Comunicado de la Asamblea Ciudadana Pro-referéndum de Segovia: Ante la celebración del 6 de diciembre

El 6 de diciembre de 1978 se ratificaba en referéndum la Constitución monárquica. Sin embargo con la misma no se produjo ningún cambio sustancial en muchos aspectos de la vida diaria de los españoles, y los cambios a mejor, en todos los órdenes, fueron obra de la lucha obrera y de la presión popular. El monarca heredero del dictador siguió siendo Jefe del Estado y se mantuvieron las estructuras de la Administración franquista. Los mismos poderes económicos y financieros, que medraron bajo el franquismo, siguieron haciendo sustanciosos negocios con la nueva Administración. Eso fue en esencia la llamada “Transición” siendo parte fundamental de la misma la Constitución del 78. En suma, tenemos una democracia de baja intensidad y controlada por la oligarquía empresarial y financiera a quien ampara las instituciones del Estado monárquico.

Después de cuarenta años las cosas no han ido a mejor sino a peor: “De aquellos polvos, estos lodos”. De aquella “Transición” este empeoramiento de las condiciones de vida de las clases trabajadoras, esta pérdida de derechos sociales y políticos, esta corrupción. Una corrupción que es sistémica y obedece a la escasa democracia existente; a que el poder está en manos de una ínfima minoría social, en endogamia con partidos e instituciones del régimen, que hace y deshace a su antojo; a la herencia del franquismo de unas formas de hacer política donde el compadreo, el amiguismo y el clientelismo son el código genético de la Monarquía Parlamentaria que consagró la Constitución del 78. Una constitución que es papel mojado. Son sus máximos valedores quienes han roto el pacto constitucional cuando aprobaron, por su cuenta y riesgo, el artículo 135, sin consultar siquiera con quien debe tomar esa decisión, el pueblo soberano.

La oligarquía, ante una situación de crisis económica, social y política sin precedentes, pretende, siguiendo la máxima de Lampedusa, cambiar algo para dejarlo todo igual. A eso obedece el cambio de monarca; en esa tarea están sus agentes políticos. Sin embargo, es tiempo de mudar completamente un sistema que está podrido. Es la hora del pueblo, es la hora de tomar el destino en nuestras manos. Por eso somos conscientes que sólo habrá futuro para nuestros hijos, para nuestros jóvenes, para nuestro pueblo, un porvenir halagüeño, si se da una verdadera ruptura democrática. Por todo ello es necesario la unidad de la izquierda que, bajo un verdadero programa rupturista, articule la unidad popular, que deje a un lado los cantos de sirena y llame a las cosas por su nombre sin confundir y llevar a la frustración una vez más al pueblo. La única salida es la República. Como bien dijo Azaña, «La libertad no hace felices a los hombres; los hace simplemente hombres».

Es por ello que desde está Asamblea pro Referéndum de Segovia, exigimos un verdadero proceso constituyente que acabe con esta situación de oprobio en la que nos encontramos.

¡POR UN REFERENDUM REPÚBLICA O MONARQUÍA! ¡NO A LA CONSTITUCIÓN DEL 78! ¡POR LA RUPTURA CON EL RÉGIMEN MONÁRQUICO! ¡POR LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA Y LA UNIDAD POPULAR HACIA LA III REPÚBLICA!

Segovia, 3 de diciembre de 2014

Anuncios