CULTURA: PRESENTACIÓN DEL LIBRO: “EL MÉDICO DE LOS POBRES”

Se narra la vida de Cayetano Maldonado, un personaje de ficción inspirado en otro real y en los acontecimientos ocurridos entre la dictadura de Primo de Rivera y el final de la Guerra Civil.

El 15 de noviembre de 2017, presentación del libro: “El médico de los pobres”. Lugar: Centro Cultural Palmera-Montero. Hora: 19:00. Autor: Vladimir Merino Barrera

Malagueño de origen humilde y que gracias a su tesón y trabajo, conseguirá terminar sus estudios de medicina en Granada, haciendo posteriormente el doctorado en la universidad de Leipzig, Alemania. Allí sufrirá el primer choque con una realidad compleja y convulsa. Vivirá de cerca el alzamiento del nazismo, siendo imbuido por las ideas revolucionarias de sus compañeros de universidad

Con el tiempo hará realidad su principal proyecto sanitario, la inauguración en Málaga de un hospital, ubicado en las inmediaciones del barrio del Limonar. Por ello y principalmente por la forma de gestionarlo, entrará en continuo conflicto con los estamentos sanitario-económicos de la provincia.

La historia, salpicada de numerosos acontecimientos, absorberá al protagonista principal; rodeado a su vez de varios personajes que ayudarán a completar el relato y que junto al médico, también lucharán por abrirse camino en una provincia convulsa entre los intereses de una clase muy pudiente y una población empobrecida, con graves carencias alimentarias, de educación, sanitarias, etc…

 Finalizada la guerra civil, Cayetano será fusilado contra las tapias de la Alhambra. Sin embargo, y a pesar de los oscuros silencios, su recuerdo quedará ensalzado en los relatos de una anciana agradecida a quien muchos años antes, había ayudado a su madre a dar a luz y a ella a venir a este mundo.

COMIENZO DE LA NOVELA ó PRIMERAS LÍNEAS:

CAPÍTULO 1.-

Cayetano era más tozudo que una mula. Ya podías decirle que aflojara; si estaba convencido, si creía que su objetivo era posible, no había quién lo parara. Seguía, seguía, machacaba hasta límites agotadores y al final… conseguía su objetivo o lo perdía; si era lo segundo, no daba el brazo a torcer hasta el último momento, hasta ese instante en que todos sabemos que ya no hay nada que hacer y que es un sinsentido continuar. Pues bien, Cayetano siempre tenía guardado en la recámara algún disparo verbal y éste, sabía utilizarlo para limar en sus enemigos el placer de verlo derrotado.

—¡Orégano sea! —gustaba decir siempre que algo no salía bien o sus rivales ganaban la partida. Quería expresar que aun habiendo perdido no daba la derrota por definitiva, advirtiendo a sus adversarios que no debían olvidarle, que volvería. Y lo cierto es que tuvo que repetirlo en muchas ocasiones; especialmente los últimos años de su vida.

No puede saberse si también lo expresó en su acto final; tenía la cabeza cubierta con una sucia y negra capucha, solo se oían las órdenes del oficial dirigidas al pelotón de fusilamiento. Tras el ensordecedor trueno de los diez adiestrados máuseres y el tiro de gracia, el silencio ocupó la totalidad.

Era un atardecer soleado de primavera, de esos que se graban en la retina de los ojos cuando la luz rebota sobre las murallas rojizas de la Alhambra; en su cercanía, también sobre el Cerro de la Sabika, en un viejo paredón de una odiosa tapia, vecina y ajena a la belleza granadina y nazarí, el teniente Carmona con su Astra 300, empuñándola en su mano izquierda —era zurdo— reventó el cráneo de quien había sido llamado en Málaga El Médico de los Pobres. Acto a todas luces innecesario, dado el castigo corporal recibido con la descarga del pelotón de fusileros. Lo llamaba tiro de gracia y algo de eso tendría, porque se vio sonreír al teniente al apretar el gatillo.

