POR UN 15M REVOLUCIONARIO, POR J.P. GALINDO

El 15M, como fenómeno social, no tuvo nada de revolucionario. Ya es hora de que se abandone esa fábula que parece que algunos (sus razones tendrán para ello) quieren imponer repitiéndola  una y otra vez. El 15M fue una protesta, masiva sí, pero una protesta más, de contenido reformista, como tantas otras, que a lo máximo que aspiró fue a exponer una serie de reivindicaciones que ponían de manifiesto el desencuentro formal entre gobernantes y gobernados llevado hasta el extremo soportable por la mayoría.

Por un 15M revolucionario, por J.P. Galindo

Anuncios