas, acusadas de oposición al régimen; una contrarrevolución que consolidó la dictadura de partido único.

Andrea D’Atri, autora del libro Pan y Rosas, señala que lo trágico no fue solo que el Partido Comunista siguió presentándose como heredero de la revolución, sino que “la tragedia más grande de todas es que las generaciones subsiguientes de mujeres soviéticas, desheredadas de los pensadores, las ideas y los experimentos generados por su propia Revolución, aprendieron a llamar a esto ‘socialismo’ y a llamar a esto ‘liberación’.”

Cien años después de aquel 8 de marzo de 1917, cuando las mujeres iniciaron la Revolución que cambió la historia del siglo, la lucha por nuestros derechos sigue siendo una tarea pendiente. Rescatar la historia de aquellas mujeres, trabajadoras y campesinas, que se atrevieron a revolucionar el mundo y sus propias vidas, es clave, no sólo para reconocernos en nuestra propia historia, sino para no tener que empezar de cero cada vez.

CTXT

LOS RECURSOS PARA POLÍTICAS DE EMPLEO SE HAN RECORTADO UN 38% EN LOS ÚLTIMOS SIETE AÑOS

Los recursos presupuestarios destinados a políticas activas de empleo se han reducido un 38% entre 2010 y 2017. Es lo que denuncia UGT, que señala que en 2010 el presupuesto total alcanzaba los 38,7 millones de euros, teniendo por entonces cuatro millones de desempleados, una tasa de paro de larga duración inferior al 43% y una tasa de cobertura frente al desempleo del 78,4%.

En contraste, el presupuesto de 2017 es de 23,9 millones de euros, con 3,4 millones de personas registradas como paradas, una cobertura media frente al desempleo del 56% y una tasa de paro de larga duración del 51%. UGT recuerda que la cuantía para prestaciones por desempleo prevista para este año se ha reducido un 6,7%, hasta los 18.027 millones de euros, mientras que el presupuesto destinado a políticas activas de empleo ha aumentado un 6,3%, hasta los 5.575 millones, pero sólo con el objetivo de pagar las bonificaciones a la contratación, no para mejorar los Servicios Públicos de Empleo (SEPE). De este modo, la caída del gasto total en 2017 frente a 2016 tiene su origen en un menor presupuesto en prestaciones por desempleo, que se reducen en 1,3 millones de euros (un -6,7%). Entre otras, han bajado las partidas de prestaciones contributivas (-4,9%), subsidios (-14,2%), Renta Activa de Inserción (-23,9%) y Programa de Activación para el Empleo (-20%).

20 Minutos

El rey, unidad de lo detestable. David Bollero.

descarga (2)

L@s representantes políticos acostumbran a confundir la diplomacia con el tocino. Eso mismo le ha pasado esta semana al presidente de Israel, Reuven Rivlin, de visita esta semana en España. Durante su encuentro con el Borbón, el mandatario no dudó en decir lo que fuera con tal de agradar a su anfitrión, ese al que l@s español@s le pagamos al día, prácticamente, lo que gana al mes quien perciba el salario mínimo interprofesional.

“España es un país unido y el Rey símbolo de esa unidad”, dijo Rivlin… y se quedó tan ancho. Le faltó sumarse a aquella reflexión tan retrógrada del periodista José Mª Carrascal que defendía el regreso del servicio militar obligatorio (la mili) porque contribuía a la unidad de España.

Tengo serias dudas acerca de si España es un país unido, pero de lo que estoy absolutamentee convencido es de que el rey no es símbolo de unidad. En todo caso y si es capaz de unir todo es, precisamente, todo lo que millones de español@s no queremos ver ni en pintura.

¿Qué monarca obvia la crisis de modelo de Estado, que cuestiona incluso su propia figura, y tira balones fuera centrándose únicamente en la cuestión catalana? ¿Qué rey que sea símbolo de unidad calla ante cifras tan demoledoras de desigualdad como las que revelaba la semana pasada el informe de Oxfam Intermón? ¿Qué jefe de Estado guarda silencio cuando la miseria asola al país entero mientras la corrupción se extiende, incluso, en el seno de la familia de Felipe VI (evidenciando, eso sí, que la ley no es igual para todos)?

Pues se lo diré yo, el nuestro, Felipe VI y, así las cosas, es imposible que ese rey nos represente a millones de ciudadan@s que ni lo queremos ni lo votamos e, incluso, diría más, nos indigna que se pavonee con la única justificación de que nació Borbón.

El cinismo y la hipocresía del jefe de Estado es tal que se permite el lujo moral de declarar que nos emociona ver cómo sefardíes de todo el mundo acuden al reencuentro con España y, sin perder su previa nacionalidad, se convierten en nuevos compatriotas nuestros”. Lo dijo ayer mismo, precisamente, el día del 42º aniversario de la ocupación ilegal del Sáhara Occidental por parte de Marruecos; una violación del Derecho Internacional en la que el clan de los Borbones tiene mucho que decir. Una traición en toda regla en la que de la noche a la mañana y en pleno siglo XX, ciudadan@s español@s dejaron de serlo, sin que los Borbones se hayan acordado nunca más de ell@s.

