El Gobierno vuelve enviar tropas al exterior sin la autorización del Congreso

5a5d01d55292d

El Gobierno español ha vuelto a enviar tropas al exterior sin la autorización del Congreso de los Diputados, saltándose la Ley de Defensa Nacional que obliga a que cualquier despliegue de este tipo sea ratificado por las Cortes. La primera vez que hubo constancia de ello fue cuando el ex ministro de Exteriores José Manuel García Margallo reconoció que España había enviado un contingente de combate a la frontera rusa para evitar que Letonia reconociese la independencia de Catalunya.

La segunda se ha producido este lunes. Militares y vehículos de combate han comenzado a trasladarse a Mali con el objetivo de ampliar la misión española en este país, que pasará de 140 a 280 efectivos, que fue aprobada el pasado mes por el Gobierno pero que está pendiente de la autorización del Parlamento, prevista para finales de enero.

El visto bueno del Ejecutivo de Mariano Rajoy ocurrió el pasado 22 de diciembre, momento en el que se trasladó al Parlamento para su ratificación. La petición del Gobierno expresa la necesidad de incrementar el número de efectivos en la misión de entrenamiento en Mali de la UE hasta un máximo de 292 efectivos. A pesar de que esta ratificación no se ha producido, María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa, ha enviado ya a las tropas.

Prisas para tomar el mando de la misión

No era previsible que el Congreso denegara al Gobierno la autorización para el envío de tropas a Mali. Lo que queda patente con la actuación de Cospedal es la disposición del Gobierno a saltarse la ley del Gobierno en caso de necesidad. Aunque a diferencia del contingente desplegado en Letonia, de cuyo envío no se informó al Parlamento para evitar cualquier debate político al respecto, en el caso de Mali la razón para inclumplir la ley ha sido mucho más nimia.

El motivo de que Cospedal no haya esperado a la autorización del Congreso es que España debía tomar el mando de la misión internacional en el país (y por tanto, desplegar el mayor contingente sobre el terreno) el próximo 31 de enero. Ese día el general español relevará al general de brigada belga, Bart Laurent. Esperando al debate parlamentario no se habría podido completar a tiempo el despliegue, que incluye 15 vehículos blindados Lince y tres RG-31. Los militares españoles que refuerzan la misión ocuparán muchos puestos que dejarán los belgas.

http://www.publico.es/politica/gobierno-vuelve-enviar-tropas-exterior-autorizacion-congreso.html

Anuncios

La izquierda parlamentaria es responsable de su propia negación: Ni Unidos, Ni Podemos, Ni República. Carmen Parejo

bandera_republica_estrella_roja

Desde la izquierda parlamentaria han llevado la estrategia del “ninismo” al extremo en el caso catalán siendo además de cobarde una de las estrategias más torpes que podían haber utilizado y que ha supuesto una nueva pérdida de credibilidad y de principios.

Podemos  ha representado el peor de los papeles en el proceso catalán, convirtiéndose en elemento prescindible para todo debate, para todo acuerdo y para toda solución. No han válido al pacto de Estado pero tampoco a la trinchera de enfrente. Se encuentran en el mismo difuso lugar que su discurso. El último argumento ha sido esa defensa del “ni artículo 155, ni declaración unilateral de independencia” como si una tercera vía fuese factible. Esa vía tan inviable como apostar porque de pronto, por propia y buena voluntad, los partidos vanguardia del régimen del 78 (PP, PSOE y Ciudadanos) vayan a aceptar un referéndum pactadoa lo Escocia o Québec; o que una bandera blanca  (de rendición) deberá ser elegida por el pueblo catalán. Un pueblo que llegados a este punto solo tiene una bandera y una frontera que es recuperar la dignidad perdida por tanto palo (físico y legal). Una bandera de muchos colores y de muchas naciones pero que ni se rinde ni debe rendirse jamás.

