Sobre la celebración de Viacrucis en el Hospital General de Segovia

Desde la Federación Republicanos, en Segovia, apoyamos plenamente la nota que ha remitido Europa Laica al Gerente del Complejo Hospitalario de Segovia en la cual lamenta que dentro del recinto del mismo se celebren viacrucis todos los viernes de Cuaresma solicitándole “dé las órdenes oportunas para que deje de realizarse dicho acto litúrgico”.

Dicho acto y la misma existencia de capillas en los hospitales, como también es el caso, es un anacronismo. Al realizarse en una institución/edificio público es una imposición de una creencia a aquellos que tienen otras o bien no tienen credo alguno. Las creencias religiosas pertenecen al ámbito de lo privado y es ahí donde deben estar.

Mientras España no sea un auténtico estado laico este tipo de situaciones se seguirán produciendo. Un estado laico respeta las ideas religiosas de cada cual pero separa la Iglesia del Estado, conoce y reconoce el ámbito donde deben residir aquellas, es independiente de cualquier confesión religiosa y en él las autoridades e instituciones políticas no se adhieren públicamente a ninguna religión determinada, ni la promueven, ni las creencias religiosas influyen sobre la política nacional.

España está lejos de ser laico, ni tan siquiera un “Estado aconfesional”. Y es que “De aquellos polvos estos lodos”. Aquella “Transición” mantuvo uno de los poderes fácticos más oscuros: la Iglesia, concretamente la católica. La Constitución (artículo 16), que la cerró, establece un mandato de colaboración de los poderes públicos con las distintas confesiones que habrá de ser proporcional a la representatividad de dichas confesiones en la sociedad española. Ello conlleva a que el Estado, a diferencia de países como EE.UU. o Francia, donde está proclamada una laicidad en sentido estricto, no puede ser indiferente al hecho religioso. Todo lo contrario, el Estado, que en aplicación de su obligación constitucional debe tener en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y cooperar con la Iglesia Católica, lo promociona y fomenta.

Pero existe, para más inri, un hecho que sitúa las relaciones del Estado con la Iglesia Católica en una situación de preeminencia de ésta: los “Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede de 1979”, los cuales fueron negociados en secreto por el entonces ministro de Asuntos Exteriores del gobierno de Adolfo Suárez, el católico Marcelino Oreja, y el secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Jean-Marie Villot.

Las negociaciones comenzaron antes de que se aprobara la nueva Constitución y, aunque los mismos fueron firmados en el Vaticano el 3 de enero de 1979, estaban prácticamente cerrados antes de aprobarse la Constitución, por lo que se puede decir que son preconstitucionales.

Tenemos un “Concordato” que refuerza la ligazón que la Constitución del 78 establece entre el Estado y la Iglesia Católica, entre Trono y Altar, como expresión del dominio social y político de las castas reaccionarias, entre las que se encuentra la Iglesia Católica.

Todo esto es lo que hace que sea posible que se celebren este tipo de actos en un centro hospitalario público, que haya capillas y curas en ellos, en las universidades, en el ejército; que la religión sea una asignatura, con status in crescendo, en escuelas e institutos; y que todo ello sea pagado con el dinero que sale del bolsillo de todos los españoles.

Estas aberraciones y anacronismos solo se pueden corregir con un Estado Laico que, a su vez, exige otro orden constitucional y marco político.

Segovia, a 21 de marzo de 2017.

Europa Laica reclama la neutralidad del Estado y el respeto a todas las personas ante la organización de “vía crucis” en el hospital de Segovia

Via Crucis

Europa Laica se ha dirigido al Gerente del Complejo Hospitalario de Segovia ante la organización de vía crucis fuera de la capilla del hospital.

Nos dirigimos a usted, porque hemos recibido quejas de enfermos, familiares y por parte de trabajadoras y trabajadores del Complejo Hospitalario que usted gerencia, en el sentido de que con el inicio de la cuaresma católica, además de la habitual liturgia en el interior de la capilla del centro, cada viernes al parecer se organiza un viacrucis externo.

