CUATRO DETENIDOS EN TURQUÍA POR MOSTRAR UNA BANDERA ARCOIRIS

Turquía.- Cuatro detenidos por mostrar una pintura de La Meca con una  bandera arcoíris

Cuatro personas han sido detenidas durante una manifestación en Turquía por mostrar una pintura en la que aparece la Kaaba, el lugar más sagrado del Islam, en La Meca, y una bandera arcoíris utilizada por el movimiento LGTBI.

La oficina del gobernador de Estambul ha informado de los arrestos, ocurridos el viernes durante una protesta pacífica por el nombramiento del nuevo rector de la Universidad de Bogazici.

La imagen de la protesta se difundió por redes sociales y desató una agria polémica entre sectores conservadores islámicos respaldados por cargos públicos como el ministro del Interior, Suleyman Soylu, o el de Justicia, Abdulhamit Gul. Soylu ha condenado en Twitter este “ataque irrespetuoso” por parte de “pervertidos LGTB”.

La agencia de noticias estatal, Anatolia, ha informado de las cuatro detenciones ya el sábado poco después de que la Fiscalía abriera una investigación por “insultos a los valores religiosos”. La Policía busca a dos implicados más, según la oficina del gobernador de Estambul.

Las protestas estudiantiles estallaron después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, nombrara a Melih Bulu como nuevo rector de la Universidad de Bogazici. Bulu fue candidato al Parlamento por el Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan en 2015. Los estudiantes y profesores denuncian un intento de limitar la libertad académica en la Universidad de Bogazici, una de las más antiguas y prestigiosas del país. Erdogan ha criticado a los “terroristas” que fomentan las protestas.

La ira del Ramadán. Mimunt Hamido Yahia

Menos mal que no soy creyente y por tanto no guardo el Ramadán, si no, no podría escribir esta columna.

No podría porque como todo musulmán debería saber, el mes de Ramadán es un mes para reflexionar, rezar y tratar de encontrarse a uno mismo con Dios. Un mes de ayuno y espiritualidad. No se debe insultar ni mostrar ira. Hay que confraternizar con las personas y disfrutar de la familia en armonía.

Es una de las cosas que los jóvenes musulmanes en su mayoría no han aprendido. Si, esos mismos que se ofenden cuando criticamos el islam o su ideología, el islamismo. Los mismos que nos gritan airados ¡puta! ¡renegada!

No lo saben, en su ignorancia creen que cuando se pone el sol, aparte de poder beber y comer ya pueden meterse en las redes sociales y empezar a insultar como energúmenos, sobre todo a esas moras que no guardamos el Ramadán y lo decimos libremente. Y..: reíros, si, podéis reíros, nos dicen ¡moras! escupiéndolo como un insulto.

“Cuando acabe el magrib ( cuarta oración del día y hora de romper el ayuno) te contestaré”. Esto contestaba uno de ellos a un tuit de mi amiga Nao, conocida en las redes sociales por su valentía en no ocultar su ateísmo y su rechazo a lo que de misógino y opresor tienen las religiones.

Cuando terminó de cenar volvió para cumplir su amenaza e insultar con toda la potencia que las proteínas engullidas en la cena le habían prestado.

No soy creyente, pero me alarma constatar que los que dicen serlo tienen muy poca idea de los preceptos religiosos que creen cumplir. Este desconocimiento de su propia religión, esa que defienden con uñas y dientes, es un buen caldo de cultivo para formar futuros extremistas.

La desinformación en la que viven es propiciada por imames y ulemas que los quieren así, extremistas: esos jóvenes les hacen el trabajo sucio; van a estar presentes en las redes sociales asustando o amenazando a cualquier oveja descarriada: son los perros del islam radical. Las ideologías extremistas siempre se han servido de facciones violentas para amedrentar al disidente o incluso al moderado.

¿Qué hace el Estado al que pertenecen y se supone que tiene la obligación de protegerlos? Nada, mirar para otro lado, justificar lo injustificable y reunirse con representantes religiosos, los mismos que alientan este extremismo en esos chicos o chicas.

Estos jóvenes no viven en Pakistán, Afganistán, ni siquiera en el Magreb, viven en España, son nuestros vecinos, los compañeros de clase de nuestros hijos. Son amables y educados. Si te los encuentras en el rellano te saludarán siempre con deferencia. Pero cuando se ponen delante de un teléfono o de un ordenador, escupen toda su rabia. Esa frustración que los consume por dentro. Y si encuentran a alguna disidente como Nao o como yo misma no dudan en acosar o insultar porque no pueden consentir que alguien que se educó en una familia musulmana y que fue musulmana, disienta.

No pueden consentirlo porque nosotras conocemos y sabemos por haberlo vivido y con nosotras no les queda otro argumento que el insulto, la vejación y el acoso. Tienen que impedir a toda costa que hablemos porque a nosotras no nos pueden decir “Tu no tienes ni idea”, aunque más de uno lo intenta.

Estamos en el mes de Ramadán. Las instituciones, asociaciones o comunidades musulmanas nos explican en redes sociales y prensa que este es un mes sagrado, un mes para reflexionar, rezar y tratar de encontrarse a uno mismo con Dios. Un mes de ayuno y espiritualidad. Qué bonito, ¿verdad? Qué idea tan magnífica: un mes fuera de la rutina y la vorágine de la vida diaria, un mes para pensar en nosotros, en los demás, ayudando a nuestro cuerpo a curar los estragos de 11 meses de vida estresante y agitada, liberar nuestra mente de pensamientos bélicos, del desorden, un mes pensando en todos aquellos que carecen de lo indispensable para sobrevivir, un mes en el que no se puede criticar, insultar ni demostrar la ira.