Saben que apuestan por un modelo político, la socialdemocracia, que está muerto. Hoy no existe ninguna necesidad para el sistema de conceder esa “licencia” a los países de su centro, no hay URSS ni escasez de trabajadores que tengan por tanto capacidad para negociar. Hay movimiento en la calle, pero está descoordinado y ellos mismos se han encargado de canalizar el descontento hacia una esperanza electoral que nació frustrada.

Desde IU el panorama es aún más desolador… Tras 40 años de no hacer nada, de defender el“juancarlismo”, de aspirar como máximo a ser útil para que el PSOE se pudiese imponer al PP… reaparecen ahora, y justo ahora, a defender la República y el federalismo negando el derecho de autodeterminaciónde Cataluña porque no se adapta exactamente a su modelo.

Si hoy en día la República Española, un anhelo que trasciende a la no existencia de un rey, sino que en la tradición del Estado Español supone unos preceptos y principios fundamentales para la lucha, el avance e incluso la concordia entre los distintos pueblos del Estado, no es el elemento clave de debate en la crisis del régimen es precisamente por su dejación de funciones. Por sus traiciones, por su abandono, no solo de la clase sino incluso de los principios que ahora, de pronto y en el contexto en el que nos encontramos, les ha dado por recordar que les eran propios.

República Federal o mejor Confederada sería una buena opción, la que más se aproxima a mis principios (como teóricamente a los suyos); pero no hay que ser Cernudiano de más y debemos separar realidad de deseo y por mucho que mi deseo (como el de muchos otros) sea esa República que nos robaron (y en lo que se podría haber convertido); la realidad hoy es bien distinta. Se asumió una izquierda monárquica, se asumió una izquierda que no defendía los derechos de los pueblos, se miró a otro lado en los múltiples casos de represión, en la herencia franquista en las instituciones del Estado, en el poder económico, en la venta incesante de los derechos de la clase trabajadora (directamente o indirectamente a través de los sindicatos vendidos y codependientes de estos mismos partidos)… Si ahora mismo el debate no es el que mejor representa nuestro deseo en gran medida es por toda la trayectoria que esos que de pronto han recordado que son republicanos han tenido durante estos 40 años de “democracia”. Si no hablamos de República Española es porque hace años que ellos mismos (que además se suponían los radicales del espectro parlamentario) ya habían vendido a la República.

Así llegamos a la triple negación de este tiempo que nos ha tocado: ni unidos, ni podemos, ni República. Una triple negación que nos lleva a la afirmación de que hoy en día el debate es otro: el de la República Catalana,  que más allá (pese a lo fundamental) del derecho de autodeterminación, ha sido lo más revelador sobre el régimen en el que nos encontramos desde hace años y  que en su cuestionamiento ha acrecentado la propia crisis del régimen.

Ahora el rey está desnudo y si el pueblo catalán ha tirado por allá, para liberarnos de esta estaca, también debemos tirar por acá; y tirar por acá significa República pero también autodeterminación. Para ello no solo bastará con desnudar al rey hay que desnudar a su corte. Una corte que desgraciadamente también incluye a esta izquierda parlamentaria.

http://www.revistalacomuna.com/opinion/izquierda-parlamentaria-negacion/

Antifascistas de Vicálvaro responden al ataque nazi limpiando el monolito a las Brigadas: “Un barrio organizado os espera”

nazis-1132x670

El monumento a las Brigadas Internacionales instalado en Vicálvaro (Madrid) el pasado mes de noviembre fue atacado ayer, por el lunes, con una esvástica y una pintada en la que se podía leer “rojos asesinos”.

