Marcelino Camacho, la historia de una figura necesaria

Marcelino-Camacho-660x393

Julián Ariza fue uno de los primeros en llegar a un cine que estaba vacío. Alguna tienda abierta, en concreto una librería que invitaba a entrar en soledad, por curiosidad lectora o simplemente para resguardarse de una lluvia que no era bienvenida en el mes de junio. Se sentó en una especie de sala de espera que difería de cualquier cine que conozcamos. Como si se hubiese quedado anclada en unos años en los que no habíamos escuchado hablar del HD. Una pequeña barra en la que reposaba una máquina de palomitas apagada. Una despensa con algunas latas de refresco. Y una estantería a modo de biblioteca renovable: “Coja un libro y deje otro”, rezaba el cartel. Pero añadía una norma: si el libro tenía un papel dentro, no se podía coger porque significaba que alguien lo estaba leyendo.

Ariza llegó a plantearse que se había equivocado de lugar hasta que, poco a poco, empezaron a llegar más personas. A las 11 iba a comenzar el pase privado de Lo posible y lo necesario, un documental sobre la vida de Marcelino Camacho producido por la cooperativa de cine creada con el mismo nombre. Por eso Julián Ariza estaba allí, el primero, como tantas otras veces había estado al lado de su amigo. Algunos besos y abrazos en la puerta de la sala. Una propiedad efímera.

-Oye, pues sales muy bien en la película. Actúas como si fueses un actor-, le dijeron a Julián Ariza antes de empezar.
-Yo hice lo que me dijeron-, respondió él con naturalidad.

Comenzamos a entrar en la sala. En desorden. “Aquí no hay protocolo. Que cada uno se siente donde quiera”, dijo alguien a lo lejos. Y así fue. No hubo presentación. No era necesario porque la mayoría de los presentes aparecían en el filme. Primero se apagó la luz, luego las voces y, finalmente, se encendió la pantalla. Allí apareció la casa natal del fundador de Comisiones Obreras. La “casilla” de La Rasa (Soria), donde nació. Merece el diminutivo que él mismo usaba. Una estancia pequeña, al contrario que su figura.

Alejado de pomposidad, el director, Adolfo Dufour, cuenta la historia del sindicalista a través de archivos de hemeroteca y las aportaciones dramatizadas de Carlos Olalla en el papel de Marcelino, y de Gloria Vega en el de Josefina. Ambos, un escenario y un violoncello. Lo necesario para retratar la vida de un hombre que necesitó poco para sí mismo porque lo dio todo para el resto.

Con estas herramientas, el largometraje se divide en dos partes. Al principio, mediante el testimonio de familiares y amigos, recrea la primera etapa de la vida de Marcelino Camacho: su infancia, su juventud, su lucha en favor de la República, su exilio, el día que conoció a su compañera de vida, Josefina Sámper, su vuelta a España y las dificultades en Madrid… Una hora que se pasa casi sin querer, donde conoces al Marcelino Camacho más desconocido.

La segunda parte presenta a una figura mucho más política. Y su fondo. Porque Camacho no se convierte en un referente del sindicalismo por su oratoria. Detrás hay una historia de sacrificios, de fatigas, de creación de conciencia política. La plantilla de Perkins, la empresa donde trabajó Marcelino Camacho después de volver a España, le reconocen sus esfuerzos para crear un pensamiento crítico en ellos.

La cárcel es uno de los grandes varapalos en su vida, pero no le pilló por sorpresa. Ni a él ni a Josefina. Ya habían dado la señal de una casa de Carabanchel porque sabían que de esta forma iban a poder estar cerca. No tardó mucho en salir, pero el proceso 1.001 volvió a meterle entre rejas. Catorce años en total le costó la lucha. Una lucha en la que Josefina siempre estaría codo con codo, levantándose de madrugada para cocinar comida para todos los presos. Una comida que, en ocasiones, Marcelino no pudo probar por encontrarse en huelga de hambre. Y entre medias, amenazas, ilusiones y desilusiones. Esta segunda parte no se podría entender sin las aportaciones de su hija Yenia, pero sobre todo, de Marcel, quien compartió celda con su padre.

Marcelino nunca sintió especial apego por sus cargos políticos. Con integridad, renunció a su escaño como diputado del PCE dos años después de haber sido elegido, y con el puño en alto abandonó la presidencia de Comisiones Obreras. Punto final.
Las luces se volvieron a encender. Ahora tampoco hubo palabras al público. Tan solo abrazos, besos y muchas felicitaciones. Lo necesario, porque con pocos medios habían logrado lo imposible. Un imposible que era necesario para dar a conocer la historia de quien trató de poner los cimientos de un país que se desmoronaba, y cuyos escombros siempre caían encima de los que más sufrían. La figura de ese hombre con jersey rojo al que hasta el mismo rey tuvo que darle las gracias.