Si ya el hecho de que haya una capilla y un capellán funcionario conculca varios principios de neutralidad de las instituciones del Estado en materia de religión y de convicciones, el hecho de que en este caso concreto, al parecer, se exteriorizan unas liturgias, el hecho es aun más grave.

En base a los principios de neutralidad y por el respeto a enfermos, familiares y personal del Complejo Hospitalario que no profesan ninguna religión o que profesan cualquier otra, de estar dándose este hecho que los carteles anuncian, le rogamos, que de las órdenes oportunas para que deje de realizarse dicho acto litúrgico.

Fuente

La Junta permite clases de Religión con tres alumnos y exige diez al resto de asignaturas optativas

La aplicación de la LOMCE provoca que, en la provincia de Ávila, haya 5 grupos de Religión en 1º de Bachillerato con 5 alumnos o menos. Para el resto de asignaturas la flexibilidad de la ratio depende únicamente de la magnanimidad de la Dirección Provincial de Educación.

La ORDEN EDU/363/2015, de 4 de mayo, por la que se establece el currículo y se regula la implantación, evaluación y desarrollo del bachillerato en la Comunidad de Castilla y León, señala que:

“La impartición de las materias troncales de opción, específicas y, en su caso, de libre configuración autonómica quedará vinculada a que exista un número mínimo de siete alumnos en el ámbito rural y diez en el ámbito urbano. No obstante y con carácter excepcional, el titular de la dirección provincial de educación correspondiente podrá autorizar, previo informe del área de inspección educativa y siempre que la organización académica del centro lo permita, el funcionamiento de grupos por debajo de esa ratio, especialmente en el ámbito rural y en las localidades que cuenten con un único instituto de educación secundaria.”

Por otro lado, los centros de Enseñanza Secundaria recibieron en septiembre, por indicación de la Dirección general de Política Educativa Escolar, un correo electrónico con una comunicación de principio de curso sobre la impartición de la materia Religión en el 1º curso de Bachillerato que aseguraba que, a la hora de impartir ésta, “debe prevalecer el derecho a recibir enseñanza de Religión, con independencia del número de alumnos que esto suponga”.

Como consecuencia de ello, en estos momentos hay 7 grupos de Religión en 1º de Bachillerato en la provincia de Ávila con 5 alumnos o menos, lo que supone un agravio comparativo para otras asignaturas. Además, se podría dar el caso de convertirse la asignatura de Religión en obligatoria pues, si ninguna de las demás asignaturas llega al número mínimo de alumnos exigidos, todos los alumnos se desviarían a Religión por ser la única que debe ofertarse de manera obligada.

El Sindicato Provincial de Enseñanza de CCOO considera este atentado contra la calidad de la educación una razón más para pedir la derogación de la LOMCE, una Ley que nos retrotrae a una escuela confesional, al resucitar el carácter evaluable de la asignatura de religión, eliminar Educación para la Ciudadanía y financiar con fondos públicos la separación del alumnado por sexos.

Fuente CCOO

Contestación al obispo de Segovia sobre la beatificación del 13 de octubre

Desde RPS Segovia creemos que la carta  del obispo de Segovia Ángel Rubio Castro ha redactado con motivo de la beatificación de los que él llama mártires y que  diferentes medios de comunicación han publicado, no puede quedar sin respuesta, pues a parte de engañosa, presupone una serie de acontecimientos históricos desde el punto de vista de la institución que el representa y que a pesar de todo, no tiene ningún reparo en mantener como verdaderos a pesar de las innumerables pruebas y estudios que atestiguan lo contrario. No siente ningún reparo en seguir apoyando teorías engañosas y lo que es peor, no siente ninguna vergüenza por la  actuación  durante la Guerra Civil y por el posterior apoyo a la Dictadura de la jerarquía eclesiástica, durante los cuarenta años más negros de nuestra historia.