Sin embargo, las pintadas no han durado ni 24 horas. El colectivo Vicálvaro en Lucha, constituido por feministas, antifascistas y anticapitalistas, limpió durante la madrugada del lunes al martes las pintadas y dejó un aviso a los atacantes: “Nazis: cuando tengáis el valor de dar la cara, un barrio organizado os espera. Vicálvaro antifascista”. El monumento, además, también fue limpiado por Servicio de Limpieza Urgente del Ayuntamiento de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid ha informado de que está estudiando el ataque por si pudiera considerarse un delito de odio. La inauguración del monumento tuvo lugar al cumplirse 81 años de la creación de las Brigadas Internacionales, las unidades militares compuestas por voluntarios extranjeros antifascistas. El cuartel general de la XI Brigada Internacional, la primera en llegar a Madrid, se estableció en Vicálvaro, que siguió siendo lugar de depósito e intendencia de las Brigadas. Fue allí donde se alojó el batallón Dombrowski.

No es el primer homenaje a las Brigadas Internacionales que ha sido vandalizado: también ha sufrido ataques previos el monumento a las Brigadas levantado en la Universidad Complutense, con insultos a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y al que arrojaron pintura roja. Anteriormente había aparecido otra pintada en la que acusaba de “asesinos” a los brigadistas.

http://www.publico.es/tremending/2018/01/10/antifascistas-de-vicalvaro-responden-al-ataque-nazi-limpiando-el-monolito-a-las-brigadas-un-barrio-organizado-os-espera/

Los enchufados de Cospedal cuestan a los españoles 1,3 millones de euros

consejo-de-gobierno-presidido-por-cospedal

No hay parangón. En ningún partido español la recolocación de colaboradores es tan descarada y vergonzante como la llevada a cabo por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que después de perder las elecciones autonómicas y ser apeada por el socialista Emiliano García-Page del Gobierno de Castilla-La Mancha, “huir” a Madrid como diputada del PP por Toledo y ser nombrada ministra de Defensa por M. Rajoy, ha conseguido colocar a quince de sus antiguos colaboradores en destacados puestos de la Administración General del Estado, con remuneraciones de 90.000 euros de media. Nunca antes en democracia se había visto algo parecido.

El mentor de “CospeLeaks”, último fichaje

Leandro Esteban, exconsejero de Presidencia, Administraciones Públicas y Portavoz del Gobierno de Cospedal en Castilla-La Mancha, además de mentor de “CospeLeaks”, un fondo de reptiles para premiar a los medios de comunicación afines a las políticas austericidas llevadas a cabo por la secretaria general del PP  en tierras manchegas, ha sido el último fichaje en incorporarse a la abultada nómina de la ministra de Defensa, nombrándolo adjunto civil al director del Centro Superior de Estudios de Defensa (Ceseden), el principal centro docente militar en España y que depende directamente del jefe del Estado Mayor de la Defensa.

Esteban, que en un principio fue repudiado por Cospedal al responsabilizarle de su derrota en las elecciones autonómicas de 2015, fue enviado, sin embargo, a la Escuela de Organización Industrial, dependiente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España. Sin embargo, todo parece indicar que los 55.000 euros que el exconsejero cobraba, por hacer no sabemos muy bien qué, no eran suficientes para “llegar a fin de mes”. De ahí su incorporación a Defensa con un sueldo aproximado de 90.000 euros.

Los seis de Defensa

Con la incorporación de Esteban, son ya seis los colaboradores fichado por Cospedal para Defensa. El primero en incorporarse a la nómina de la ministra fue el exdiputado por Toledo, Agustín Conde, que tuvo que dejar el consejo de Red Eléctrica para hacerse cargo de la Secretaría de Estado de Defensa (112.000€). Su segundo de abordo, no fue otro que el exconsejero de Hacienda del Gobierno castellano-manchego presidido por la secretaria general del PP (2011-2015), Arturo Romaní, nombrado subsecretario de Defensa (105.000€), a quien siguió José Luis Ortiz, exjefe de Gabinete de Cospedal en CLM, y mismo cargo ahora en Defensa (100.000€). A este trío de ases salariales, se unía la jefa de prensa de Cospedal desde 2012, Isabel Gil, que en Castellana 109 ocupa el área de Directora de Comunicación (95.000€). Y el sexteto lo cierra el general manchego Javier Varela (100.000€), Jefe de Estado Mayor del Ejército, a propuesta de la ministra de Defensa. Suma y sigue.

