Manipulaciones por hectáreas

Les presento a Ladislao Martínez, uno de los promotores del referéndum popular que ayer se organizó en Madrid contra la privatización del Canal de Isabel IISegún el diario El Mundo, Ladislao es un “terrateniente” con “millonarias propiedades”, un “anticapitalista de mercedes y cubertería de plata” que “tiene fincas del tamaño de 15 Bernabéus” y un piso “en Chamberí pagado al contado”, “muy cerca del exclusivo Paseo de la Castellana”.

No caben más mentiras en menos líneas.

El “anticapitalista de mercedes” ni siquiera tiene coche, tampoco carné de conducir. El millonario “de cubertería de plata” no vive de las rentas de sus tierras: trabaja como profesor en el Instituto Villa de Vallecas desde hace 18 años. Su piso “en Chamberí” en realidad está en el distrito de Tetuán, en el barrio de Estrecho, más cerca de la calle Bravo Murillo que del “exclusivo Paseo de la Castellana” y en un edificio de 50 años de antigüedad. Lo compró sin hipoteca, después de vender el anterior piso en el que vivía, con la ayuda de la herencia que le dejó su madre al morir.

Llamar terrateniente a Ladislao Martínez es todavía más tramposo que convertir el barrio de Estrecho en “una zona privilegiada de Madrid”. Sus “millonarias propiedades” son 15 hectáreas agrícolas destinadas al cereal en Garcinarro (Cuenca), su pueblo natal. Las tiene alquiladas a un amigo agricultor –que fue concejal del PP en el pueblo hasta hace unos meses– por la increíble suma de 1.000 euros al año. Es un precio razonable porque cada hectárea de secano produce, dependiendo de la lluvia y las heladas, alrededor de 2.100 kilos de trigo o 1.500 kilos de cebada al año. A 25 céntimos el kilo de trigo, suman 525 euros por hectárea: 7.875 euros anuales por la cosecha de todas sus fincas. Como para retirarse.

Si Ladislao decidiese explotar sus “millonarias propiedades” trabajando durante los fines de semana –y tuviese además quien le regalase el gasóleo, los abonos, las semillas y la maquinaria–, con los 7.875 euros del trigo podría comprarse un Mercedes: uno de hace 15 años y con 223.000 kilómetros de nada.

Que la información sobre Ladislao Martínez sea falsa solo es un agravante. La primera manipulación es otra: que alguien sea rico o simplemente tenga el piso pagado no le inhabilita para ser de izquierdas ni para oponerse a la privatización de la empresa de aguas de su ciudad; tampoco para tomar cañas el domingo. Solo algunas ordenes religiosas hacen voto de pobreza.

Este tipo de mentiras y campañas de desprestigio contra cualquiera que proteste contra el PP no son anecdóticas, ya llevamos unas cuantas. El Mundo repite la misma jugada que, con éxito, aplicó contra el dirigente de UGT al que acusó de cobrar 180.000 euros al año como consejero de Bankia. Aquella ‘información’ se publicó en la víspera de la primera manifestación contra la reforma laboral. El Mundo omitía que ese sueldo va a parar al sindicato y no se lo queda él, como sí hace, por ejemplo, el consejero Ángel Acebes –que compaginó el puesto en Bankia con su sueldo en el Congreso de los Diputados–. Los detalles y la realidad siempre molestan a la prensa libre.

Ayer domingo, el PP de Madrid difundió la ‘noticia’ sobre Ladislao en Twitter. A los coros se sumó el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Pércival Manglano, que acusó a este profesor de instituto de ser “de la izquierda caviar”. ¿Rectificará el consejero? ¿Rectificará el PP ¿Rectificará El Mundo y ofrecerá toda la información a sus lectores? Déjenme que lo dude.

Ignacio Escolar.

Vía http://www.escolar.net/MT/archives/2012/03/manipulaciones-por-hectareas.html

Anuncios