XABIER ARRIZABALO: “LA BURGUESÍA VIO CON BUENOS OJOS EL SURGIMIENTO DE PODEMOS” (VÍDEO)

Mientras la derecha política gana posiciones y el sistema capitalista continúa su proceso de acumulación, mediante el despojo y la guerra, la confusión continúa siendo hoy la nota predominante entre quienes se oponen a este orden mundial. ¿Es preciso superar el capitalismo para construir un mundo más justo o sería posible regularlo para hacer compatibles los intereses del capital con los de la mayoría de la población? Para tratar este tema fundamental entrevistamos al economista y profesor de la Universidad Complutense de Madrid Xabier Arrizabalo (…).

Por CRISTÓBAL GARCÍA VERA / REDACCIÓN CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

Mientras la derecha y la ultraderecha política ganan posiciones en todo el planeta, y el sistema capitalista continúa su proceso de acumulación, mediante el despojo y la guerra, la confusión continúa siendo hoy la nota predominante entre quienes se oponen a este orden mundial.

 

 

 

¿Cuál debería ser el objetivo político de las fuerzas sociales que aspiran a construir un mundo más justo y habitable? ¿Es preciso superar el capitalismo para alcanzar este objetivo o sería posible regularlo para hacer compatibles los intereses del capital con los de la mayoría de la población?

 

 

 

Para tratar este tema fundamental con el rigor analítico que requiere hablamos con el economista y profesor de la Universidad Complutense de Madrid Xabier Arrizabalo.

 

 

 

[Img #55722] Xabier Arrizabalo es Doctor en Economía, licenciado en Sociología y profesor de Crítica de la Economía Política de la Universidad Complutense de Madrid.  Es autor de obras como “Crisis y ajuste en la economía mundial”, “Milagro o quimera”, “Transnacionalización y subdesarrollo: Chile, 1973-1990” y  “Capitalismo y Economía Mundial”.

 

 

 

ALGUNOS TITULARES DE LA ENTREVISTA:
 

 

“La clase dominante tiene todo el interés en hacernos creer que es posible un capitalismo bueno”

 

 

 

“Las exigencias de la rentabilidad capitalista son incompatibles con el mantenimiento de las actuales condiciones de vida de la sociedad”

 

 

 

 

“No es posible reformar la Unión Europea, ni desarrollar las políticas que demanda la mayoría de la población dentro de ella”

 

 

 

 

“Las direcciones de partidos como Podemos e IU y de los sindicatos están frenando la movilización social”

 

 

 

 

“En Portugal no se está desarrollando ninguna política social digna de recibir ese nombre”

 

 

 

 

“La esperanza en los nuevos partidos que no cuestionan el capitalismo puede quemar a muchos jóvenes que pueden acabar en sus casas desencantados”

 

 

VÍDEO:

 

Anuncios

La joven Zeinab Sekaanvand fue ejecutada la mañana del pasado martes.

794694-600-338

La vida de Zeinab ha sido un verdadero infierno: la obligaron a casarse cuando tenía apenas 15 años. Él la violaba y maltrataba física y psicológicamente. Intentó divorciarse, pero su marido se negó. Fue detenida en 2012 acusada de haberle matado y denunció que durante 20 días sufrió palizas constantes por parte de la policía. No tuvo un abogado hasta el momento del juicio, cuando acusó a su cuñado de la muerte de su marido y de haberla violado en diversas ocasiones. Hasta entonces, nadie la había ayudado.
De nada ha servido la campaña de Amnistía Internacional para frenar la ejecución de Zeinab por la que miles de personas alzaron su voz . Pero, por desgracia, una vez más, las autoridades iraníes han decidido saltarse la legislación internacional y ejecutar a esta joven.

La historia de Zeinab demuestra una vez más el flagrante pisoteo de las autoridades iraníes hacia los derechos humanos. Pero ésto no nos va a hacer parar. No debemos olvidar que todavía hay miles de personas que ven peligrar sus vidas y pueden correr la misma suerte que Zeinab si dejamos de poner el foco de atención en Irán.