Marín, “especialista” en Educación

Sin embargo, el nombramiento que dejó sin aliento a la comunidad educativa, a los sindicatos y los profesionales de la enseñanza en Castilla-La Mancha, fue la designación del exconsejero de Educación del Gobierno de Cospedal, Marcial Marín, que sin tener ni idea del sistema educativo, sin conocer la escuela ni la universidad, fue nombrado en 2015 nada más y nada menos que secretario de Estado de Educación. Cargo (110.000€), por cierto, que todavía ostenta ante el asombro de propios y extraños.

https://www.elplural.com/politica/2018/01/10/los-enchufados-de-cospedal-cuestan-los-espanoles-13-millones-de-euros

Niños sin hogar y sin derechos

images-cms-image-000014017

Rubén tiene 7 años y la mirada ingenua de quien disfruta jugando. Pero ahora su amiga es la escuela. Escucha a su educadora con una concentración férrea, como de ajedrecista. Con sus ojos negros clavados en un folio en blanco anota un deseo, serio y solemne. “Señores de la ONU, les escribo desde Madrid para informarles que muchos derechos que dicen que se cumplen en España no se están cumpliendo, y también para pedirles que detengan los desahucios”. Y lo hace con la firmeza de un notario que custodia un incierto futuro. Los destinatarios podrían haber sido los reyes magos que están en Oriente y que no le visitan desde que unos policías le sacaron a la fuerza de su vieja habitación. Pero eso ocurrió hace unos años. Hoy, Rubén se dirige a los 13 miembros del Comité de Derechos de la Infancia (CRC, por sus siglas en inglés) que el próximo 22 de enero escucharán la rendición de cuentas sobre el cumplimiento de los derechos de los niños que cada cinco años realiza un representante del gobierno español en Ginebra. En esta ocasión, la ministra Dolors Montserrat tendrá la compleja papeleta de convencerles de que España cumple a rajatabla con las obligaciones de una ley que prometió respetar en 1990.

Rubén frunce el ceño. Junto a él otros 4 niños y niñas hacen lo mismo. Sentados cada 15 días en el aula que la Escuela de Derechos que la Plataforma de Afectados por las hipotecas (PAH) abrió junto al colectivo EnClave, especializado en investigación sobre derechos de la infancia, y la cooperativa de investigación social Qiteria de Madrid hablan y exponen ideas que ayuden a digerir el desconsuelo que supuso verse expulsados de sus propias viviendas. En su día, todos ellos quedaron atrapados en el cepo de la estigmatización. Ante sus amigos de clase y ante su espejo familiar. La imagen que les llegaba era el rubor de la pobreza. Aquí, hablan de todo. El objetivo del proyecto es enseñar a estos chavales el manejo de herramientas que les sirva para asumir el drama con dignidad y sin culpas equivocadas. Para Rubén, por ejemplo, significó un desafío que rebasaba los límites de su edad. Lo mismo sucedió con sus compañeros. En la calle, sigue habiendo miles como Rubén matriculándose cada día en cursos intensivos de responsabilidad acelerada. Las últimas estadísticas oficiales son devastadoras.

Sólo en los tres primeros trimestres de 2017 se registraron 45.495 desalojos forzados de viviendas en España –6.695 en Barcelona y 4.889 en Madrid.  En el 61% de ellos había niños o adolescentes involucrados. La cifra exacta es imposible de cuantificar porque el CGPJ no desgrana esos detalles. Fuentes de la PAH calculan que podrían llegar a los 40.000 en todo el Estado. UNICEF y el Comisario europeo de los Derechos Humanos son aún más duros al estimar que la media diaria de desahucios es de 159 y que “en el 70% o el 80%” de los casos están afectados menores de edad. Con estos informes sobre la mesa otro comité de Naciones Unidos, el DESC (Comité de Derechos económicos, sociales y culturales), emitió un inquietante dictamen el pasado 20 de junio donde destacaba que “en España se vulnera el derecho a una vivienda digna a los niños y a las niñas” y recomendaba al gobierno aplicar medidas inmediatas para paliar esta situación. Ante el peligro de que esta diatriba quede en un mero catálogo de intenciones, el CRC ya cuenta con dos informes facilitados por la Plataforma de organizaciones de la Infancia (POI) y UNICEF que no son especialmente indulgentes con España.