Bajemos de la nube y dejemos de oír esa música celestial que nos transporta a paraísos individuales. En este mundo nuestro, el mundo real, el Ramadán no es tal cosa, está muy lejos de serlo.

Dicen que Dios le indicó a Mahoma que mantuviese la costumbre del ayuno que ya tenían sus ancestros. Fijó que durante el noveno mes, Ramadán, los creyentes se abstendrían de comer, beber o follar desde la salida de el sol hasta el ocaso.

Una letanía se repite entre los musulmanes, “Dios es perfecto, los musulmanes no”. No lo veo yo tan perfecto. Imagínense ustedes a qué cabecita loca se le podía ocurrir que una persona en aquellos desiertos árabes donde el agua no abunda y el sol castiga, podría estar pensando en otra cosa que no fuese beber agua después de aguantar al sol una media de 16 horas. No, cuando una persona tiene sed, no puede dejar de pensar en el agua, en toda el agua que podrá beberse cuando se ponga el sol.

Lo digo por experiencia: durante muchos años guardé el Ramadán, y no recuerdo tener tiempo de hacer una introspección ni ligera ni profunda, porque tanto mis hermanos, mis primos, y vecinos lo único que hacíamos durante el día era dormir, si podíamos, y atormentar a nuestras madres pidiéndole por favor que nos hiciera este plato o aquel otro para el iftar, la primera comida del día después de la puesta del sol.

No había tiempo de pensar en los demás, al menos no más que el resto del año, porque entre el trabajo o los estudios, la lengua de trapo y el estómago aullando por unas migajas y esperar con ansia la caída de la tarde, se nos pasaba el día.

Todo esto se agrava cuando además de hacer Ramadán, lo haces por obligación, sea social o familiar.

Yo tenía 8 años cuando me vino la primera regla; a partir de ese día ya se me consideraba una mujer, por lo tanto, entre otras obligaciones propias de mi sexo, tenía que cumplir con la religión guardando el Ramadán. Recuerdo desmayos en el cole y los bocadillos del recreo de mis compañeros. La sed y la larga espera hasta el iftar.
A esa edad, solo podía pensar en el agua, porque al cabo de unos días el apetito se va, Y aunque te pasas el día relamiéndote pensando en esa dulce chebaikia o en el pollo con ciruelas que está preparando tu madre, cuando llega la hora de comer, solo te entran cuatro cucharadas de sopa y algún dulce, y agua, ¡mucha agua!

Yo me sacrificaba, pero como siempre fui muy reflexiva, ya pensaba entonces que eso del Ramadán no estaba bien pensado, que así no debía ser. No era ni mejor ni peor persona cuando ese mes acababa, y tampoco apreciaba ningún cambio en las personas que me rodeaban, si acaso, más alegría porque ya no sentíamos la modorra de esas largas tardes de verano sin nada fresco que echarse a la boca. Así cuando crecí hubo un momento en que ya no lo hacía por fe, sino por inercia, porque era lo que tocaba, y luego por obligación.

No comía a escondidas porque en general no había ocasión, y mi madre seguro que se habría dado cuenta, no se le escapaba una. Un día de ayuno perdido significaba que durante el año tendría que recuperar ese día además de los 8 días preceptivos de la regla (durante el periodo estamos impuras, no podemos guardar el Ramadán). No me compensaba.

Era una broma constante lo de “llamar” a la regla cuando estabas en Ramadán, y qué mala suerte si te había venido antes de que el mes empezara: te esperaban 29 o 30 días de ayuno constante. Los niños tenían más suerte, no mucha más, también hay que decirlo: la edad para ellos de iniciarse en el ayuno suele rondar los 14 o 15 años.

No, ni los adultos ni los niños tienen tiempo para la espiritualidad. No hay un alto el fuego en las guerras, ni siquiera cuando ambos bandos son musulmanes. Se siguen produciendo atentados en nombre de Dios, incluso en tierra sagrada. En las ciudades hay más índice de trifulcas y delitos, la gente está más nerviosa, llevan sin fumar y beber todo el día, eso hace que cualquier tontería encienda una chispa violenta en cualquier persona normalmente apacible.

No se come frugalmente, como se debería, se come hasta hartarse, sin medida. Las familias hacen un despliegue económico que a veces grava el presupuesto familiar durante meses. Los insultos , improperios y la violencia crecen, los ánimos no están en lo que nos dicen que debe estar, en complacernos con la familia, con nosotros mismos y con Dios.

Se reza, claro que se reza. También se disfrutan en familia las noches y las cenas de todos juntos alrededor de la mesa, y se preparan iftar solidarios, se da de comer a los pobres, pero los pobres tienen que comer todo el año.

Es aquí cuando muchas instituciones se hacen un buen lavado de cara. Invitan a las autoridades a un iftar multitudinario, donde pueden mostrarles hasta donde llega la caridad musulmana. Las autoridades acuden presurosas, no se puede desperdiciar ningún voto. Este año se quedan sin cena.

Hasta hay quien se emociona con el adan (llamada a la oración), como le pasó a una regidora de Lleida, mujer feminista y a cargo del área de igualdad. En su emoción debió de olvidar a todas las niñas que en ese preciso momento veían como en nombre de una religión se vulneraba uno de sus derechos principales, el derecho a beber agua y a comer. No importan, total, son musulmanas.