 

En ese sentido, Felipe VI sí es símbolo de unidad, pero de todas esas personas que anteponen el capital sobre los Derechos Humanos, que confunden la solidaridad con la caridad, las ayudas con las limosnas. Así pues, ese individuo ni me representa ni lo elegí, me fue impuesto sin contar mayor mérito que su apellido, dicho lo cual, sencillamente, me sobra.

La jueza Alaya: “Los fiscales no mueven un dedo si no reciben órdenes desde Madrid”

20170426286_NoticiaAmpliada

Mercedes Alaya, conocida como la jueza de los ERE de Andalucía, pronunció este miércoles una conferencia en el Hotel Las Arenas de València, organizada por Foro de Opinión Cívico de la Cominidad Valenciana. Fiel a su imagen de no casarse con nadie, la magistrada del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla no dejó títere con cabeza. Tuvo para todos: cúpula judicial, Fiscalía, medios de comunicación y políticos.

Al ser preguntada sobre las grabaciones entre el expresidente madrileño Ignacio González y el que fue su homólogo valenciano Eduardo Zaplana en las que hablan de poner y quitar jueces, la magistrada afirmó: “Claro que mueven los jueces a su antojo. Yo estoy en la Sección Séptima porque no se me permitió quedarme porque el Consejo General del Poder Judicial votó unánime, PP y PSOE, y por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía”.

Alaya con respecto a estas declaraciones, primero pensó que se hablaba de mover fiscales,  sobre lo que dijo que, “no se puede utilizar a los fiscales como lacayos”, a lo que añadió que “no pueden existir cosas como las que hemos visto con un ministro del Interior”.

Críticas a la Fiscalía

Si hubo alguna institución contra la que la juez Alaya apuntó durante su disertación, sin duda fue contra la Fiscalía. Con respecto a los fiscales Anticorrupción aseguró que “no mueven un dedo si no reciben órdenes de Madrid, porque lo he vivido”, dijo en clara referencia al caso de los ERE. Explicó que “el Ministerio Fiscal tiene dos problemas, la jerarquía y la unidad de actuación”. “El Gobierno elige al fiscal general del Estado, y este a los de Anticorrupción. El Gobierno está presente en todos los casos de corrupción”.

Y añadió que “los fiscales son implacables en los delitos comunes, pero no se comportan de la misma manera en los casos de corrupción”.

En referencia a la posibilidad de que sean los representantes del Ministerio Público los que lleven la instrucción, actualmente en manos de los jueces, la juez estrella andaluza sostiene que “conceder la instrucción a un Ministerio Fiscal absolutamente politizado dejará al juez como si fuese una figura de piedra. No hay garantías de que nos llegue la realidad de lo que se ha investigado”.

Alaya, durante la conferencia. Foto: KIKE TABERNER

Alaya, durante la conferencia. Foto: KIKE TABERNER

Pero los dardos contra sus compañeros no finalizaron ahí. La juez aseveró que “si se revocan las causas (audiencias provinciales) es porque el fiscal se implica poco”. O con respecto a la Ley de Plazos, seis meses para causas simples y 18 para complejas, Alaya aseguró que “se limitan los plazos, pero se le dan las llaves al Ministerio Fiscal que no se mojan en las investigaciones judiciales y se mantienen al margen”, en referencia a que son ellos los que deben solicitar las prórrogas.

Por ello, la juez ahora apartada de los ERE por las continuas discusiones con la magistrada titular del juzgado que lleva esta causa, explica dice que “es necesario que el pueblo se involucre (acusación popular), porque nos podemos encontrar que el fiscal ponga fin a una investigación siguiendo órdenes del Gobierno”.

Asociaciones, partidos y medios

Tampoco sus propios compañeros magistrados se libraron de las críticas de Alaya, que explicó que aunque respeta, y mucho, a las asociaciones judiciales, no está asociada porque no está de acuerdo con el sistema.

Alaya tuvo balas para todos. En referencia a los partidos políticos, la juez andaluza afirmó que “tras el 15M hay un pacto de no agresión entre los grandes partidos para asegurarse la supervivencia”. Pero la juez, famosa por los ERE de Andalucía, traslada es pacto de no agresión a su tierra, de la que afirma que PP y PSOE  vienen a decir: “no comentes mis abusos, yo no comento los tuyos”.

Los medios de comunicación no salieron mejor parados que la Fiscalía o los partidos políticos. Según Alaya, “los medios de comunicación están a favor del poder”. “Los partidos políticos dan órdenes para hablar muy poco de temas judiciales”, añadió.