Pero como los pequeños de la Escuela de Derechos no se fiaban del todo, insistieron con sus cartas. Dicen que es para reforzar la opinión del comité evaluador. “Les escribo para que detengan los desahucios. Espero que cuelguen esta carta en la pared para que no se les olvide y respondan pronto”, concluye Rubén con los ojos cerrados, pensativo, con ganas de irse a jugar. El repertorio de misivas ha sido enviado en una gran caja revestida con papel de colores sellado con lacre. Para ellos fue como mandar su tesoro dentro de un cofre, la voz de los niños silenciados en este gran drama nacional, la prueba decisiva que demostrará que el gobierno español no hace progresos en la lucha por proteger a los menores que quedaron atrapados en las ruinas del big bang inmobiliario.

Los expedientes abiertos contra España son numerosos. Desde 2014, el Europarlamento, la Comisión europea (CE) y la ONU ponen periódicamente el grito en el cielo ante el desorbitado número de desahucios que siguen registrando, por la inapropiada interpretación de las leyes que hacen los juzgados y la exasperante lentitud con la que se practican los realojos. Es tal el escándalo en esta materia, dicen varios letrados consultados, que el Tribunal Europeo de Justicia (TJUE) estudia una demanda de la propia CE contra España y otras tres países -Croacia, Chipre y Portugal- por incumplir la normativa comunitaria que protege a los ciudadanos triturados por las hipotecas.

En un bufete de abogados de la madrileña calle Atocha, Javier Rubio se afana por mantener en orden un escritorio repleto de documentos. Letrado de la cooperativa CAES dice que desde que explotó el modelo de crecimiento especulativo inmobiliario se ha quemado muchas pestañas estudiando demandas contra desahucios. Tras catalogar de “maquillaje” la reforma de la legislación hipotecaria presentada por Luis de Guindos en noviembre, recuerda que el número de desalojos no se están reduciendo “sino que ha variado el origen. Han bajado los hipotecados pero han subido los de alquiler y los de recuperación, las casas vacías ocupadas por familias sin recursos”. Y cita cifras que “demuestran” que el Estado no se ha decidido a combatir el problema y que los desahucios “siguen produciéndose en toda España al mismo ritmo de 2014”. Sólo en la oficina de CAES reciben al día una media de 4 casos y el patrón de los afectados es “el de una mujer con hijos menores a la que nadie alquila y nadie ayuda”, revela Rubio.

Ante la compleja tesitura de que el gobierno no ha confrontado con energía el reto de los desahucios ha tenido que ser la justicia quien se ha visto obligada a trazar una raya en el suelo moral del sistema de mercado. Hace un mes, el Tribunal Supremo fijó doctrina al revocar una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que había dado el visto bueno al desalojo de una familia con tres niños de una vivienda pública. El Supremo ordenaba al juez que dictara un nuevo auto teniendo en cuenta la situación de vulnerabilidad en la que quedaban los menores. “La importancia de la sentencia es que por primera vez se tiene en cuenta el principio de la proporcionalidad, un elemento que llevábamos reclamando desde hace mucho tiempo para juzgar este tipo de casos y que supone valorar las circunstancias que concurren cuando se produce el lanzamiento de una hipoteca o de alquileres”, explica Javier Rubio. Por ejemplo, cuando hay niños por medio.