El legado

Esta película-documental es un homenaje a la vida y la trayectoria del dirigente de CCOO el año en el que se cumple un centenario de su nacimiento. “Marcelino es el símbolo de un periodo largo y duro que comprende desde el inicio de la Guerra Civil hasta el final de la dictadura. Es la historia de una lucha”, aseguraba Julián Ariza hablando de su amigo. La historia de Marcelino Camacho es la historia de una gran parte del siglo XX en España. “Con este documental no solo se conoce a Marcelino, sino también la historia de un periodo de miseria, de dificultad y de persecución”, añadía.

Pero, ¿cuál es su huella 100 años después? Para su hijo Marcel, su padre nos legó una forma de lucha. “Era un rebelde que perseguía un ideal, que no se conformaba porque quería transformar la realidad. Era indomable a la vez que respetuoso con sus compañeros y sus contrincantes. Es un ser necesario”. Un espíritu que se echa en falta. Y avisaba a la sociedad actual: “En todas las épocas es necesario salir a la calle”. Para que no nos domen, ni nos doblen, ni nos domestiquen.

https://www.lamarea.com/2018/06/12/marcelino-camacho-la-historia-de-una-figura-necesaria/

Anuncios

CONCIERTO DE JUANJO ANAYA Y LOS INCRÉDULOS EN EL TEATRO DEL BARRIO

5 de mayo de 2018. Con el aforo completo y un público entusiasta ha sido el concierto de Juanjo Anaya y los Incrédulos en el Teatro del Barrio presentando su nuevo disco.

NO ES CIENCIA TODO LO QUE RELUCE

4a694-chamanismoimagenes2

El pasado viernes 4 de mayo tenía lugar una jornada informativa convocada por la plataforma Stop 5G de Segovia ante la designación de nuestra ciudad junto a Talavera de la Reina como ciudades piloto, para iniciar el desarrollo de la tecnología 5G de telecomunicación

En la misma participaron como ponentes el profesor emérito de la Universidad de Alcalá de Henares José Luis Bardasano y el abogado José Alberto Arrate.

Desde este espacio queremos insistir en una vez más que la ciencia no se puede tomar a broma cuando se habla de salud, sino que se debe tratar con el mayor rigor científico posible para no llevar a la gente a confusiones y a lugares que más que disipar dudas, pueden ocasionar mayores tinieblas en aspectos tan importantes. Es por ello que toda deducción debe estar basada en un método científico adecuado y correcto. Como indica la Wikipedia “El método científico está sustentado por dos pilares fundamentales: la reproducibilidad y la refutabilidad. El primero, la reproducibilidad, implica la capacidad de repetir un determinado experimento, en cualquier lugar y por cualquier persona. Este pilar se basa, esencialmente, en la comunicación y publicidad de los resultados obtenidos (por ejemplo, en forma de artículo científico), y su verificación por la comunidad científica. El segundo pilar, la refutabilidad, implica que toda proposición científica debe ser susceptible de ser falsada o refutada (falsacionismo), siendo la falsabilidad el modus tollendo tollens del método hipotético-deductivo experimental.”

Por ello desde aquí nos gustaría aportar nuestro pequeño grano de arena a esta cuestión, con una serie de enlaces, para que el público  pueda deducir después de una lectura detallada, si lo que pasado el pasado viernes, se puede calificar como ciencia o debe recibir otro nombre.

Aquí dejamos una serie de enlaces interesantes al respecto.

https://blog.uclm.es/albertonajera/2016/05/18/no-detectan-relacion-entre-el-cancer-y-el-movil-en-diario-sanitario/

http://radiandando.es/2017/12/31/declaracion-cientifica-internacional-de-madrid-dime-de-que-presumes-y-te-dire-de-lo-que-careces__trashed/

http://magonia.com/2013/08/14/lo-que-todo-periodista-deberia-tener-claro-al-hablar-del-peligro-de-las-ondas-de-telefonia-y-de-wi-fi/

JUANJO ANAYA Y LOS INCRÉDULOS PRESENTAN SU DISCO EN EL TEATRO DEL BARRIO

Juanjo Anaya, artista más que comprometido y solidario con las causas populares, junto a su grupo “Los Incrédulos” presentan en concierto su primer disco en el Teatro del Barrio el próximo día cinco de mayo a las 20 horas.

Tras una exitosa gira por Cuba dónde presentaron este disco, lo hacen ahora en el teatro del Barrio de Madrid. Quedan pocas entradas para este concierto pero aun pueden adquirirse online pinchando aquí o en el mismo teatro. En el concierto actuarán otros reconocidos artistas comprometidos y estará presentado y amenizado por el estimado cantautor José Mª Alfaya.

Federación de Republicanos estima, e invita, que a este concierto se le dé un amplio apoyo por parte de  todos los republicanos, personas progresistas, organizaciones y colectivos solidarios para dar visibilidad a la lucha de los artistas comprometidos con las causas populares, que actúan altruistamente, al margen de la industria discográfica impuesta, siempre que se les demanda.