La joven kurda iraní Zeinab Sekaanvand, de 24 años, fue ejecutada este miércoles por las autoridades de su país como culpable del asesinato de su esposo en 2012, cuando tenía 17 años y tras meses de soportar malos tratos, informó hoy Amnistía Internacional.

La vida de Zeinab no fue fácil. Con quince años se fugó de su casa para casarse con un muchacho cuatro años mayor que ella y no tardaría mucho en sufrir las primeras palizas de su marido, que denunció en reiteradas ocasiones ante la policía, que no quiso abrir ninguna investigación.

Zeinab procedía de una familia pobre de la que escapó para casarse pensando que tendría un vida mejor. Inmediatamente después comenzaron los malos tratos por parte de su marido, que se negó de manera tajante a concederle el divorcio, que ella le pidió. A esto se suma las reiteradas violaciones de su cuñado. La joven tampoco tenía la posibilidad de volver con su familia, que la repudió tras huir para casarse.

Sekaanvand fue ejecutada esta mañana en la prisión central de Urmía, provincia de Azerbaiyán occidental, después de “confesar” en febrero de 2012 haber apuñalado a su marido, Hosein Sarmadi, para defenderse de sus continuos “abusos físicos y verbales”.

La joven fue condenada a muerte dos años después, pese a no tener abogado hasta el inicio del juicio y las diversas dudas sobre su “confesión”.

https://nuevodiario.es/noticia/3706/internacional/-la-joven-zeinab-sekaanvand-fue-ejecutada-la-manana-del-pasado-martes.-.html

Bronca en Melilla por la escolarización de 160 musulmanes: “Que se vayan a su país”

imagen-sin-titulo

Para el hijo de Naima, este curso es el primero que va al colegio. Tiene 12 años, habla perfectamente español, pero todo lo que sabe lo ha aprendido en casa o en la calle. “Hemos estado años intentando que le cojan en el colegio, pero nada”, cuenta su madre por teléfono desde Melilla, donde ha residido toda la vida.

Junto a su amiga Fátima (que prefiere no dar su nombre real) y otra veintena de madres, lleva los últimos dos años con recogidas de firmas y manifestaciones todas las semanas para que el Gobierno de Melilla acepte a sus hijos en los colegios. Hace unos meses, recibieron al entonces ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, con carteles de ‘Queremos estudiar’.

“Mi hijo tiene nueve años y llevo desde que tiene tres intentando que le matriculen. Yo no pude estudiar, y no quiero que le pase como a mí, quiero que pueda encontrar un trabajo”, explica esta mujer nacida en la ciudad autónoma.

Parece que lo ha conseguido. Su hijo es uno de los 160 niños residentes en Melilla pero de ascendencia marroquí que por primera vez irán a clase en un colegio español, aunque no estén empadronados en la ciudad. Una reivindicación histórica de la comunidad afincada en la ciudad, como explica Mustafa Aberchán, presidente del partido Coalición por Melilla: “El problema aquí es que hay una zona oscura urbanísticamente hablando, que es la periferia, formada por viviendas que no están regularizadas, que no tienen cédula de habitabilidad. Por eso las familias que están allí viven con irregularidades administrativas y no tienen padrón, por lo que históricamente el Gobierno del PP les había negado la matriculación”.

las-madres-se-han-movilizado-recogiendo-firmas-cedida-por-prodein

Las madres se han movilizado recogiendo firmas. (Cedida por Prodein)

El PP alerta de “marroquinización”

El cambio de criterio ha venido de la mano de los socialistas del Gobierno central. La educación en Melilla depende directamente del Ministerio de Educación; no está transferida como en el resto de comunidades, por lo que Gobierno regional (del Partido Popular) y la Dirección Provincial de Educación (socialista) llevan varios días de broncas por esta decisión.