Muchos dijeron que si el cielo existe, Cayetano fue directo. Muchos otros no pudieron ni siquiera pensarlo porque ya no eran de este mundo; habían adelantado al médico en ese viaje sin retorno. Abundaban los tiros de gracia, también las ráfagas indiscriminadas y los obuses bien dirigidos contra todo lo que se movía en su ciudad de acogida; esa ciudad que junto al resto de España, estalló en fuego y lágrimas. Fueron seis días de febrero los necesarios para que sus ciudadanos tuvieran que entregar las llaves por ser perdedores. Las entregaron al poderoso reino de la barbarie, dejando en la provincia un balance desequilibrado entre vencedores y vencidos; diez mil cadáveres de un lado y apenas un centenar —la mayoría italianos— del otro. Mientras sus soldados cantaban Faccetta Nera, un Mussolini pletórico saludaba efusivamente al General Gonzalo Queipo de Llano.

Cayetano nació en Teba, pequeña localidad malagueña del interior; corría el año 1897 y vino a este mundo en el seno de una familia sencilla pero orgullosa de sus ancestros; era poseedor de un primer apellido ilustre y libertador. Siempre alardeó de ser descendiente directo de Francisco Maldonado y por tanto, aunque muy lejano y con olvidadas raíces en Salamanca lugar originario del conocido comunero, él, también Maldonado, presumía de un currículum genealógico que decía, le venía de muy lejos; incluso mucho antes de la muerte de la última víctima de la Inquisición, aquella vieja que  en el año 1781 fue quemada por tener comercio carnal con el demonio y por conseguir que las gallinas pusieran huevos con profecías escritas en la cáscara.

Cayetano Maldonado de la Serna, terminado su bachiller y con la ilusión y energía que da la juventud, tiempo después fue a estudiar a Granada; su padre deseaba que dedicara sus esfuerzos universitarios para ser ingeniero.

—Usted, Padre, no debe obligarme a estudiar eso de la ingeniería; sabe que no me gusta, que lo mío es otra cosa —decía con convicción.

Él quería estudiar medicina y así fue. Terminó la carrera con notas sobresalientes; tanto que cinco años después de llegar a Granada, pudo cursar el doctorado en Alemania, en la universidad de Leipzig.

Perfeccionó rápidamente su dominio del idioma de acogida y en la universidad, un hervidero de antagonismos, fiel reflejo del país en esa época de la República de Weimar, hizo buenos amigos que influirían definitivamente en su futuro…

 

Anuncios

CULTURA: BALADAS DE UN PAÍS EN DESMEMORIA, DE CESAR ALFONSO VIÑAS

“La parte Primeros poemas de este libro son para mí solamente ejercicios de poesía. La lectura de Pessoa de la mano del poeta algecireño Antonio Lucena y el conocimiento personal de otros poetas de la Comarca del Campo de Gibraltar despertó en mí el interés por este género literario. Con respecto a la relación entre ciencias y poesía solamente he rescatado para este libro El dios animal de mi “ópera prima” Versos de Universo. Me he centrado en esta parte del libro en los poemas dedicados al grupo de rock Queen, son poemas que, junto a los de Pink Floyd de Juan Emilio Ríos, despertaron en el público del Ateneo de Algeciras y del Café Teatro un sentimiento de simpatía, por lo novedoso del tema, hacia la poesía.

La parte Poemas de transición me va gustando más. Poéticas me pareció un buen poemario y el cuaderno que cerraba la trilogía de Queen “Back to the light” (junto a la parte de Pink Floyd de Juan Emilio Ríos Vera) me indicaba que algo podría cambiar en mí como poeta. Me siento más cómodo con los poemas de la primera parte que he titulado como de “madurez”. Provienen de cuadernos como El Suave Eco de la Poesía, Afrontando el aguacero y el inédito Puente hacia la Libertad. Son poemas de alguien que escribe ya directamente sobre la realidad, de denuncia social y política; y no se esconde detrás de la metapoesía, teorías del conocimiento, grandes autores de la literatura ni corrientes poéticas.”