Si esa regidora se enterase de que en tal casa hay una niña de ocho apellidos catalanes o españoles, obligada a no beber agua durante 16 horas seguidas creo que su reacción sería otra muy distinta.

Ya de pequeña pensaba que esto no estaba muy bien pensado, que Dios no podía ser tan tonto o tan malvado. Claro que también pensaba que cuando fuese mayor nadie estaría obligado a creer en un Dios, y que todos seríamos libres para guardar el Ramadán o no.

Pasan los años y la obligación en muchos países se ha hecho ley: 6 meses de cárcel en Marruecos a quien se sorprenda comiendo en Ramadán en público. Y aún se llega más lejos en este fanatismo por guardar las normas y los dogmas: vecinos denuncian a otros vecinos si sospechan que han comido.

No, no hay tiempo para la espiritualidad, a lo mejor porque atávicamente sabemos que el Ramadán se instauró por una razón totalmente práctica. La falta de agua.

Sobre las cadenas de los obispos 13TV y COPE. Juan Cejudo | Miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Sobre las cadenas de los obispos 13TV y COPE

La 13TV pertenece a la Conferencia Episcopal. En 2010, por iniciativa de Rouco Varela, los obispos decidieron tener su propia cadena de TV.

Desde entonces, cada año ha sido deficitaria económicamente y hoy su déficit acumulado es ya de más de 60 millones de euros. Y eso, a pesar que nuestros obispos deciden  aportar 10 millones de euros cada año a la cadena, mientras a Cáritas sólo le dan 6 millones.

Con la llegada del Papa Francisco y a instancias de algunos cardenales y obispos afines a él, la Conferencia Episcopal decide encargar un informe sobre la cadena porque eran muy numerosas las críticas de amplios sectores cristianos y de la sociedad .

Las conclusiones en mayo de 2016 no pueden ser más demoledoras: 

“TV13 es “culturalmente pobre”, afín al P.P y para la tercera edad. Se mueve en la órbita política del P.P, con los programas estrella “El cascabel”  de Antonio Jiménez y “La Marimorena” de Carlos Cuesta. El informe recoge  las denuncias de algunos obispos, como el de Tánger, Santiago Agrelo, para quien la cadena “infringe claramente la opción por los pobres y por los que no tienen voz, esto claramente condicionado por las dependencias políticas”.(https://www.eldiario.es/sociedad/encargado-denuncia-television-eminentemente-definida_0_518998732.html).

Los obispos deciden hacer cambios en la Cadena y nombran a Fernando Giménez Barriocanal presidente ejecutivo de 13TV y la COPE.  Y en Julio de 2017 José Luís Pérez es el nuevo director de informativos de 13TV y la COPE
(https://www.eldiario.es/sociedad/obispos-misma-persona-presidencia-COPE_0_593541389.html)

En Julio de 2017 los obispos se plantean si cerrar o no cerrar la cadena. Apuestan por su continuidad, pero dan un plazo de 2 años para resucitarla . La cadena se planteó incluso despidos masivos, pero 4 cardenales se opusieron a  ello porque eso iba contra la doctrina social de la Iglesia. El plazo de 2 años por cierto ha vencido ya el pasado mes de julio. Veremos a qué conclusiones llegan después de analizar los resultados de estos dos últimos años.

¿Ha cambiado la cadena su línea ideológica de afinidad con el P.P? ¿Transmite en sus programaciones y tertulias, como desean los obispos, los valores del evangelio y los criterios pastorales que marca Francisco de salir a la periferia?

Debo decir que no suelo  escuchar la COPE ni ver 13TV porque no me ha gustado nunca lo poco que he escuchado o visto de ellas, especialmente las tertulias, siempre identificadas con  las posturas de la derecha.

Pero sí sigo muy de cerca todas las informaciones y artículos de personas y grupos que opinan sobre ellas, como  las críticas de algunos comentaristas,  de grupos de sacerdotes y hasta de algún obispo, como Monseñor Agrelo

En Agosto de 2017 un grupo de curas escribió una carta  a la Conferencia Episcopal pidiéndoles que eliminaran las tertulias de 13TV porque “dañan la convivencia”. Se puede leer aquí: https://www.eldiario.es/sociedad/Conferencia-Episcopal-Cascabel-Marimorena-Barcelona_0_681732435.html.

Y recientemente el obispo Agrelo, muy crítico con estas cadenas, especialmente por la forma de tratar a los inmigrantes, había dicho hace ahora un año: ” Las mañanas de la COPE no son las mañanas de la Iglesia. ¿Por qué la Iglesia las paga?” y escribió hace solo unos días en su muro de facebook un largo comentario sobre la 13TV en el que terminaría diciendo:

“…y caí en la cuenta de que no estaba en la montaña escuchando a Jesús de Nazaret. Simplemente estaba viendo y oyendo la TRECE” (Agosto 2019)

Mi opinión, señores obispos: despréndanse de la COPE y 13TV , si no son capaces de hacerlas que cumplan con la misión que deberían tener, de ser cauces de comunicación para creyentes y la sociedad  en general, transmitiendo valores evangélicos como la preferencia por los olvidados de la sociedad, las posturas de respeto a todos, de diálogo, de convivencia… Los emigrantes, los pobres, los sin techo, los marginados, son los preferidos de Jesús.

Denuncien con valentía a quienes provocan y promueven “esta economía que mata”, como dice Francisco. Denuncien injusticias y atropellos de todo tipo contra los más desfavorecidos de la sociedad, contra quienes provocan guerras, emigración, muertes y la destrucción del Planeta Tierra. No tengan miedo de ser fieles a la verdad.