El PSOE se acoge a la Ley de Protección a la Infancia, que explica que para que un menor sea escolarizado, los únicos requisitos son tener entre seis y 16 años y vivir en España. Todas las familias aceptadas, explican los socialistas, han presentado pruebas, como la tarjeta sanitaria, facturas, libro de familia o cartilla de vacunación, para acreditar que, efectivamente, Melilla es su residencia habitual y no se trata de trabajadores transfronterizos. Hay que tener en cuenta que muchos de los menores son apátridas, y que otros han heredado la nacionalidad marroquí de sus padres, aunque hayan nacido en territorio español. En España, el nacimiento no otorga la ciudadanía, como sí ocurre en países como EEUU o Canadá. Pero eso no debe ser impedimento: incluso los MENA —menores extranjeros no acompañados— que llegan a España deben ser escolarizados por las instituciones.

Sin embargo, para el Partido Popular, que preside la ciudad, esta decisión puede traer consigo una “marroquinización” de la ciudad debido al “efecto llamada” que cree que podría producir en el país vecino por la “matriculación masiva” de menores. “Es verdad que hay que escolarizarlos a todos, pero a cada uno en su país. No es falta de solidaridad, es sentido común. Hay que ver Melilla con las gafas de aquí, no con las de Cuenca o Madrid, y lo cierto es que aquí ya soportamos una presión migratoria enorme”, afirma Juan José Imbroda, presidente de la ciudad autónoma.

De hecho, el Partido Popular elevó el número de matriculaciones a700, aunque el Partido Socialista y la asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein) aclaran que este número se refiere a todas las nuevas matriculaciones y cambios de centro de la ciudad, no solo a las que están en esta situación. Aun así, el Partido Popular afirma ahora que según sus datos son 300 alumnos los que han entrado al colegio con estas condiciones. “Están montando un escándalo porque no les gusta que los marroquíes vayan al colegio, cuando son niños que no tienen nada que ver con Marruecos, que han nacido aquí, que han crecido aquí. Algunos incluso vienen de familias que lucharon con Franco”, afirma José Palazón, portavoz de Prodein, la asociación que se ha encargado de ayudar a las familias a presentar la documentación.

“Según Imbroda, parece que hay un autobús que mete a los niños en Melilla por el día y se los lleva a Marruecos por la noche. Eso no es así: esos niños viven aquí”, denuncia Aberchán. “Están alimentando undiscurso xenófobo, con un discurso perfectamente programado, como si fuésemos a vivir una invasión”.

Ni siquiera es la primera vez que se lleva a cabo una medida similar. Palazón recuerda al menos otras dos ocasiones en que se matriculó a menores sin padrón: una con el Gobierno de José María Aznar y otra con el de Rodríguez Zapatero. La decisión también se ha tomado después de que la Fiscalía de Ceuta, con una situación histórica similar, obligase en 2016 a la dirección provincial a dar cobertura educativa y sanitaria a los menores con arraigo.

Desde el Partido Popular están redactando ya una denuncia por prevaricación contra el equipo socialista, al considerar que la matriculación de los menores va en contra de la orden de febrero de 2018 del Ministerio de Educación, según la cual se requiere el empadronamiento para la escolarización.

35 niños por clase… y 10 años sin colegios

La raíz del descontento reside también en la falta de espacio en las aulas, en que se escudan los populares y también algunos padres, que no ven con buenos ojos la llegada de más compañeros para sus hijos. Incluso CCOO, que se ha posicionado a favor de la escolarización, ha reclamado ya más profesores para hacer frente a la presión del alumnado que arrastran desde hace años.

Estos 160 alumnos apenas inclinan la balanza de los cerca de 7.500 que hay en la ciudad entre Primaria e Infantil. El problema es que en Melilla, el ratio de estudiantes ya supera en nueve alumnos la media nacional, con cerca de 31 niños por clase en Infantil, y 35 en Primaria, cuando el reglamento marca que sean 25. Melilla es una de las ciudades con la tasa de natalidad más alta de España, con una población joven que ronda los 35 años, y sin embargo hace una década que no se construyen nuevos centros en la ciudad autónoma.