  • Nº de páginas: 108
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: SELEER
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788494665448

Cultura: BALADAS DE UN PAÍS EN DESMEMORIA, de CESAR ALFONSO VIÑAS

Un congreso de arqueología militar catalogará vestigios del frente de La Granja

Reventon

El salón de plenos del Real Sitio de San Ildefonso acogerá, los días 27 y 28 de octubre, un congreso de arqueología de los campos de batalla. Con la subvención del ministerio de Defensa y bajo la organización de la Facultad de Humanidades, CIGCE y la UNED, expertos debatirán las nuevas tecnologías en la investigación de la Guerra Civil y también desarrollarán actividades de campo, como la catalogación de los restos del campo de batalla de 1937-1938 en las cotas del puerto del Reventón al puerto del Nevero. La actividad se llevará a cabo el 7 de octubre, de 10 a 16 horas.

El congreso será retransmitido gratuitamente a través de streaming.

Fuente:

http://www.acueducto2.com/un-congreso-de-arqueologia-militar-catalogara-vestigios-del-frente-de-la-granja/55557

Las canciones de la retirada

Los hermanos Luisa y Cuco Pérez rescatan, interpretan y editan por primera vez la música que acompañó a los cientos de miles de refugiados españoles que, una vez derrotada la II República, se marcharon a Francia para vivir un calvario de hambre, soledad y campos de concentración.

CUCO1

(FOTO CEDIDA POR CUCO PEREZ)

Más allá de los libros, la vida se cuenta a partir de los testimonios en primera persona de los pueblos y sus gentes. La voz de Luisa Pérez, exiliada con su familia a campos de refugiados y concentración franceses en 1939, cuando contaba tan sólo con siete años, nos la traen sus hijos, sí, pero de una singular manera: a través de las canciones que acompañaron a ese cerca de medio millón de españoles que se vieron obligados a huir de sus hogares, convertidos en paredones franquistas. Aquellas melodías han sido rescatadas y recuperadas ahora por Luisa y Cuco Pérez en el emocionante libro-disco Allez, Allez…!, recopilación de temas que han sobrevivido de generación en generación oralmente, abandonadas en un rincón vergonzoso de la historia reciente de nuestro país, todavía con restos de sangre y lágrimas.

Luisa Pérez malvivió durante cuatro años en distintos campos de concentración franceses junto a sus padres y su tío, abandonados a una suerte que no tenía Dios. Bueno, no tenía piedad, pues las condiciones en aquellos campamentos eran infrahumanas. Sólo había arena y sal. “Hasta hubo quien tuvo que empeñar sus contados anillos o collares por hacer sus necesidades con cierta intimidad y… dignidad”, comenta avergonzado Cuco. Aquellos centros del horror estaban custodiados por franceses y soldados senegaleses y poco se ha avanzado si los comparamos con los actuales avatares de los miles de refugiados que hoy, como ayer, buscan, no ya un futuro, sino un refugio donde poder calentar apenas su esperanza.

Luisa y Cuco Pérez siempre oyeron en su casa aquellas coplas que fueron banda sonora de la llamada “retirada” en las postrimerías de la Guerra Civil. Algunas de ellas eran melodías populares más o menos conocidas a las que acabaron dando nueva letras, caso de La cucaracha o la más internacional y conocida, El tango de Argelés, inspirada en el tango Esta noche me emborracho, que popularizara Carlos Gardel. Otras canciones que los dos hermanos han recuperado y ahora se publican por vez inédita son Somos los tristes refugiadosBourg Madame o la escrita por su abuelo, amigo de Machado, en el campo de Rivesaltes, Cuando a Francia yo a pie me dirigí, entre otras muchas más. En estas piezas se refleja no sólo el dolor vivido, sino también el humor con el que aquellos refugiados españoles se enfrentaban a su desgracia para poder sobrevivir.

CUCO2

(FOTO CEDIDA POR CUCO PEREZ)

“Las letras, en su mayoría”, comentan, “fueron compuestas sobre melodías populares ya existentes antes del comienzo de la retirada”. “Hemos encontrado coplas, pasajes de zarzuelas, tangos o habaneras anteriores a la contienda, aunque hubo algunas composiciones con música original que también hemos podido rescatar”.