No piensen con criterios empresariales. Si estas cadenas no valen para transmitir estos valores, mejor que se desprendan de ellas, porque hasta ahora, sólo han servido como piedra de escándalo para todos.

https://www.nuevatribuna.es/articulo/actualidad/cadenas-obispos-13tv-cope/20190901073030165760.html

La Iglesia inscribió como propios 30.000 bienes en casi dos décadas

iglesia catolica

El listado de los bienes que la Iglesia ha puesto a su nombre en las últimas dos décadas asciende a 30.000 propiedades, según los datos que el Colegio de Registradores entregó al Gobierno de Pedro Sánchez hace justo un año. Ese listado, que se elaboró en cumplimiento de una proposición no de ley del Congreso de los Diputados, permanece desde entonces oculto. El Gobierno asegura que la relación de bienes inmatriculados a favor de la Iglesia Católica sigue “en elaboración” y aún no se ha enviado al Congreso porque se están corrigiendo posibles errores y ultimando un informe jurídico sobre las “posibles actuaciones” que se puedan llevar a cabo.

La cifra de 30.000 propiedades, que ha conocido EL PAÍS de fuentes conocedoras del encargo, responde a todo tipo de bienes: desde lugares de culto (catedrales, iglesias, ermitas…) a casas parroquiales o de maestro, plazas, fuentes, frontones y todo tipo de parcelas. Hasta ahora ningún Gobierno ha querido hacer público este listado, que entidades como la Coordinadora Recuperando, que agrupa a varias asociaciones de toda España que luchan por el patrimonio público, llevan años reclamando.

Su publicación permitiría iniciar el proceso de impugnación que el propio Gobierno anunció el verano pasado que emprendería en caso de que se compruebe que la Iglesia inscribió “bienes de dominio público”. El listado abriría la puerta también a que los afectados, sobre todo los Ayuntamientos, pero también particulares, recurran la titularidad de los inmuebles. La tan esperada transparencia de las inmatriculaciones daría paso a una complicada batalla legal en juzgados de toda España.

Cuando el Ejecutivo finalmente envíe al Congreso el listado estará cumpliendo con una proposición no de ley que presentó el PSOE cuando estaba en la oposición, que fue aprobada en abril de 2017 con los votos en contra del PP y Ciudadanos, y que daba seis meses de plazo. El texto instaba al entonces Gobierno de Mariano Rajoy a elaborar una relación de todos los bienes inmatriculados desde 1998, fecha en la que el Ejecutivo de José María Aznar reformó la Ley Hipotecaria, cambio que facilitó estas anotaciones registrales.

El anterior Ejecutivo no cumplió, pero hizo el encargo al Colegio de Registradores y llegó a reclamar varias veces a esta entidad que le entregara los datos, según demuestran varios oficios enviados entre octubre de 2017 y julio de 2018 a los que accedió EL PAÍS gracias a distintas solicitudes de información amparadas en la Ley de Transparencia. En octubre, el director general de Registros y Notariado del Ministerio de Justicia escribió al Colegio para “reiterar la remisión del informe solicitado a la mayor brevedad posible”. Para entonces, el plazo de seis meses ya había vencido, como recordaba la misiva.

El director tuvo que insistir en diciembre de 2017 ante nuevas iniciativas parlamentarias que “reclaman al Gobierno la publicación del listado”, dice el oficio. Ya en enero de 2018 el tono fue cortés pero mucho más firme. El Colegio envió el 21 de diciembre un listado preliminar, pero faltaban datos. Algunos registradores no facilitaron información. En enero, el Ministerio de Justicia instó a enviar “requerimiento urgente a cada uno de los registros de la propiedad que no hayan informado sobre las inmatriculaciones”. Se puso serio. La respuesta debía darse en el plazo máximo de tres días y “bajo apercibimiento de poder incurrir en responsabilidad disciplinaria”.

Una ley franquista

La última comunicación oficial del Gobierno con el Colegio es del 12 de julio de 2018. Para entonces Justicia ya disponía de una versión completa del informe, pero pidió a los registradores que hicieran un desglose de las propiedades por regiones para que la estadística fuese más fácil de consultar. A preguntas de EL PAÍS, el director de Relaciones Institucionales del Colegio de Registradores, Fernando Acedo–Rico, asegura que la versión definitiva del listado se envió a finales de agosto de 2018. ¿Por qué no se ha hecho pública? “No lo sé. Pensaba que ya se había enviado al Congreso. Nosotros cumplimos”.

Una norma franquista, la Ley Hipotecaria de 1946, permitió a la Iglesia inscribir cualquier bien, excepto los templos destinados al culto, sin documentación, simplemente con la firma de un obispo, que actuaba casi como un notario. Pese a esa excepción, en los años ochenta se inscribieron numerosas iglesias y ermitas, según han podido averiguar Ayuntamientos y asociaciones que defienden el patrimonio. En 1998, el Gobierno de José María Aznar permitió que también se inscribieran los templos, es decir, legalizó la práctica. El privilegio de la Iglesia estuvo en vigor hasta 2015, periodo durante el que se inmatricularon lugares como la Mezquita-Catedral de Córdoba por 30 euros. Hoy uno de los monumentos más visitados de España lo gestiona la diócesis de Córdoba, que cobra cada entrada a 10 euros. La Coordinadora Recuperando reclama que el listado incluya todas las inscripciones desde 1946.