“Hace 10 años que se construyó el último colegio, y están a reventar. El problema no son esos 160 niños, es que hace 10 años que estamos así”, se queja Palazón, de Prodein. “El PP nunca ha tenido eso en cuenta. Han hecho mil rotondas, pero no colegios, y ahora que entran 160 niños que les molestan, claman al cielo”.

De hecho, no todos los menores que se encuentran en la misma situación han conseguido plaza. Tanto Fátima como Naima tienen a uno de sus hijos sin matricular, a pesar de que han presentado los mismos papeles que para los hermanos que sí han ingresado en el colegio. “El mayor se queda en casa llorando porque quiere ir al colegio como su hermana y no puede”, se lamenta Fátima.

Fátima tiene claro que no va a llevar a su hijo a la Residencia de Estudiantes Musulmanes, la única alternativa educativa para los menores en su situación. Este centro ya fue polémico en 2013, cuando salió a la luz un vídeo de un profesor dando una paliza a un adolescente, hecho por el que no se depuró ninguna responsabilidad.

Este centro, al que acuden cada día 620 estudiantes, no está reconocido como colegio por España, sino que depende de Rabat. Es más bien como una academia, con un sistema educativo diferente, saturado, y con muchas carencias: “Mi hijo solo puede aprender cosas malas allí, no quiero que vaya. No les ve nunca una enfermera, les dan cualquier cosa de comer, no hay vigilantes… El año pasado, me decía que veía a niños fumando o que se encerraban en el baño. Y yo no quiero eso para él”, explica. Además, cuando acaban en este centro, los estudios no son homologables en España, por lo que no pueden seguir realizando estudios superiores.

Según explica el director provincial de Educación, Juan Ángel Berbel, están trabajando contrarreloj para abrir nuevas aulas (ya han habilitado cinco más en tres colegios diferentes) y el Gobierno central ya les ha concedido 16 de los 25 profesores que calculan que necesitan para paliar la situación y poder terminar de aceptar a todos los menores que se encuentran en un “limbo jurídico y educativo”.

https://www.elconfidencial.com/espana/2018-10-01/melilla-colegio-160-menores-guerra_1622388/

 

La verdad a medias de la monarquía parlamentaria. Javier Pérez Royo

Familia-Real-Palacio-Felipe-VI_EDIIMA20140620_0059_27

“La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria”, dice lapidariamente el artículo 1.3 de la Constitución. No debería, en consecuencia, poderse poner en cuestión que es así.

Y sin embargo, nos enteramos, por ejemplo, en información de eldiario.es publicada el pasado miércoles, que la amante del Rey Juan Carlos, Corinna, acompañada del embajador de España en Arabia Saudí, se había reunido con uno de los príncipes de la Casa Real de aquel país, en representación del Rey de España, para entablar negociaciones de naturaleza económica, en las que no queda claro dónde empiezan y acaban los intereses del Rey y los intereses del país.

Esto no es que sea imposible, sino que es inimaginable en una Monarquía Parlamentaria. Una reunión del amante de la Reina de Inglaterra o de la amante del Rey de Bélgica, acompañados del embajador correspondiente, con un príncipe saudí para hablar de negocios en representación de cualquiera de ambos monarcas, no es posible ni en una obra de ficción, porque carecería de la verosimilitud mínima para que pudiera ser efectiva.

La relevancia de la información publicada en eldiario.es, así como las informaciones que van apareciendo en este y otros medios de comunicación sobre las andanzas del Rey Juan Carlos I y Corinna, no es tanto de naturaleza penal como constitucional. Se podrá discutir si las conductas que figuran reflejadas en esas informaciones son constitutivas o no de delito y, si en el caso de que lo fueran, estarían o no protegidas por el principio de inviolabilidad del monarca, pero lo que no se puede discutir es que constitucionalmente son inaceptables, que son incompatibles con el artículo 1.3 de la Constitución.