Todo ello queda dramáticamente plasmado en el mencionado libro-disco Allez, Allez…!, que siempre estuvo en la memoria y el corazón de los Pérez. Tanto es así que antes de fallecer, Luisa Pérez viajó con sus hijos al sur de Francia en 2003 más que para revivir, para salvar del olvido aquella trágica experiencia. Al volver a pisar aquel suelo, los Pérez se sorprendieron al comprobar que aquellas canciones que todavía latían en la memoria de la madre, “seguían ahí, frágiles y lejanas, como una fosa común que oculta y conserva ese pasado, esperando otra luz, otros oídos que las rescatasen”, como bien firma en el prólogo del libro-disco Emilio Silva Barrera, miembro de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Todos ellos se reencontraron con ese legado dormido, pero todavía doliente, en otras voces, las de algunos ciudadanos franceses protagonistas de aquella pesadilla y las de algunos refugiados españoles que fijaron allí su residencia.

“Era sorprendente cómo mi madre se acordaba de los lugares con todo tipo de detalles, dónde dormían, dónde estaban las letrinas, dónde se reunían y cantaban… Comprobamos el sorprendente GPS que era la memoria de nuestra madre… Hay cosas de la infancia que se recuerdan con mayor nitidez que los acontecimientos más recientes”, afirman el acordeonista Cuco y la actriz y cantante Luisa Pérez. Su madre estuvo en distintos campos del centro y el sur de Francia: Argelés, Buzançais, La Billarderie, Le Bouchet, Récébédou o Rivasaltes, donde más tiempo permaneció.

CUCO3

(FOTO CEDIDA POR CUCO PEREZ)

El estallido de la II Guerra Mundial y las noticias de los campos de exterminio nazi motivaron a los Pérez su regreso a España, arriesgando nuevamente sus vidas. “En Francia pasaron un hambre y un frío terribles y cuando volvieron a sus pueblos hubieron de sufrir todo tipo de maltratos y vejaciones. A mi madre le apodaron Luisa la Francesita, de manera despectiva, un eufemismo para no decirle roja», prosiguen los hermanos. A su abuelo, maestro de profesión, le impidieron de manera indefinida ejercer la docencia”.

Allez, Allez…!, que era el grito de quienes custodiaban a estos refugiados españoles y más adelante a gitanos y judíos, está construido sobre las canciones de una memoria insobornable, revitalizada a partir de un montón de entrevistas y testimonios, y la investigación de numerosa documentación bibliográfica y audiovisual. Hasta ahora ese cancionero había permanecido en las voces y el recuerdo de quienes sufrieron aquella herida y sus familiares, por lo que la edición y publicación de este libro-disco salda de alguna manera la injusticia de su abandono. El trabajo ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Segovia, la Asociación María Zambrano y Machado Constelación 2019.

“Queremos que sea un homenaje a quienes transportaron estas canciones a lo largo del tiempo y del espacio, a quienes no las olvidaron, a quienes las cantaron entre nubes y chinches, después de dormir sobre la dura, húmeda y fría arena de una playa. Su música, su voz, es un deber que tenemos para no olvidar jamás lo que ocurre a la humanidad cuando alguien quiere apagarnos para siempre el sol de la infancia”. Luisa Pérez, fallecida hace cinco años en Segovia, no ha podido ver la luz discográfica de este álbum, pero estará sonriendo más que nadie allá dónde esté.

Fuente:

http://www.elmundo.es/cultura/2017/08/30/59a5a467268e3e9d768b4660.html

DOCUMENTAL SOBRE BERTOLT BRECHT EN EL 61 ANIVERSARIO DE SU MUERTE

Documental sobre el dramaturgo alemán Bertolt Brecht, transmitido por el canal alemán Deutsche Welle.

El 14 de agosto de 1956 falleció de un infarto al corazón el escritor Bertolt Brecht. “Cambia el mundo, lo necesita”, exigía el poeta y dramaturgo. Hoy, la obra de Brecht no ha perdido vigencia. Según las estadísticas, Brecht es después de Shakespeare y los Hermanos Grimm el autor cuya obra ha sido más veces representada en el teatro alemán.

Lectura obligada para muchos, el autor no sólo fue un poeta excelente sino también un autor teatral de alto contenido político, como demuestran la antibelicista, “Madre coraje y sus hijos”, la anticapitalista “Opera de los tres centavos”, o la obra antihitleriana “La resistible ascensión de Arturo Ui”.