Un grupo de expertos en el que participó la vicepresidenta del Gobierno en funciones Carmen Calvo, concluyó en 2018 que la mezquita-catedral de Córdoba fue de titularidad pública hasta hace 13 años y que la Iglesia se apropió de este monumento gracias a la reforma de la ley franquista que permitía a la Iglesia Católica inscribir una propiedad sin demostrar que fuera suya. El comité, en el que Calvo formó parte como constitucionalista, recomendó al Gobierno que impugnara en bloque todas las inmatriculaciones entre 1998 y 2015, años en los que los obispos inscribieron catedrales e iglesias hasta entonces consideradas bienes públicos.

“La Conferencia Episcopal no hace valoraciones sobre la posibilidad de que se publiquen los datos del registro (datos de los que la propia Conferencia Episcopal no dispone)”, aseguró Fernando Giménez Barriocanal, vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española. “Siempre que dicha publicación se haga conforme a la legislación vigente y siempre que opere el principio de no discriminación”, añadió.

El Congreso de los Diputados no solo instó al Gobierno a elaborar el estudio, también le pidió reclamar la titularidad del dominio “si dicha inmatriculación se hizo sin la necesaria existencia de un título material y previo”, es decir, sin que hubiera algún documento que demostrara la propiedad. También lo solicitó en el caso de que el bien no fuera “susceptible de propiedad privada por ser de dominio público”, es decir, incluso aunque el bien no esté catalogado ahora formalmente como tal, si históricamente se le consideró así. La Iglesia reconoce en su memoria de actividades que posee más de 3.000 bienes de interés cultural. Las catedrales de Burgos, Sevilla y Toledo, Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, están a su nombre. “Es una maraña en la que el Gobierno no quiere meterse y menos antes de la exhumación de Franco”, asegura el portavoz de la coordinadora, Juan José Picó.

https://elpais.com/sociedad/2019/08/11/actualidad/1565552360_678366.html

El Ayuntamiento de Segovia deja de ingresar este año 465.530 euros del IBI que no paga la Iglesia

Iglesia de San Esteban. /A. de Torre

El colegio del barrio, la iglesia parroquial, monasterios, conventos, ermitas y algunos edificios y conjuntos históricos singulares de la ciudad están indultados. Sus titulares no han de pasar por la caja del Ayuntamiento de Segovia para pagar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Para los vecinos pueden pasar inadvertidos, forman parte ya del paisaje cotidianamente monumental en el que residen, en el que compran y por el que pasean. Son parte importante de la piel de una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Todos esos inmuebles no pasan desapercibidos para el Consistorio, que deja de ingresar en torno a 1,2 millones de euros como consecuencia de la exención del pago del IBI.

La Inspección de Hacienda del Ayuntamiento se ha puesto el mono de trabajo para elaborar un primer listado que recopile todos los edificios liberados de abonar el impuesto local. La concejala de Urbanismo, Patrimonio Histórico y Turismo de Segovia, Claudia de Santos, admite la complejidad que entraña la labor de cuantificar y trasladar a cifras la repercusión de la exención, cuyo paraguas ampara, por ejemplo, a los ‘bendecidos’ con la declaración de Bien Interés Cultural (BIC).

Primar el mantenimiento

«También hay otros inmuebles catalogados a proteger por tener unos valores o una antigüedad» cuyas propiedades tampoco abonan el IBI, añade la edil. De Santos concibe el beneficio para los propietarios como «una contraprestación y un modo de primar el mantenimiento» de esos bienes, que al fin y al cabo «es muy caro». Este primer inventario sitúa a la Iglesia como la propiedad más favorecida debido al formidable parque inmobiliario que gestiona y conserva y, por ende, la institución que más dinero se ahorra en el recibo del IBI, sin contar al propio Ayuntamiento de Segovia.

Según el estudio, en la ciudad hay 134 bienes de titularidad eclesiástica que no pagan el Impuesto de Bienes Inmuebles. El montante que deja este año de percibir el Consistorio por este concepto es de 465.530 euros, especifica la concejala. De Santos, lejos de querer cargar las tintas, precisa que no deja de resultar algo lógico que sea la Iglesia la que más propiedades tenga liberadas del IBI al poseer una parte importante del rico patrimonio inmobiliario con el que cuenta en la ciudad y que también ha contribuido a que Segovia luzca «con orgullo» el sello de Patrimonio de la Humanidad.

En este catálogo de 134 inmuebles caben edificios acreditados como Bienes de Interés Cultural debido a su alto valor arquitectónico e histórico dignos de estar amparados por esta figura de protección. La inmensa mayoría de estos templos mantienen el culto religioso habitual, como San Justo y Pastor, San Millán, el santuario de la Fuencisla o la ermita del Cristo del Mercado. Otros, los menos, no. Son los casos, por ejemplo, de las iglesias de San Esteban o San Clemente, que solo se abren para actos, conmemoraciones o ceremonias muy específicas. También están incorporadas al inventario de inmuebles de la Iglesia que no pagan el IBI las parroquias de barrio más modestas. modernas y austeras en sus construcciones.

Por otro lado, Claudia de Santos subraya que la disminución de ingresos que cada ejercicio afrontan las arcas municipales está íntimamente relacionada con el IBI que se deja de cobrar. Para muestra, el botón de los más de 465.500 euros que no abona la Iglesia. La edil precisa que también entran en la nómina de indultados otros bienes de carácter religioso que están dedicados a la enseñanza o corresponden a fundaciones, en alusión a los tres centros docentes concertados que hay en la capital y que administran diferentes congregaciones. Se trata del Claret, el colegio de las Madres Concepcionistas y Nuestra Señora de la Fuencisla de los Maristas.

