1º de Mayo: Unidad de la izquierda para romper con el régimen

El 1º de Mayo es un día de fiesta en el que la clase obrera expresa la conexión internacional de su lucha por la emancipación. Es también una jornada en la que debemos recapitular sobre los objetivos y necesidades políticas de nuestra clase, más aún cuando hacemos frente, desde hace años, a una ofensiva brutal del capital imperialista que amenaza nuestras conquistas y nos arrastra hacia la barbarie de la explotación en sus formas más cruentas.

En todo el mundo crecen las señales de peligro: las potencias imperialistas se enredan, y nos enredan, en continuos conflictos; las declaraciones belicistas se generalizan; azuzan a las fuerzas fascistas, que extienden su mensaje xenófobo, militarista y reaccionario. El capital imperialista habla de democracia, libertad y paz, al tiempo que niega derechos, recorta conquistas sociales y se prepara para la guerra.

En nuestro país, llevamos meses de constante y generalizada movilización que ha conseguido, es cierto, acercar a la lucha a los más amplios sectores populares y limitar alguno de los recortes más duros; pero no recuperar la iniciativa, que sigue en manos de la derecha envalentonada. Hace tiempo que empezamos un periodo político trascendental, en el que el régimen monárquico que nos impuso el franquismo, y que aceptó la izquierda institucional, se descompone a ojos vista, igual que las fuerzas políticas que lo han sustentado. Un periodo en el que es posible sentar las bases de un nuevo marco verdaderamente democrático y de progreso que dé perspectivas de victoria a la movilización social.

Sin embargo, tras dos años de un gobierno Rajoy que, presionado por la movilización popular, actúa cada vez más con formas tiránicas que bordean el fascismo, los dirigentes de los dos grandes sindicatos, Toxo y Méndez, se acaban de comprometer nuevamente, de forma irresponsable, en garantizar la paz social. Y lo han hecho cuatro días antes del 22M, en el que cientos de miles de trabajadores expresaron su disposición a la lucha, en una de las mayores manifestaciones de dignidad y rebeldía.

Por otra parte, cuando más rotundo es el clamor por la unidad y por la ruptura, la izquierda se presenta a la próxima cita electoral más dividida y dispersa. Unos, manteniendo los mismos dirigentes oportunistas que la han enlodado hasta ahora en la política de consenso y compromiso con el sistema; otros, poniendo en cuestión la necesidad prioritaria de luchar organizadamente y con claros objetivos de clase, y negando el carácter político de la lucha social.

En la Guerra entablada entre el proletariado y el capital imperialista no cabe esperar treguas. Por separado somos débiles. Necesitamos aunar con otros sectores nuestro esfuerzo en la defensa de las conquistas sociales y democráticas, frente al enemigo común: la minoría oligárquica que controla los resortes políticos, las instituciones y el régimen que le da cobertura. Pero la unidad no es “neutra”; debe darse para recuperar los objetivos políticos y de emancipación a los que renunció una parte de los dirigentes de izquierda, que se empeñan en mantener el control de las organizaciones.

De igual forma, no basta con defender un programa de medidas concretas, cuya aplicación sabemos que solo es posible si encaramos el problema desde su raíz: la ausencia de un verdadero marco democrático. Lucha sindical y política, reivindicación social y democrática, van indisolublemente juntas.

Los meses venideros van a ser trascendentales para los trabajadores. Es posible y necesario avanzar hacia la unidad de la izquierda por la ruptura; pero, si no se hace esto, también es posible que el ejemplo de movilización de estos años termine traduciéndose en frustración y reforzando, por lo tanto, a la derecha envalentonada.

No debemos desperdiciar más posibilidades, y para ello debemos abrir una lucha sin concesiones por la unidad y contra los dirigentes y las corrientes que se oponen a ella o pretenden limitarla. Esta es la principal conclusión que se plantea ante nuestra clase este Primero de Mayo.

¡¡¡POR LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA!!!

¡¡¡POR LA REPÚBLICA POPULAR Y FEDERATIVA!!!

¡¡¡POR EL SOCIALISMO!!!

¡¡¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!!!

Anuncios