Los especialistas en infancia no albergan la menor duda: dañan su entorno de forma tan irreparable que si no se adoptan medidas pueden acabar hundidos en una miseria material y psicológica. Pedagogos y especialistas que trabajan con estos jóvenes aseguran que llegan a los centros superados por las circunstancias, “desnortados”, añade Marta Martínez, socióloga y autora, junto a dos expertos, del estudio “Te quedarás en la oscuridad” sobre los efectos de los desahucios en la infancia. Su conclusión es categórica: en la niñez hay miedos más difíciles de ahuyentar que el Hombre del Saco. La pregunta que la socióloga se hace a diario es qué idea van conformando estos jóvenes sobre el Estado, la policía y hasta sobre su propia familia expulsada del mundo en pleno proceso de socialización. “Como seres en construcción que son se manejan con certezas”, añade.

Para un psicólogo como Jaume Funes, que ha dedicado media vida profesional a la salud de los jóvenes, “las respuestas a esta problemática suelen olvidar la perspectiva de los niños y adolescentes”. Funes fue el coordinador del proyecto “Reflexiones: La pobreza vista desde la infancia” que durante dos años trató de aportar algo de luz al impacto de la exclusión social en los menores de edad españoles. Con la participación de 60 expertos, las conclusiones fueron inquietantes: “Las políticas públicas a la vulnerabilidad social olvidan la perspectiva de los niños y adolescentes. Se tiende a considerarles como objetos a proteger, con los que es necesario tener un cierto grado de generosidad, teñida de sufrimiento benefactor porque, pobres, no tienen la culpa”. La particular aplicación social de la máxima teresiana de que se derraman más lágrimas por las oraciones atendidas que por las no atendidas. Por eso, insiste la socióloga Marta Martínez, “siempre conviene recordar que los niños son legalmente sujetos activos de derechos”.

Hay comentarios que iluminan una realidad opaca como es la de la infancia. “Lo mejor de todo es que no tengo amigos”. Es una frase que se escucha a menudo en las primeras fases del proceso de asimilación infantil tras un desahucio. Su manera de decir que es durísimo. Pero suele dar pie a una apostilla concluyente de los adultos que le rodean: “Pero por ahora es lo que hay”. A partir de ahí, comienza el tormento interior. Un estudio realizado el pasado año en Cataluña detectó que en uno de cada cuatro jóvenes menores en situación de exclusión considera que la pobreza le priva de sus derechos elementales y, entre los importantes, citan la amistad. Hay otros ejemplos.

A Angelines Díaz, casada y con dos hijos de  12 y 7 años, la crisis le mostró sus afilados colmillos en 2012, cuando el instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima) se apropió de su casa. Al principio, la pareja disimulaba con el silencio la causa de la postración familiar. Un día, tras un cambio obligado de centro de estudios, la nueva profesora preguntó a Angelines en dónde trabajaba. Ella dijo que en nada, que estaba en paro. “No me malinterprete. Se lo pregunto porque su hijo anda diciendo que se dedica a parar desahucios”, explica con una entereza admirable. Habla con orgullo. “Primero se impone un pacto de silencio para que no se enteren pero como nunca hay cumpleaños, ni chuches ni nada al final todo se desparrama. Entonces, pasamos al pacto secreto con ellos, un acuerdo familiar para evitar los estereotipos que dañan la salud mental de los hijos”, explica esta mujer de 45 años, madrileña de Orcasitas y alma guerrera. Desde hace cinco años, Angelines forma parte de la Plataforma de Afectados de la Vivienda Pública Social (PAVPS), uno de los corazones que palpitan dentro de la PAH, y asegura que le ha cambiado la vida. “Me he empoderado. Antes los bancos podían atemorizarme con sus amenazas pero hoy les cierro la boca. He aprendido de hipotecas mucho más que cualquiera de ellos”, concluye.

http://ctxt.es/es/20180103/Politica/16990/

Salen a la luz los vínculos de David Alandete con la CIA y la fundación Soros

Captura-de-pantalla-2018-01-08-a-las-14.53.05-750x430

El actual director adjunto del diario El País, David Alandete, acaba de volver a salir a la palestra tras publicarse datos que probarían su conexión con los servicios de inteligencia de Estados Unidos y con la famosa fundación de George Soros.