Historial castrense

El pasado y presente castrense de Segovia también se asienta sobre un rico patrimonio arquitectónico en el que sobresale el Alcázar, que además acoge el Archivo General Militar de Segovia, que es el fondo histórico nacional más antiguo de las Fuerzas Armadas.

Y si se habla del patrimonio inmobiliario que posee Defensa en Segovia no hay que olvidar la Academia de Artillería, cuyas instalaciones de San Francisco dieron (y dan) continuidad a una tradición militar nacida en el Alcázar en 1764 y que arraigó con el Real Colegio de Artillería. Como enaltece la propia institución castrense, «esta instalación no solo representa una tradición viva, sino también un monumento ligado a la historia de Segovia».

El inventario de inmuebles liberados del IBI concreta que hay diez bienes de titularidad del Ministerio de Defensa que gozan de la exención. El valor de los recibos que el Ayuntamiento no gira a la propiedad es de 279.382 euros, añade la concejala.

A estos y los de Iglesia les faltan todavía un par de sumandos para completar la adición. Uno de ellos agrupa 24 bienes destinados a la enseñanza. Son los colegios e institutos de la capital, que entre sus gastos no está precisamente la factura del IBI. La cuantía que no ingresa al Ayuntamiento por el impuesto del que están liberados los colegios asciende a 341.742. Y por último, los Bienes de Interés Cultural, aval que protege a nueve edificios exentos, lo que supone otros 82.000 euros que no llegan al Consistorio.

La suma de los recibos del IBI de los 177 inmuebles disculpados de la obligación fiscal se aproxima a los 1,2 millones de euros. Este dinero es solo parte del ‘precio’ que ha de pagar Segovia por pertenecer al club selecto de la Unesco de Ciudades Patrimonio de la Humanidad. Es el valor del principal «sobrecoste» que acarrea la declaración, aunque Claudia de Santos insiste en destacar que «las ventajas son bastantes más que las desventajas».

Esos extras económicos y sociales están relacionados con «la propia estructura de las ciudades y sus entornos patrimoniales», concreta la edil. Por poner un ejemplo, la representante del Ayuntamiento cita el servicio de recogida de basuras, el cual acarrea un «sobrecoste» en forma de lugares a los que los camiones no alcanzan y, por tanto, la recogida se ha de hacer a mano. También la iluminación ha de ser «singular y más cuidada». La lista se alarga con el mantenimiento y conservación de ese entorno monumental. Para muestra, el botón del Acueducto, para el que el Consistorio reserva entre 15.000 y 20.000 euros anuales dedicados a esta labor. La muralla suele llevarse en torno a 10.000. Y a mayores están las inversiones que se hagan en rehabilitación y recuperación, añade Claudia de Santos.

https://www.elnortedecastilla.es/segovia/ayuntamiento-segovia-deja-20181119110937-nt.html

Ayuntamiento con 730 millones de deuda sigue regalando euros a las Hermandades

recogidayedra-6-780x405

Once cofradías de la ciudad recibieron en 2015 un total de 190.000 euros por parte del Ayuntamiento de Jerez para fines tan diversos como la mejora de los edificios usados por las hermandades, el mantenimiento o restauración de los distintos elementos de la cofradía o gastos de labor social, como ya denunció la plataforma laicista de Jerez. En aquel momento, entonces en la oposición, el PSOE censuró agriamente estas prácticas, que incluso habían sido puestas en tela de juicio con anterioridad por la entonces alcaldesa del PP, María José García-Pelayo.  “Lo que sí me temo es que faltan cuatro, cinco o seis meses y ahora el gobierno municipal usará la subvención como arma política… y eso sí que es grave. Lo que no cabe es la utilización política a través de las subvenciones”, decía Pelayo sobre la concesión de ayudas por parte de Pilar Sánchez. Años después, la historia se repite.

El actual gobierno municipal ha librado en junta de gobierno local, celebrada el pasado 20 de septiembre, una subvención extraordinaria por importe de 24.000 euros concedida a la real hermandad y cofradía de nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y Humildad, Santo Cristo de La Yedra, Nuestra Señora del Rosario y Nuestra Señora de la Esperanza Coronada, para “la ejecución de obras de restauración y conservación de la fachada principal de la capilla de la Yedra”.

Hasta ahora, el gobierno socialista había colaborado con diversos convenios con la Iglesia para contribuir a la rehabilitación de templos de la ciudad, como el convento de Santo Domingo, o para cederles parcela de titularidad municipal, pero no había librado partidas directas desde las arcas municipales para estos fines. No hay que olvidar que estos inmuebles son de titularidad del Obispado, que entre otras cosas ya recibe como ayuda anual la exención en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que sí asumen todos los contribuyentes.

En 2014, con el PP al frente del gobierno local, el concejal del grupo municipal socialista Abraham Granadino denunciaba que la entonces alcaldesa, María José García-Pelayo, había aumentado las partidas destinadas a la reparación de edificios eclesiásticos de la ciudad, llegando ya hasta los 650.000 euros, al haber sumado a los 400.000 euros para rehabilitar Santiago, 100.000 para San Mateo y otros 147.000 para San Juan de los Caballeros. El edil censuraba públicamente que “desviar este dinero del principal objetivo que ha de tener hoy en día el gobierno de la ciudad, como es la lucha contra el desempleo, es despreciar a 33.000 jerezanos que se encuentran sin poder trabajar”.

http://insurgente.org/ayuntamiento-con-730-millones-de-deuda-sigue-regalando-euros-a-las-hermandades/

¡Matricula a tus hijos e hijas en la escuela pública!