Las conductas de las que estas publicaciones nos informan, que se refieren temporalmente a los últimos años de la ejecutoria del Rey Juan Carlos I, pero que nadie duda de que son conductas que se han venido sucediendo a lo largo de toda ella, se aproximan a la conducta de su abuelo Alfonso XIII y, en cierta medida, a la de su tatarabuela Isabel II. Son episodios propios de una Monarquía Constitucional, pero predemocrática, y no de una Monarquía parlamentaria.

Obviamente estos episodios no han sido la norma de la conducta del Rey Juan Carlos I. La Monarquía definida como “parlamentaria” en la Constitución de 1978, no es la Monarquía definida como “española” en las Constituciones de 1845 y 1876. Con la Constitución de 1978 la Monarquía ha convivido con el principio de legitimación democrática formulado en el artículo 1.2 CE. Y con un principio de legitimación democrática que ha operado como principio dominante en el sistema político. Desde esta perspectiva, la diferencia entre la Monarquía “parlamentaria” del 78 y la Monarquía “española” del 45 y del 76 es una diferencia real, no cosmética.

Por eso hablo de “verdad a medias”. En mi opinión, no cabe duda de que los elementos propios de la Monarquía parlamentaria han estado presentes durante el reinado del Rey Juan Carlos I. No cabe duda de que han estado, además, de manera dominante. Pero no de manera exclusiva y excluyente. No se ha producido la negación del principio monárquico como un principio de legitimidad, que es lo que ha ocurrido en todas las Monarquías parlamentarias sin excepción.

El Estado Constitucional democrático es compatible con una magistratura de carácter hereditario en la Jefatura del Estado. No es compatible con un principio de legitimidad monárquico que haga competencia de manera subrepticia al principio de legitimidad democrático. Esto es lo decisivo. La Democracia como forma política no puede tolerar la existencia de algún principio de legitimidad alternativo al principio democrático.

Esto es lo que no ha ocurrido nunca en la historia de España, con la excepción, obviamente, de la Segunda República. Jamás se ha extendido el poder constituyente del pueblo español a la institución monárquica. De una manera inequívoca en la Primera Restauración. Y de una manera “encubierta”, pero también inequívoca en la Segunda.  La Monarquía siempre ha sido previa e indisponible para el poder constituyente del pueblo español. En la Primera Restauración el Título de la Monarquía de la Constitución no se sometió siquiera a la discusión de las Cortes Constituyentes de 1876. En la Segunda no se llegó a tanto, pero el Rey Juan Carlos I, que había jurado lealtad a las Leyes Fundamentales del Régimen del general Franco, no juró nunca lealtad a la Constitución de 1978. No es ella la que me ha traído a mí, sino que soy yo el que la ha traído a ella. Con esta ambigüedad se ha organizado política y jurídicamente la democracia española.

En España tuvimos una Primera Restauración acompañada de una fórmula constitucional liberal, predemocrática, que se podía en cierta medida homologar con lo que ocurría en el constitucionalismo europeo anterior a la Primera Guerra Mundial, pero que no podía serlo después de la Gran Guerra. Su incapacidad para transitar de la Monarquía Constitucional a la Monarquía Parlamentaria la condenó de manera inexorable. De ahí que, aunque la Monarquía no desapareciera hasta 1931, desde 1917 no hizo más que vivir en un estado de agonía. Hemos tenido una Segunda Restauración acompañada de una fórmula constitucional democrática, que se puede homologar con lo que ocurre en el constitucionalismo europeo posterior a la Segunda Guerra Mundial, pero contaminada por restos del pasado, que vienen en parte de la vieja “Monarquía Española” y en parte de las Leyes Fundamentales del Régimen anterior. Los efectos de dicha contaminación han sido tolerables durante los primeros cuarenta años de vigencia de la Constitución, pero ha dejado de serlo.