Según publica OHRE, la carrera de David Alandete cobró impulso en 2006 cuando realiza el Máster en Política Internacional en la Universidad de George Washington con una beca Fulbright. Durante ese año trabajó de corresponsal de El País siendo acreditado ante el Departamento de Estado de los Estados Unidos, el Congreso y el Pentágono

Al mismo tiempo, en Washington coincide casualmente con la estancia del actual director de El País, Antonio Caño, quien en aquel momento fuera corresponsal en jefe de este diario en Estados Unidos y quien luego le nombrará Director Adjunto en 2014.

La Fundación Fulbright se creó durante la Guerra Fría a través de un programa financiado por la Agencia Central de Inteligencia norteameticana (CIA) para influir en académicos y estudiantes extranjeros. La Fulbright se convirtió en un instrumento más del soft power americano con el objetivo de reforzar la proyección internacional de las ideas que legitiman su política exterior.

Distintas fuentes de inteligencia han corroborado que la Fulbright Foundation pertenece al conjunto de organizaciones que colaboran de una u otra forma con la CIA. El Programa Fulbright está financiado en su mayoría por la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado de los Estados Unidos, los gobiernos de otros países y el sector privado, además de percibir casi el resto de su financiación por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid por sus siglas en inglés.

Como puede verse en los datos aportados por OHRE, la Fundación Fulbright y, en su caso, la Open Society hicieron unas becas conjuntas para que estudiantes húngaros estudiaran en Estados Unidos. La página actualmente ya no está operativa -aunque se puede encontrar aún en internet– ya que a partir de 2017 vuelca toda su información en la web de Open Society para Hungría*. La página en húngaro se llama Soros Foundation y presenta un link permanente a la Open Society, además de ofrecer la biografía de George Soros y dedica una pestaña a las “Redes de Soros”.

La Fundación Fulbright y la Open Society han venido colaborando en distintos eventos como la Conmemoración de la Revolución húngara de 1956, celebrado en Chicago el 21 de octubre de 2016. En el citado artículo, firmado por Fernando Moragón, no se dice que Alandete trabaje para la CIA, pero haber sido un alumno de una universidad norteamericana con una beca Fulbright significa que participa de una organización que sí tiene relaciones con la Agencia Central de Inteligencia.

Además de la conexión con el Departamento de Estado americano cuyas tesis abandera Alandete en sus artículos. De alguna manera se corrobora indirectamente la relación de la Fundación Fulbright, y sus becas, con el Departamento de Estado -ante el cual Alandete fue acreditado como corresponsal del diario El País-, unas becas que se conceden a personas que van a defender la postura de la política exterior norteamericana.

En cuanto a la alargada sombra de Soros, las pruebas son tan numerosas que no hace falta volver a mencionarlas. Es tan alargada que incluso llega al diario El País, como afirma su colaborador habitual -investigador del independentista Cidob y exconsultor para la Open Society Initiative for Europe, Osife – Nicolás de Pedro, quien asevera que El País es un medio potencialmente afín a los intereses de George Soros.

George Soros, multimillonario y accionista de La Sexta, financió la campaña de Hillary Clinton que perdió finalmente ante Donald Trump. El polémico hombre de negocios está siendo objeto de una campaña de recogida de firmas para declararlo como ‘terrorista’ en EEUU.

https://www.digitalsevilla.com/2018/01/08/salen-la-luz-los-vinculos-david-alandete-la-cia-la-fundacion-soros/

Podemos planea cambiarse de nombre

MADRID Pablo Iglesias  Podemos  escribe en el telefono FOTO  JOSE LUIS ROCA

La marca Podemos cumple cuatro años este enero y la dirección del partido la da ya por amortizada. El PERIÓDICO ha podido confirmar que la cúpula morada planea cambiarse de nombre para afrontar las elecciones autonómicas del 2019 y las generales del 2020. La idea se viene estudiando desde hace meses puesto que existe un consenso en el cuartel general podemista de que su marca como símbolo de identidad ha dejado de ser un activo para convertirse prácticamente en un lastre.