A la hora de escolarizar no pongas ningún centro confesional en la selección de centros y evitarás que se le derive a un centro religioso.

matricular-escuela-publica-Europa-Laica-2018

A partir de marzo se inicia, en la mayoría de las comunidades, el periodo para solicitar la escolarización y matriculación en los centros educativos.

Europa Laica defiende el respeto a la libertad de conciencia en todos los ámbitos, pero con mayor celo cuando se trata de menores en formación, y exige, en consecuencia, la eliminación del adoctrinamiento religioso y dogmático en todos los centros que imparten enseñanza oficial. Una demanda democrática que a día de hoy no se respeta en nuestro sistema educativo.

No obstante, y dado el carácter y consecuencias de la actual fragmentación del sistema educativo en diferentes redes de centros, donde la mayoría de los centros privados, concertados o no, invocan su “carácter propio” o ideario para imponer en ellos una enseñanza religiosa confesional, no cabe la indiferencia. Europa Laica apuesta sin vacilación por la Escuela Pública, como instrumento que debe ser garantizado por las Administraciones Públicas, en tanto obligadas a velar por el interés general, para dar satisfacción a un derecho universal y en condiciones de igualdad, como es el derecho de niños y jóvenes a una educación común y laica. Defensa del espacio público, interés general y derecho universal a los que, por su propia naturaleza, no se ven obligadas instituciones y empresas de carácter particular, punto de apoyo hacia la creación de un “mercado educativo”, con distintos sesgos ideológicos, promoviendo mayor segregación y desigualdad social.

Europa Laica propone a las madres y padres que matriculen a sus hijas e hijos en edad escolar en colegios e institutos públicos; pues considera que la Escuela Pública es la que está directamente comprometida para que la etapa de escolarización obligatoria sea una etapa de convivencia entre escolares, con los iguales y con los distintos, una etapa que contribuye con esa convivencia a la mejor formación de las niñas, niños y jóvenes, y también al mejor desarrollo democrático de una sociedad cada día más diversa y plural.

A la Escuela Pública se le puede exigir que imparta una educación de calidad, contar con un profesorado bien preparado y seleccionado con criterios de igualdad, mérito y capacidad y, por tanto, un profesorado plural y democrático, que enseñe y eduque en libertad para formar ciudadanos competentes y críticos, sin verse sujeto a ningún ideario ni mandato que le obligue a adoctrinar al alumnado.

La Escuela Pública, “de todos y para todos”, está al servicio de la sociedad, de cada familia y de sus hijos e hijas, para que se utilice gratuitamente, pues nadie debe hacer negocio ni con la enseñanza ni con ningún otro servicio público. Siendo un servicio público mejorable, es necesario revertir los recortes de los últimos años y proveerla de los medios humanos y materiales necesarios, contando con la participación democrática de todas y todos en las escuelas e institutos, como derecho exigible en la escuela pública que se encuentra limitado en la privada

Consideramos que en las escuelas no debe impartirse la religión como asignatura, pues la enseñanza debe ser laica y los hechos y manifestaciones de índole religiosa deben estudiarse integrados en el currículum de otras asignaturas y no como catequesis y dogmas de fe. Sin embargo, los actuales Acuerdos del Estado con el Vaticano lo impiden, obligando la presencia de la religión confesional en todos los centros educativos; una situación contraria a principios democráticos que, mientras persista, incluso ha llevado a iniciativas de exigir en las distintas comunidades que el horario de religión sea el mínimo que permite la ley actual.

De ahí, el impulso de Europa Laica, junto con otras organizaciones sociales, de sucesivas campañas “Por una Escuela Pública y Laica: Religión fuera de la Escuela”, que incluyen la derogación de dichos Acuerdos y los suscritos con otras confesiones religiosas. La reciente decisión mayoritaria lograda en la Comisión de Educación del Congreso en ese sentido, nos anima a continuar en la exigencia de que el gobierno proceda a cumplir ese mandato parlamentario. (Puedes firmas esa campaña entrando en este enlace: Por una escuela pública y laica. Derogación de los Acuerdos)

En este empeño, la postura consciente de padres y madres en defensa de la Escuela Pública, matriculando en ella a su hijos e hijas, es la mejor garantía de poder tener una enseñanza de calidad, igualitaria, gratuita, sin discriminación y democrática.

Más información, consultas,… dirigirse a: escuelalaica@europalaica.org

De sotanas y ejército ¿Qué hacen curas católicos, y con rango militar, en el ejército de un país aconfesional?

2myon6v

Suena a anacronismo, y lo es, pero, como sabemos, en el Ejército español y gracias al Concordato vigente, existe la figura del Cura Castrense , y, lógicamente, también un Arzobispado castrense, diócesis personal, no territorial, regida por un arzobispo, que se encuadra en la categoría canónica de «ordinariato militar», y que por autorización expresa de la Santa Sede se denomina oficialmente Arzobispado Castrense de España.