¡Ellos siempre han estado con todos nosotros cuando les hemos necesitado, estemos con ellos ahora!

Difundamos este concierto y demosle todo nuestro agradecimiento por difundir la cultura popular.

Juanjo Anaya y Los Incrédulos presentan su disco en el Teatro del Barrio

ACTO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO “LA FLECHA QUE ME ASIGNÓ CUPIDO”, DEL AUTOR JOSÉ ANDRÉS ALVARO OCARIZ EN LA CASA DE LA LECTURA-BIBLIOTECA DE SEGOVIA.

 

ACTO MACHADO 1Ayer tuvo lugar en la Casa del libro de Segovia, la presentación del libro “La flecha que me asignó Cupido” cuyo autor es el escritor José Andrés Alvaro Ocariz. El mismo fue un sentido homenaje al ilustre poeta sevillano, uno de los máximos exponentes de la cultura de su época, el cual mostró un apoyo férreo hacia el régimen republicano desde antes de que se proclamara la II República hasta su último aliento de vida, tanto en sus escritos como en sus apariciones públicas. Y es que el autor de Campos de Castilla fue, durante toda su vida, un republicano convencido y militante, y creyó hasta el final en el poder emancipador que el sistema republicano tendría sobre la sociedad española.

ACTO MACHADO2

Para Antonio Machado el ideal republicano de “Libertad, igualdad, fraternidad”, no era sólo un conjunto de palabras hermosas. Para el gran poeta y dramaturgo andaluz esas palabras constituían un sistema de vida, y siempre demostró con absoluta coherencia que creía sinceramente en ellas. Machado, como otros muchos hombres y mujeres de la cultura de la época, pensaba que el republicano era el único sistema político capacitado para  levantar un mundo nuevo que se extendiera por toda España, y que trajera precisamente eso, la libertad para todos, la igualdad entre las gentes y la fraternidad entre las personas y los pueblos de España. Desgraciadamente, el fascismo,  acabó con todos esos sueños, no sólo los de Antonio Machado, sino los de toda una nación que anhelaba un horizonte de esperanza, donde el pan, la cultura y el bienestar no fueran algo exclusivo de los ricos, sino bienes universales.

ACTO MACHADO3

La grandeza de Antonio Machado reside no sólo en su obra, que es genial, como todo el mundo sabe. La auténtica grandeza de este hombre, consiste que a pesar de su posición privilegiada con la cual podía haber obtenido prebendas que, le hubieran permitido  escapar de España como lo hicieron otras personalidades importantes en aquellos momentos en que ya se veía claramente que la República estaba tocada y hundida, permaneció aquí, fiel a sus ideales, fiel al pueblo español en armas, con una fidelidad, fiel a todo su sistema de valores hasta el último instante, y salió del país de la misma manera en que lo hicieron miles de mujeres, de niños y niñas, de ancianos, como su propia madre, y de soldados derrotados con la moral por los suelos.

ACTO MACHADO4

La muerte le sorprendió, un sombrío veintidós de febrero de 1939, en un humilde hotel de una pequeña población del sur de Francia llamada Colliure, donde fue enterrado con los honores que le rindieron los milicianos republicanos. Allí, en Colliure, descansan para siempre los restos del poeta.

CUARTA PROYECCIÓN DEL VII CICLO DE CINE SOCIAL_SIN, ATADURAS.THIS IS ENGLAND

Durante 1983, y con el contexto de fondo del final de La guerra de las Malvinas, la vida del joven adolescente Shaun sufre profundos cambios cuando muere su padre en dicha guerra, y casi  al mismo tiempo  se muda con su madre a otra ciudad. Este proceso también supone una nueva etapa de adaptación, hasta que finalmente parece encontrar su sitio dentro de una pandilla de jóvenes skins; y lo que es más importante, llega a encontrar una madurez con la que poder desenvolverse en su difícil mundo.

CINE1

De esta manera, a través de sus ojos, el espectador va a ser testigo del inicio del cambio en la sociedad inglesa, sobre todo dentro de la working class, y de cómo la radicalización social comienza a ser un hecho evidente.

CINE3

La guerra en el caso británico, supuso un balón de oxígeno para el gobierno de Tatcher, pasando de encontrarse a punto del colapso, debido a la administración conservadora, a darle el respaldo en las urnas en las elecciones del año siguiente.

Los rasgos fundamentales de esta doctrina son una minimización del papel del estado a favor de la iniciativa privada en todos los ámbitos, dando lugar a un libre mercado muy agresivo y sólo regulado y controlado a través de una estricta política de control de la oferta monetaria, dejando desprotegido todo el ámbito social y afectando profundamente a la clase trabajadora.

CINE2

Esta doctrina posee una moralidad abrumadoramente conservadora en todas sus manifestaciones, siendo el precedente del nuevo neoliberalismo, corriente que afecta a gran parte de Europa.

Noelia Solís Olmos