Soluciones

Las soluciones a todos los problemas que acucian a la Justicia para ella son: Un consejo General del Poder Judicial elegido por jueces; que la elección del fiscal general del Estado garantice su independencia; autonomía presupuestaria; un pacto de Estado entre las principales fuerzas políticas para evitar que “ningún procedimiento pueda ser moneda de cambio para pactos entre partidos, algo que está ocurriendo”, según manifestó.

http://valenciaplaza.com/jueza-alaya-valencia

IGLESIAS INTERVIENE LA AUTONOMÍA DE PODEMOS CATALUÑA POR SU ACERCAMIENTO A LOS INDEPENDENTISTAS

podemosrompe

Pablo Iglesias dio este domingo por la noche un golpe encima de la mesa harto de la actitud de connivencia de Podemos Cataluña con el independentismo. El líder nacional de la formación morada ha decidido intervenir la autonomía de su organización en dicha comunidad con el objetivo de convocar un referéndum entre sus bases para decidir si concurren en coalición con el partido de Ada Colau en la cita del 21 de diciembre.

Este movimiento inédito por parte de la dirección nacional de Podemos pretende desterrar cualquier posible alianza con las fuerzas independentistas. Una puerta que abrió el sábado el secretario general de Podemos Cataluña, Albano Dante Fachin, y que este mismo domingo ha refrendado la dirección catalana de Podem, autorizando la apertura de una “ronda de contactos con las organizaciones políticas y sociales comprometidas con la defensa de los valores democráticos y del derecho a decidir del pueblo catalán y con la defensa de los derechos sociales”.

Sin embargo, esta y otras decisiones han colmado la paciencia de Iglesias, que ha apostado por intervenir directamente en el problema desautorizando públicamente a Podem, incrementando su enfrentamiento con Fachin y denunciando los últimos actos protagonizados por sus compañeros de filas en el Parlament de Cataluña.

Iglesias no destituye a Fachin ni nombra una Gestora en Cataluña pero sí le pasa por encima convocando una consulta entre los militantes para intentar hacer prevalecer los deseos de la dirección nacional. Que no son otros que ir a las elecciones de la mano del partido de los comunes de Ada Colau y Xavier Domènech, el previsible candidato de Catalunya en Comú.

De hecho, ya hay hasta pregunta para los inscritos: “¿Das apoyo a que Podemos se presente a las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña en coalición con Catalunya en Comú y las fuerzas políticas hermanas que no apoyan ni la declaración de independencia ni la aplicación del artículo 155, con la palabra Podem en el nombre de la coalición y la papeleta electoral?”.

Fuentes oficiales destacan la “valentía” y la “coherencia sin precedentes en la izquierda española de todos los tiempos” de Podemos con el problema en Cataluña pero justifican la intervención en que no pueden consentir “que se violente la voluntad de los inscritos” que les eligieron.

Así, destacan cinco comportamientos que, por su gravedad, les han llevado a intervenir el partido en Cataluña.

“Con motivo de la sesión plenaria del Parlament de Catalunya del pasado viernes, la dirección de Podem en Catalunya no informó a la dirección a Podemos del sentido de sus votos en la citada sesión en la que los diputados del los partidos independentistas votaron una declaración de independencia de Catalunya. La falta de información y el comportamiento de nuestros diputados en el desarrollo de la votación generaron una situación de intranquilidad en este órgano y en toda la Organización y dañaron nuestro prestigio político”, se explica. “Esta realidad contrasta con el comportamiento del jefe del grupo parlamentario de Catalunya Sí Que Es Pot y del coordinador de Catalunya en Comú que sí informaron en tiempo y forma del sentido de sus votos”.

El segundo motivo es que “tres de los cuatro diputados de Podem no votaron en contra de una de las dos resoluciones que hablaba específicamente de la Constitución de una nueva república catalana a partir de la votación del Parlament”.

El tercero es que la diputada Àngels Martínez “no votó en contra de la Declaración de Independencia y saludó públicamente la ‘nueva república catalana’” con un tuit que decía, “el BOE que diga misa: el presidente de la república catalana es Carles Puigdemont”

Otro de los motivos es que Anticapitalistas, una de las corrientes más importantes de Podemos y la que está ligado tanto Fachin como una mayoría de la dirección de Podemos Cataluña, ha reconocido mediante un comunicado “recogido por toda la prensa”, la “nueva república catalana”, “provocando incluso el desmarque público de algunas de las figuras más relevantes de esta corriente” como Teresa Rodríguez, líder de Podemos Andalucía, o el alcalde de Cádiz, José María González, ‘Kichi’.

Asimismo, la justificación que hace la dirección nacional para intervenir alude a que Fachin había declarado que podría ser una contradicción participar en las elecciones del próximo 21-D y que, además, abriese la puerta a formar un bloque “con otras fuerzas políticas”. En alusión a ERC, el PdeCAT o la CUP. O sea, los independentistas. Mientras que el contraste fue que la dirección de Catalunya en Comú “aclaró de inmediato que su formación no se presentaría a las elecciones del 21 con ninguna fuerza política independentista”.

EM