Sin un referéndum sobre la Monarquía no es posible salir de la situación a la que hemos llegado. Una democracia no puede operar con ambigüedades sobre el principio de legitimidad en el que descansa su sistema político. Las dudas tienen que ser despejadas y solamente hay una forma de hacerlo. Argumentar que, puesto que la Constitución de 1978 fue sometida a referéndum y en ella figuraba la Monarquía definida como parlamentaria, la Monarquía ya se ha sometido a referéndum, es una parte de esa verdad a medias en que nos hemos instalado.

Cuanto más tiempo se tarde en entenderlo, peor.

https://www.eldiario.es/zonacritica/verdad-medias-monarquia-parlamentaria_6_812328769.html

La podredumbre. Javier Gallego

imagesEs la cloaca rebosando, lo que vemos estos días. Lo llevamos viendo desde que la crisis hizo saltar la tapa de la alcantarilla por los aires y dejó al descubierto la podredumbre que se esconde bajo las lujosas alfombras del régimen. A veces, ni los tapices más gruesos son capaces de ocultar tanta bazofia y se filtran y emergen lenguas viscosas que vemos arrastrarse por el suelo. Es lo que olemos hoy al abrir el periódico: el hedor del Estado. El Estado que apesta.

Las grabaciones de hace 9 años del comisario Villarejo y la entonces fiscal de la Audiencia y hoy responsable de Justicia, son sólo la punta del iceberg de inmundicia sobre el que flotamos. Es lamentable que Delgado se reuniese con un personaje tan infame y llamase “maricón” a su compañero en la judicatura, hoy también en el gobierno, Marlaska (allí estaba también el juez Garzón, por cierto, en su salsa). La ministra debería pedirle perdón públicamente y de paso explicarnos cómo es eso de que vio a fiscales y jueces del Supremo con menores y no hizo nada. Pero no creo que una charla de sobremesa privada de hace una década, sea motivo para dimitir.

Más grave me parece que ahora nos haya mentido como cargo público. Por eso sí tendría que disculparse frente a la ciudadanía. Eso debería exigirle su socio de Gobierno, Podemos, y no la dimisión como ha hecho, Pablo Iglesias, que le hace el caldo gordo al PP. La derecha quiere derribar con artimañas al Gobierno que le desalojó en votación parlamentaria. De cloacas saben un rato, Iglesias debería recordarlo y no pecar de inocente. La extrema pureza puede ser imprudencia cuando tratas con la mafia.

Ellos no son tan puros ni respetan el juego limpio. Ellos no dimiten ni cuando les descubren colocando micrófonos, fabricando informes, filtrando a la prensa y afinando fiscalías, pero ahora piden que rueden cabezas. Nada dicen cuando los curas abusan de menores, pero ahora se escandalizan por una historia sin pruebas de 2009. El PP quiere que hablemos de esto y no del máster que le regalaron a Casado y la protección que le regala la fiscalía. Se agarra a las grabaciones de Villarejo ahora, pero las rechaza cuando señalan al Emérito y a su ex novia. Ésas no molaban.

Entonces salieron todos a taparlo, a taparse: los magistrados cerraron el caso en el juzgado y PP, PSOE y Cs impidieron abrir una comisión en el Congreso. La Corona es la argamasa que les une y les mantiene en pie a pesar de las mil grietas. Pero la podredumbre está tan extendida que el edificio hace aguas por todas partes. Mientras al rey no se le puede juzgar, un juez procesa a Willy Toledo por cagarse en Dios. Otra jueza deniega protección a una mujer y a sus hijos que acaban asesinados por su padre. Esos poderes que velan sólo por lo suyo son incapaces de velar por la vida y las libertades.

Es un sistema caduco, fallido, injusto, cenagoso, en el que los de arriba chapotean en la charca mientras los de abajo se ahogan. No son sólo las cloacas del Estado, es el Estado el que está hundido en las cloacas.

https://www.eldiario.es/carnecruda/lo-llevamos-crudo/podredumbre_6_818628171.html