Forja de un rebelde

Nacido el día 10 de febrero de 1898 en Augsburgo, la de Brecht es una de esas vidas de las que se podrían escribir muchas biografías: varios matrimonios, muchas amantes, y también un sinfín de exilios.

A los 19 años publicó su primer libro de poemas “Devocionario Poético” y en 1928 estrenó la “Ópera de los tres centavos” que le catapultó a la fama mundial. Posteriormente, su carrera se vio truncada durante el régimen nazi, donde algunas de sus obras que terminaron alimentando el fuego de la quema de libros.

A partir de ahí, su vida fue un largo peregrinar de exilio en exilio como tantos otros intelectuales pasando por Viena, Zurich o Dinamarca. A su paso por EEUU, terminó obligado a declarar en el Comité de Actividades Antiestadounidenses, y tuvo que escapar de nuevo a Suiza condenado al ostracismo.

La revolución del teatro

De vuelta en su Alemania natal, esta vez dividida después de la guerra, fundó junto a su compañera Helene Weigel el Berliner Ensemble. Pero pese al reconocimiento, Brecht nunca fue un personaje cómodo para la autoridad. Ni siquiera para el régimen de la Alemania comunista que en principio lo adoptó como el intelectual que encarnaba los ideales revolucionarios. En su última época sufrió problemas con la burocracia comunista que incluso le prohibió representar algunas de sus obras.

Siempre poeta del proletariado, la preocupación por la justicia fue tema central en toda su obra. Pero sobre todo notoria fue su concepción del teatro conocida como “teatro épico”.

Contra la forma tradicional, Brecht prefería una forma narrativa libre con mecanismos que evitaban que el espectador se identificara con la escena. Brecht trataba esta “distanciación” como un elemento esencial para el proceso de aprendizaje del público evitando una respuesta emocional y obligándolo a pensar.

Tras su muerte, su concepción teatral y sus obras dieron la vuelta al mundo y fueron representadas en las más diversas culturas teatrales. Incluso “La opera de los tres peniques” fue adaptada por el premio Nobel de literatura nigeriano Wole Soyinka para retratar la sociedad rica en petróleo y el gobierno militar de su país en ese momento. Y todavía 50 años después, el poeta sigue con su función… Cambiar el mundo.

Fuente: Deutsche Welle

LAVABOS DE PEDESTAL Y LOCIÓN “TABÚ”: LOS EXCÉNTRICOS LUJOS DE FRANCO EN BILBAO

La visita realizada por el dictador en junio de 1939 para celebrar el segundo aniversario de la “liberación” de esta ciudad motivó todo tipo de compras. Público ha accedido a varias facturas que permiten conocer los gustos excéntricos del dictador… y el primer pufo del régimen.

Puedes seguir leyendo el resto de la entrada en la dirección que figura más abajo.

descarga

Lavabos de pedestal y loción “Tabú”: los excéntricos lujos de Franco en Bilbao

CULTURA/ MANUEL DELGADO: “EL ‘CIUDADANISMO’ HA DEJADO DE HABLAR DE MILITANCIA Y LUCHA DE CLASES”

09_01_ciudadanismo

Tahrir (El Cairo), la Puerta del Sol (Madrid), Habima (Tel Aviv), Taksim (Estambul), Zuccotti Park (Chicago), Causeway Bay (Hong Kong)… La indignación a partir de 2010 convirtió las plazas en sujetos de la política, o quizá de la llamada postpolítica, que aspira a superar la lucha de clases y la tradicional fractura entre derecha e izquierda por los nuevos lenguajes. En este escenario el antropólogo Manuel Delgado sitúa el “ciudadanismo”, que con sus novedades y actualizaciones remite en el fondo al viejo republicanismo que, entre otros, restauraron el politólogo irlandés Philip Pettit y la filósofa belga Chantal Mouffe.

Puedes seguir leyendo el resto de la entrada en el siguiente enlace: https://federacion.republicanos.info/2017/07/09/cultura-manuel-delgado-el-ciudadanismo-ha-dejado-de-hablar-de-militancia-y-lucha-de-clases/