La marea verde agita Segovia

El Adelantado de Segovia

La marea verde, movimiento de protesta contra los recortes en Educación, agitó ayer la vida de la capital y de varias localidades de la provincia, con una sucesión de paros, manifestaciones y concentraciones multitudinarias que traslucen la resistencia de la comunidad educativa a aceptar la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) impulsada por el ministro José Ignacio Wert.

Más de un millar de personas manifestaron a media mañana en el Azoguejo su rechazo a la reforma educativa, la subida de las tasas universitarias y los recortes de las becas. La cifra de participantes se disparó en la multitudinaria manifestación de la noche, una de las más numerosas que ha vivido la ciudad dentro del sector educativo.

Las protestas reunieron a alumnos y profesores de distintos niveles educativos, así como a padres de estudiantes y a muchos otros ciudadanos que se sumaron a los actos reivindicativos que se organizaron en Segovia para reforzar el eco de la jornada de huelga general convocada por Plataforma Estatal de la Escuela Pública.

Los sindicatos CCOO y UGT situaron en un 70 por ciento el seguimiento de la huelga entre los estudiantes y en un 50 por ciento entre los docentes, siempre haciendo referencia a centros públicos ya que no disponen de datos de la concertada. Estas estimaciones se acercan a los primeros datos que recogió la Plataforma por una Escuela Pública, Laica y Gratuita en Segovia, pero se distancian de las informaciones ofrecidas por la Consejería de Educación. Según la Administración un total de 2.374 estudiantes de 3º y 4º de ESO, Bachillerato, Ciclos Formativos, Educación de Adultos y Régimen Especial comunicaron su intención de hacer huelga ayer, tal y como les ampara la Ley y que están obligados a comunicar al centro para que su ausencia no les compute como falta a clase. La participación en estos niveles se situó en un 19 por ciento, si bien hay que tener en cuenta que otros 4.387 alumnos no acudieron a clase. En este grupo entran los estudiantes de Educación Infantil y Primaria, así como los de 1º y 2º de Educación Secundaria cuya ausencia computa como una falta, sea por la causa que sea ya que no queda especificada. La incidencia de la huelga entre el profesorado no universitario ha sido de 21,62 por ciento, según la Junta de Castilla y León.

Los representantes de la Plataforma por una Escuela Pública, Laica y Gratuita en Segovia, —formada por 14 colectivos entre sindicatos, asociaciones de padres, organizaciones de estudiantes, partidos políticos y foros sociales—, calificaron como un éxito la respuesta alcanzada en la jornada de huelga y destacaron la implicación de padres, alumnos y profesores. Belén Calvo, como portavoz del colectivo, resaltó la respuesta de las familias que cada vez en mayor número deciden no llevar a sus hijos a clase para sumarse así a la huelga. “Está sorprendiendo la respuesta en Educación Infantil y Primaria donde hoy (ayer para el lector) se han visto aulas prácticamente vacías”, comentó Belén Calvo.

Los sindicatos elogiaron la concienciación de los estudiantes que “no se dejan engañar con anuncios de brotes verdes” y responden a la reforma educativa que “es un ataque a las generaciones futuras y al sistema educativo público”, según señalaron Óscar Sancho y Nicolás Gamide, secretarios generales de las federaciones de enseñanza de CCOO y UGTde Segovia.

El decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación, Agustín García Matilla, criticó “la falta de capacidad negociadora del Ministerio de Educación” a la hora de sacar adelante la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa. “No se ha escuchado a los docentes”, lo que pone de relieve “la falta de sensibilidad y de educación del ministerio”, añadió García Matilla

Durante todo el día, la ciudad dio muestras de estar viviendo una jornada lectiva diferente. Niños por las calles en horario de clase, aulas vacías en el campus, presencia de ciudadanos vestidos con camisetas verdes en cualquier rincón de la ciudad, ruidos atenuados en las proximidades de los colegios a la hora del recreo…Hubo otros signos, de autoría incierta, como la aparición de pintadas en centros educativos y cerraduras selladas con silicona.

La jornada reivindicativa que comenzó sobre las ocho de la mañana con la reunión de los estudiantes que realizaron piquetes informativos, culminó con una multitudinaria manifestación en la que se dieron cita unas 4.000 personas a pesar de la lluvia. La ‘marea verde’ fue creciendo de forma desbordante desde la Plaza de José Zorrilla hasta la Plaza Mayor donde concluyó con gritos en defensa de la educación pública y la peticición de dimisión del ministro Wert.

Anuncios