Su misiva de inicio no puede ser más explicita: “en diversos lugares de España, durante la persecución religiosa de los años 30 del siglo XX”. Sin hacer ningún acto de contrición, vuelve cargar las tintas sobre un determinado segmento de la población e indirectamente sobre el gobierno de la Republica, que debemos recordar era legal (democráticamente elegido). Lo contrario que los golpistas, que haciendo caso omiso al juramente de lealtad que habían prestado al Estado, se levantaron en armas contra el mismo y lo que es más contradictorio, acusaron a los leales, de subversivos.

Más adelante nos relata la vida de cuatro religiosos segovianos poniéndolos como ejemplo ante los demás por sus cualidades humanas. Como bien sabrá una vez que la sublevación militar triunfa en Segovia empieza una persecución implacable contra todo aquel que hubiera manifestado su apoyo a la Republica, esta saña no se detiene con nadie ni ante nadie. Ejecuciones, encarcelamientos, palizas, depuraciones. Todo ello contra una población indefensa, asustada y amedrentada por la fuerza bruta de los fascistas. Pero lo peor de todo es que el obispo de Segovia en aquellas fechas Luciano Pérez Platero, el cual se supone debía cuidar de todos los segovianos, pues un buen pastor así debe hacerlo, desde el principio se pone al lado de los violentos y no repudia estas acciones deleznables, todo lo cual esta magistralmente redactado en los libros de  Santiago Vega SombríaDe la esperanza a la persecución (Crítica, 2005) y Tras las rejas franquistas (2008) y ha colaborado en obras como Una inmensa prisión (Crítica, 2003), Voces olvidadas y Muerte y represión en el Magisterio de Castilla y León (Fundación 27 de marzo, 2007 y 2010) y también en Carlos de Dueñas Diez y Luís Grimau Martínez (2004) La represión franquista de la enseñanza en Segovia.

También habla sin sonrojarse: “como víctimas de una persecución religiosa y por considerar que la violencia sistemática ejercida contra las personas miembros de la Iglesia católica lo fue por esa condición. Los mataron “por odio a la fe” por el solo hecho de ser católicos, ya fueran religiosos o laicos, y porque no quisieron apostatar de su fe.”

Me imagino que el mismo grupo incluirá el obispo Ángel Rubio,  a los sacerdotes vascos que fueron ejecutados por los sublevados sin contemplación alguna, o al cardenal Vidal y Barraquer que tuvo que exiliarse, al no firmar el documento de apoyo del episcopado español al golpe militar, calificándolo de “cruzada”, o a otros muchos religiosos que se mantuvieron fieles a la legalidad y lo que es importante ayudando a sus conciudadanos que eran los más necesitados y que por ello pagaron caro este posicionamiento, como los que fueron encerrados en la prisión de Zamora.  Por si acaso le recuerdo que la Cárcel concordataria de Zamora fue una prisión que existió en Zamora (España) durante el régimen franquista y que fue elegida para que los sacerdotes y religiosos que fuesen condenados por algún tipo delito pasasen en ella su periodo carcelario. La cárcel era un pabellón de la antigua prisión provincial, habilitado expresamente para tal función y separado del resto de pabellones, donde vivían otros presos, tanto comunes como políticos. En total, pasaron por Zamora alrededor de un centenar de curas o religiosos, la mayoría de ellos condenados por motivos políticos y sindicales. Hubo muchos religiosos y curas vascos destacando Xabier Amuriza. Otros internados procedían de Madrid, como Mariano Gamo, cura de Nuestra Señora de Moratalaz, y el jesuita obrero Francisco García Salve, fundador del sindicato Comisiones Obreras; de Barcelona (Francisco Botey y Lluís Maria Xirinacs); y de otras regiones, como Galicia (Vicente Couce, de la parroquia de Santa Marina del Ferrol) y Asturias (el cura minero Carlos García Huelga).

Con esto no buscamos incitar al odio, ni a la violencia, ni reabrir viejas heridas, solamente queremos algo tan simple y tan necesario como verdad, justicia y reparación.

14 de octubre de 2013

Republicanos-Segovia