Si Podemos representó la impugnación al ‘establishment’ y despertó la ilusión por la posibilidad de transformar España en un país más equitativo y menos rancio, ese significado se ha evaporado de forma acelerada, admiten fuentes de la organización. Los constantes bandazos en la línea política (alineamiento y alejamiento de los independentistas); en las formas (de la “cal viva” a llevar americanas); la construcción de un partido vertical que regatea a sus propios mecanismos de control (liquidación de la Comisión de Garantías y de los auditores); la purga al errejonismo (la sustitución de la transversalidad por el cierre obrerista) y el resurgimiento de Pedro Sánchez al frente del PSOE han dejado a Podemos en los huesos.

El planteamiento  de cambiar de nombre no responde, por lo tanto, a los pésimos resultados en Catalunya el 21-D, sino que lleva tiempo fraguándose. Además, algunos grupos municipales podemistas, que se presentaron a las elecciones del 2015 con otras marcas como Ganemos o Cambiemos puesto que Podemos desestimó concurrir con su logo, ya han advertido que prefieren mantener sus nombres y no incluir la identidad distintiva del partido nodriza en los comicios del 2019.

Las encuestas, clave

Estas señales y la inquietante evolución de las encuestas han sido definitivas para repensar un nombre que eligió el propio Pablo Iglesias para iniciar la andadura del partido con las elecciones europeas del 2014.

Desde los últimos comicios legislativos (26-J) la formación pierde votos en todas los sondeos. El último, para ‘El Español’, deja al partido tiritando, con 49 escaños, 22 menos. La formación que soñaba con asaltar los cielos (en noviembre del 2014 fue primera fuerza en intención de voto directo) puede convertirse en una minoría permanente.

De la fuga de votos alertó, antes de ser purgada, la cofundadora y entonces responsable de Análisis Electoral, Carolina Bescansa, que advirtió de que habrían perdido otro millón de votos, que se sumaba al “millón mágico” que desapareció entre el 20-D y el 26-J tras la alianza con IU.

Los dos datos más preocupantes se han acelerado después de que Iglesias asumiese el liderazgo sin contrapesos en Vistalgre 2 (febrero del 2017). Uno. La fidelidad de voto es excepcionalmente baja, en torno al 60%. Y dos. La imagen de Iglesias. Es el dirigente peor valorado entre los cuatro grandes partidos (2,57).

Sobre este hundimiento advirtió, hace casi un año, un estudio del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO. El análisis, hecho tras Vistalegre 2, vaticinaba los riesgos: aunque Iglesias se impuso con rotundidad al entonces número dos, Íñigo Errejón, la victoria parecía tener pies de barro.

El 38,7% votantes podemistas reconocía que Podemos nunca llegaría a gobernar mientras el secretario general fuese Iglesias. Esa cifra aumentaba al 65,4% en el electorado global.

Renombrarse o morir

La mala nota del jefe podemista deja en el aire los efectos que pueda tener un cambio de nombre que ya han implementado otros partidos. Convergència, asolada por los escándalos de corrupción y tras su ruptura con Unió, pasó a denominarse PDECat. La diferencia es que en ese caso el valor del líder, Carles Puigdemont, sobrepasaba con creces al de las viejas siglas erosionadas de CiU.

Según las encuestas, Iglesias ha pasado de ser el líder magnético que seducía con su mezcla de irreverencia y análisis político mordaz a un dirigente sin ‘punch’Errejón tuvo que convencerle en el 2014 para que su cara apareciese en las papeletas de las elecciones europeas. Nadie conocía a Podemos. Todo el mundo sabía del profesor de la coleta que salía en la tele. Hoy es complejo cuantificar qué y quién pesa más.

http://www.elperiodico.com/es/politica/20180107/podemos-cambio-nombre-6536373