Y, además, estos curas castrenses, (que pagamos, y que recuerdan tiempos pretéritos en que Papas, Reyes y frailes bendecían a todo aquel que se iba dispuesto a combatir en nombre de Dios), pueden llegar a ostentar grados militares hasta el generalato. Y gracias a la Orden Ministerial 84/2011, de 18 de noviembre, estos capellanes castrenses están mejor encuadrados en la estructura jerárquica de los ejércitos.

castrense

La actualidad del tema viene dada porque hoy el Observatorio del Laicismo se hacía eco de una noticia aparecida en el blog El Fiscal que señalaba la participación del capellán y teniente coronel del Ejército, Manuel Gómez Rivera, en una jura de bandera organizada para quinientos civiles en la Plaza Nueva de Sevilla. (Prensa …Entre las personas que han prestado juramento o promesa de fidelidad a la bandera, se han encontrado el cónsul de El Salvador, el Jefe de la Policía de Andalucía Occidental y el rector de la Universidad de Sevilla (US)…)

La noticia:

La sotana de un sacerdote con rango de teniente coronel

Se llama Manuel Gómez Rivera y tiene la consideración de teniente coronel del Ejército. Es capellán al servicio de las Fuerzas Armadas. Dentro de la uniformidad de los capellanes castrenses españoles, puede utilizar la sotana con los ribetes del morado episcopal por privilegios de la Santa Sede. Se trata de una costumbre muy arraigada en el clero que tiene como vocación el servicio a los militares, y la verdad es que es un uso muy aceptado tanto por la jeraquía eclesiástica como por el Ejército.

Don Manuel participó el pasado domingo en la jura de bandera organizada para quinientos civiles en la Plaza Nueva. Su estética, que a muchos recordaba a una España en sepia, llamó especialmente la atención del público más observador.

Ni se ven ya curas con sotana, ni mucho menos con semejante ferretería de medallas. Desde que falleció monseñor Álvarez Allende, la sotana ha quedado para el entrañable padre Polo. Y para las ocasiones de gala de este pedazo de teniente coronel, que pareciera sacado de una novela de Cela.

https://asturiaslaica.wordpress.com/2015/10/15/las-sotanas-y-el-ejercito/

 

 

 

Los jóvenes condenados a un año de prisión por interrumpir una misa denuncian la “connivencia” entre el Estado y la Iglesia

El Tribunal Supremo ratificó el pasado 26 de diciembre la condena de la Audiencia Provincial de Baleares contra cinco personas que interrumpieron la celebración de una misa en 2014 en una protesta contra el aborto.

00-153-300x204

El pasado 26 de diciembre el Tribunal Supremo confirmó la condena a un año de prisiónpor un delito contra la libertad religiosa impuesta por la Audiencia Provincial de Baleares a cinco jóvenes que en 2014 interrumpieron en 2014 una misa en la iglesia de Sant Miquel de Palma de Mallorca en una protesta contra la reforma de la ley del aborto.

Dos días después de la sentencia, los jóvenes denuncian la “connivencia” entre la

“supuesta Justicia española, la Iglesia Católica y el Estado”. Así se han expresado en declaraciones a los medios ante la parroquia de Palma en la que tuvieron lugar los hechos. Aseguran que el fallo del Supremo no les ha “sorprendido”. Además, han acusado al Tribunal de “anteponer la libertad de culto y religiosa ante la libertad de expresión”.

Todo ocurrió el domingo 9 febrero de 2014, cuando un grupo de 30 personas, en el que estaban los acusados, entró en la iglesia mientras se celebraba una misa. Una vez dentro, avanzaron en por el pasillo hasta aproximadamente la mitad, gritando al unísono y repetidamente “aborto libre y gratuito” y “fuera los rosarios de nuestros ovarios”.

El personal de la iglesia y los feligreses formaron una barrera y extendiendo los brazos y las manos, consiguieron hacer retroceder hasta la salida al grupo, que continuó gritando sus consignas. Una vez desalojados los acusados y el resto de manifestantes, se reanudó la misa que, en total, estuvo interrumpida unos diez minutos.

La Sala del Supremo ha analizado si se dan los requisitos del delito recogido en el artículo 523 del Código Penal —contra la libertad religiosa— y ha concluido que existió una interrupción de un acto religioso, de una ceremonia propia y característica del culto católico en un día de precepto, en los que la misa es de especial importancia para esa confesión religiosa.

Además, añade el Supremo que se hizo mediante la formación de un tumulto, ocasionado por la presencia de unas 30 personas que invadieron el lugar del culto y que no abandonaron el lugar hasta que fueron desalojados.

Por lo tanto, para el Tribunal Supremo, en el ánimo de los acusados estaba “impedir, interrumpir o perturbar de forma claramente perceptible para todos el acto religioso que sabían que se celebraba a esa hora en esa iglesia”. Además, ha considerado que “no solamente sabían que con su conducta afectaban de esa forma a la celebración del acto o ceremonia religiosa, sino que especialmente querían hacerlo”.

En la sentencia, El Supremo afirma que “es claro que les asistía el derecho de expresar libremente su opinión, y de manifestarse para ello, dentro de los límites legales”, pero ello no les autorizaba a hacerlo de forma que, “actuando en el interior del lugar destinado al culto, suprimieran un derecho fundamental de los demás, en el caso, el de libertad de culto, cuando el ejercicio de ambos era compatible, sin que, por ello, fuera preciso sacrificar uno de ellos para la subsistencia del otro”.

“No es aceptable que los acusados, que se han desarrollado y alcanzado sus conocimientos en el seno de un sistema democrático, puedan creer seriamente que los derechos que les corresponden son prevalentes en todo caso respecto de los derechos de los demás, hasta el punto de hacerlos desaparecer. Ni que ignoren que, así como tienen derecho a manifestarse para expresar libremente sus opiniones, los demás están asistidos del mismo derecho”, concluye el tribunal.

Por todo ello, el Tribunal Supremo ha desestimado los recursos de casación interpuestos por los cinco acusados contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares.

 

http://kaosenlared.net/los-jovenes-condenados-ano-prision-interrumpir-una-misa-denuncian-la-connivencia-estado-la-iglesia/