Carta abierta al presidente del Senado ante el Valle de los Caídos. Cristina Fallarás

28sm042

Sr. Pío García Escudero, presidente del Senado de España:

Me dirijo a usted sin tener en cuenta el partido al que representa ni mis consideraciones políticas sobre el mismo o sobre ninguna otra fuerza política.

Me dirijo a usted en tanto en cuanto representante de la Cámara Alta española y lo hago como ciudadana y madre de una hija y un hijo a los que deseo un futuro culto, honesto y democrático.

Tras conocer la negativa del prior que regenta el denominado Valle de los Caídos a comparecer en el Senado de España, tal como dicha cámara le había solicitado, hemos sabido que una delegación de senadores se trasladará hasta el mausoleo donde descansan los restos del dictador Francisco Franco y del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, para atender a las razones del actual prior, el hombre llamado Santiago Cantera.

La situación actual va más allá de que el prior se haya negado a cumplir las sentencias judiciales que le obligan a permitir la exhumación de algunos restos allí alojados. Se trata de nuestra democracia, señor presidente del Senado: Nuestra Democracia. O sea, el hecho de que el prior decida por su cuenta que, en lugar de dar explicaciones ante el Senado, sea el Senado quien se traslade hasta el denominado Valle de los Caídos. Se trata de un acto que no debe de ninguna manera producirse en nuestra ya muy maltratada Democracia.

¿Por qué? Porque en el caso de trasladarse ustedes hasta allí estarían rindiendo cuentas ante la representación y los restos de un dictador, en lugar de hacerlo ante la representación de los ciudadanos.

Si los senadores del Reino de España se desplazan hasta el lugar del dictador –lugar de vergüenza y oprobio–, quedará en evidencia a quién debemos obediencia, más de cuatro décadas después de aquello que llamamos Transición.

Escúcheme, Pío García Escudero: dicha claudicación, dicha pleitesía ante el señor del dolor y la represión, representaría una escenificación de hasta qué punto esto que llamamos Democracia española está penetrada por los sucesores del represor. Y hasta qué punto le representa a él en lugar de a los ciudadanos.

Apelo a usted como autoridad, más allá de todo lo que nos separa, para que impida que tal acto de barbarie tenga lugar, y con él, destrocemos la esperanza de que mis hijos, los suyos, nuestros hijos, disfruten de un futuro democrático, libre de la tiranía que el prior representa y ante la que ustedes amenazan con arrodillarse.

Apelo también a todos los partidos políticos que han decidido sumarse a la comitiva. E insto a todos los participantes a desistir, dado que tal acto significaría una brecha en el futuro a la vez que una evidencia irremediable de las servidumbres del presente.

Atentamente

Cristina Fallarás

Escritora y periodista

Anuncios