6D: POR LA III REPÚBLICA, NO A LA CONSTITUCIÓN MONÁRQUICA

Llevan 36 años diciéndonos que la Constitución del 78 es neutral… aunque reconoce la economía de libre mercado, el capitalismo y todas sus formas de explotación.

Llevan 36 años diciéndonos que los Jueces son independientes aunque la constitución reconoce que la justicia se administra en nombre del rey por jueces y magistrados inamovibles.

Llevan 36 años diciéndonos que el ejército es democrático, aunque la constitución reconozca la jurisdicción militar, la pena de muerte en las leyes penales militares, la prohibición de sindicación para los integrantes del ejército….

Llevan 36 años diciéndonos que esto es un estado aconfesional aunque la constitución hace una mención especial a la Iglesia católica: “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Y, en nombre de la “libertad de enseñanza” la Iglesia consigue que se reconozca la educación privada, en la que tenía y tiene una posición dominante y es su fuente principal de financiación, así como que esta enseñanza sea subvencionada.

Llevan 36 años diciéndonos que la soberanía reside en el pueblo, aunque en 15 días aprueban la reforma del articulo 135 de la Constitución o nos cambian de rey sin consultar con el pueblo.

Llevan 36 años diciéndonos que la monarquía es parlamentaria, aunque sea hereditaria, y que el Rey es una figura “decorativa”, es decir, inofensivo políticamente, aunque la constitución le otorga el poder de convocar o disolver el parlamento, convocar elecciones o referéndum, nombrar o cesar al presidente de gobierno y a los ministros, promulgar leyes y declarar la guerra

Llevan 36 años diciéndonos lo contrario de lo que es; nos dicen que esto es una democracia, y no lo es.

Y ahora que se desmorona la estructura que la gran burguesía montó hace 36 años, esta clase dirigente mentirosa, sigue buscando disfraces y engaños para mantener el control de la sociedad con la inestimable e insustituible colaboración de los partidos del régimen y de los que aspirar a serlo.

Por eso, hoy, otra vez más, levantamos la bandera de la libertad: la republicana, para que la lucha por la democracia, la ruptura con el régimen monárquico y la III República, sea la lucha de todos los trabajadores y trabajadoras de nuestros pueblos, golpeados con fuerza por la crisis.

NO A LA CONSTITUCION MONARQUICA
POR LA RUPTURA CON EL REGIMEN
POR LA III REPUBLICA

Anuncios