MANIFIESTO LEIDO EL 23 DE NOVIEMBRE EN LA MANIFESTACION DE SEGOVIA CONVOCADA POR LA PLATAFORMA UNITARIA CONTRA LA CRISIS – CUMBRE SOCIAL DE SEGOVIA

Segovia, sábado 23 de noviembre.
Pese a los cantos de sirena sobre la incipiente recuperación económica y el insistente mensaje de distintos dirigentes políticos y empresariales, del ámbito nacional e internacional, proclamando que las políticas de austeridad empiezan a dar sus frutos, la realidad es que los ciudadanos de a pie no percibimos ningún atisbo de mejora sino, al contrario, el estancamiento de la situación.
Es por esto que los segovianos y segovianas, hartos de las mentiras y los engaños de estos parásitos y patriotas de opereta, nos movilizamos contra unas políticas injustas y que nos llevan sino les paramos los pies a tiempo a las épocas mas oscuras de nuestra historia. Es por ello que nos oponemos con rotundidad a las políticas de austeridad impuestas por la UE, y asumidas con verdadero entusiasmo por el Gobierno de España y respaldada por el ejecutivo de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, recortes que están generando más paro, más pobreza y más desigualdad.
En España, todavía hay cerca de 6 millones de desempleados, más de la mitad jóvenes y en nuestra Comunidad Autónoma, la cifra se acerca peligrosamente a los 250.000 parados; Por culpa de la Reforma Laboral se está precarizando aún más el mercado de trabajo, sustituyendo empleo indefinido por temporal. Pero mientras tanto las cuentas de los mismos de siempre, los grandes empresarios, los banqueros y demás estafadores aumentan groseramente. Haciendo de las desgracias de las personas, su negocio y su forma de vida. Todo ello trae como consecuencia que aumente de forma alarmante el número de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza.
El Gobierno del Partido Popular presidido por Mariano Rajoy, está utilizando la crisis económica para aplicar una política neoliberal a ultranza que no le es ajena y que además rige el destino de buena parte de la Unión Europea. Una política que antepone el interés privado al interés general, y que incrementa las desigualdades y abandona a los ciudadanos a su suerte. Y, frente a esta situación no cabe la resignación. Resignarse es suicidarse. Por todo ello debemos luchar, pero no cada uno por su cuenta, sino unidos, y con objetivos claros, sino lo hacemos así, seremos presa fácil de este Gobierno.
El Gobierno, por su parte, refugiado en una mayoría absoluta conseguida con falsas promesas electorales, sigue sin escuchar, y sin querer ver las consecuencias de unas políticas injustas que pretenden quebrar la solidaridad y la igualdad.
Otro ejemplo de esta política que ataca sin contemplación alguno los derechos laborales y sociales fundamentales de cualquier sociedad civilizada es la Reforma de las Pensiones, que el Gobierno de Mariano Rajoy quiere imponer de manera unilateral y que rompe la última promesa electoral del programa con el que accedió al poder.
Esta reforma, que merma el poder adquisitivo de los pensionistas presentes y futuros tiene una doble vía de recorte: por un lado el llamado ‘Índice de Revalorización’, que viene a desvincular la actualización automática de las pensiones al IPC, utilizando la esperanza de vida a los 67 años para calcular la pensión inicial de quien se jubila. El Gobierno parece querer decir que debemos morirnos antes para no molestar y gastar. Pues ni una cosa ni otra entra en nuestros planes, no nos rendiremos ante la desvergüenza de estos mentirosos y estafadores.
Por eso pedimos la retirada de esta reforma de las pensiones porque es injusta y porque solo responde a los intereses de los grupos económicos y financieros. Exigimos la retirada de la reforma de la Administración Local porque recortando derechos y servicios públicos se está atentando contra la inmensa mayoría de la sociedad y la calidad de la democracia. Si bien, el Gobierno se escuda en su mayoría absoluta para continuar adelante con estos atropellos sociales.
No contentos con estos ataques sociales, económicos y laborales se proponen secuestrar los derechos ciudadanos, para ello quieren aprobar una Ley de Seguridad Ciudadana que restringe de forma brutal los derechos de manifestación y de reunión, como en los mejores tiempo del franquismo, de lo anteriormente dicho, entendemos un poco en Segovia, donde varios ciudadanos por manifestarse de forma pacifica han sido sancionados por la administración de forma desmesurada, pero que sepan que estas restricciones no nos van a parar en nuestras reivindicaciones. Pero también pretenden recortar los derechos de huelga, a petición de la ilustre alcaldesa de Madrid. Ante estas medidas no cabe nada más que una respuesta contundente y masiva.
No vale la resignación, ni siquiera el silencio, porque de todo se intenta adueñar este Gobierno cuando apela a “las mayorías silenciosas”.
No queremos un país resignado, donde prevalezca un único pensamiento, el de los poderosos, donde prime el individualismo frente al bien colectivo. Queremos un país de todos y para todos, donde las personas estén en el centro de todas las políticas.
Así, este sábado 23 de noviembre, en el marco de una gran movilización de ámbito nacional y europeo, nos movilizamos junto a miles de ciudadanas y ciudadanos por nuestros derechos, en defensa de lo público, de las pensiones, de las personas. Así, hemos salido, una vez más, a la calle para exigir otra política, porque hay alternativas para una salida más justa de la crisis.

Por unos Presupuestos justos y solidarios.

Por unas Pensiones dignas, no a la caridad.

Por una Administración Local al servicio de los ciudadanos.

Por un trabajo justo y con derechos.

Gobierno Dimisión

Anuncios