ENRIQUE SANTIAGO Y EL MARXISMO-TRILERISMO. ¿DÓNDE ESTÁ LA ESTRELLITA, AQUÍ O AQUÍ?, POR LAREPUBLICA.ES

Imagen relacionada

El último número del Mundo Obrero contiene un suplemento sobre el XX Congreso del PCE consistente en un artículo de Enrique Santiago, próximo Secretario General, donde analiza los tres temas fundamentales sobre los que ha versado el Congreso. A saber: confluencia con la socialdemocracia (llamada “Unidad Popular”); relanzamiento del eurocomunismo (llamado “recuperación del marxismo-leninismo”) y renuncia a la ruptura con la UE y el Euro (llamada coordinarse con la izquierda europea).

Este XX Congreso visto en su conjunto podría bautizarse como el del palo y la zanahoria. En la primera parte del mismo, la zanahoria fue la “plena recuperación de las competencias del PCE, incluidas las electorales” y la salida de la UE-€. En esta segunda, la recuperación del marxismo-leninismo. Una parte de la militancia se comió (o nos comimos, que aquí nadie está por encima del bien y del mal) la zanahoria. Ahora vemos el palo.

Lo que caracteriza a los trileros es su habilidad. Sin embargo Enrique Santiago se le ve a la legua. En su artículo define el leninismo como “la doctrina política construida por los marxistas para conquistar el poder político accediendo a las instituciones propias del capitalismo para transformarlas en instituciones socialistas”. Eso no es el leninismo, es su antítesis. Pero sigamos, ¿cómo se conseguirá esto? Ay chiquillos, que pregunta, con Unidad Popular que “debe plasmarse en un acuerdo político que dispute la hegemonía institucional a las fuerzas del Régimen”. El reto de los comunistas es “vincular a este proyecto ilusionante al bloque asalariado. Como este es diverso debemos dirigirnos prioritariamente a aquellas personas en situación de exclusión social; a pequeños empresarios y comerciantes; a autónomos y profesionales y a una juventud de origen social diverso”.

Aunque a Pablo Iglesias no le guste nos vemos tentados a dar la palabra al camarada Enver Hoxa: “Los revisionistas consideran que hoy todas las clases y capas de la sociedad capitalista y en particular la intelectualidad se han igualado con el proletariado. A excepción de un puñado de capitalistas, para ellos todos los demás indistintamente, exigen cambiar la sociedad, de una sociedad burguesa en una sociedad socialista y para llegar a ello, según los eurocomunistas, es preciso reformar la vieja sociedad y no derrocarla. Hoy, dicen ellos, ha dejado de existir el proletariado de los tiempos de Marx y Lenin, las clases han cambiado y ya no son las que éstos han conocido y de las cuales han hablado. Actualmente, dicen los eurocomunistas, también la clase  burguesa como clase, se ha diluido, sus componentes se han transformado en «trabajadores» y toda la riqueza se ha concentrado en manos de una pequeña camarilla capitalista, que conserva y defiende esta propiedad. Georges Marchais, por ejemplo, ha «descubierto» que hoy en Francia la burguesía «como tal» ha quedado reducida a 25 grupos financieros e industriales, el resto son «trabajadores». Por consiguiente, recalcan los renegados revisionistas, el Estado burgués capitalista actual ha cambiado, ya que ha cambiado la propia sociedad, han cambiado las clases. Por lo tanto, arguyen ellos, Marx y Lenin, que no han conocido el Estado capitalista actual, totalmente diferente del de su época, preveían pues, otro papel distinto al actual para el proletariado, otro método para la toma del poder, otro sistema de lucha para pasar al socialismo”.

Cualquiera que siga los artículos de los brothers Garzón sabe de lo que estamos hablando. Si la clase obrera no existe o al menos no es el sujeto transformador, tampoco el socialismo y la dictadura del proletariado (que es lo CENTRAL del leninismo) son el objetivo. Ya lo dice Eduardo Garzón, en todo tiempo y lugar hay capitalismo, tenemos que luchar porque haya un poco menos de capitalismo. La única pega es que no son ideas de su brillante mente de economista, las toma prestadas del revisionismo de toda la vida. El eurocomunista y desaparecido Partido Comunista Italiano ya se le adelantó, cuando en 1979 proclamaba que: “Para realizar una sociedad socialista declaran no es necesaria una estatización integral de los medios de producción. Junto a un sector público actuará la iniciativa privada. Particular función desempeñarán la propiedad campesina libremente asociada; la artesanía; la  pequeña y media industria; la iniciativa privada en el campo de las actividades terciarias. En esta concepción del proceso de transformación de la sociedad en sentido socialista, debe existir una articulación del sistema económico que asegure una integración entre la programación y el mercado, entre la iniciativa pública y privada”.

Bien, y siguiendo con el artículo de Enrique Santiago, ¿cómo caminamos hacia un Movimiento que de cobijo a la izquierda rupturista?: superando Izquierda Unida y volcando los esfuerzos de los comunistas en “la construcción de un espacio de confluencia poroso, abierto y flexible que abandone la fórmula de partido político de IU”. Si a alguien le chirría esto, Santiago se pone épico: “nada tenemos que perder, y nuestro pueblo y en especial la clase trabajadora tiene mucho que ganar, nada más y nada menos que su emancipación”. Ole, ole y ole.

Bueno, pero nos queda la salida de la UE y el euro! Chaval, no flipes. Enrique te lo explica: “nuestra apuesta por su abandono requiere una simultánea estrategia común de las fuerzas de la izquierda europea y debe ser puesta en práctica simultáneamente en varios países europeos, lo propondremos en el PIE”. Es el perfeccionamiento de las tesis de Trostky: la Revolución ya no tiene que ser internacional sino además “simultánea”. Da para un chiste de Gila, la verdad.

En conclusión, el congreso de la recuperación del marxismo-leninismo y la implementación de la estrella en el logo se sustancia en el relanzamiento del carrillismo más clásico junto al trostkysmo más degenerado. Eso sí, con la asunción del centralismo democrático para que ninguna oveja descarriada ose cuestionar tales principios. Porque no nos engañemos, el centralismo democrático no es exclusivo del marxismo-leninismo. El centralismo democrático es disciplina, y por tanto, es como el ejército o la policía, puede estar al servicio del pueblo o utilizarlo para reprimirle.

Aquí la clave está en la confluencia porosa, abierta y flexible con la nueva socialdemocracia podemita. Decía Enver Hoxa que “los eurocomunistas pueden unirse a quienquiera que sea, a excepción de aquellos que luchan por el triunfo de la Revolución”. Los dirigentes del PCE no sólo no se plantean la unidad con otros partidos y destacamentos comunistas del Estado Español. Para cumplir su misión, tienen además que dinamitar el espacio de convergencia de los comunistas con otras gentes de izquierda y progresistas y un proyecto republicano, de clase, anticapitalista y federal como es Izquierda Unida. Hay que fundirse en algo mayor. Ya lo dijo uno de los precursores del eurocomunismo, Earl Browder, ex SG del PCUSA: “los comunistas prevén que sus objetivos políticos prácticos serán por un largo tiempo, y en todas las cuestiones fundamentales, idénticos a los objetivos de una mayor masa de no comunistas, por tanto nuestros actos políticos se fundirán en movimientos de mayor envergadura”. La propuesta siguiente de Browder era que “por eso, los comunistas disolverán su  propio partido político y encontrarán una forma organizativa diferente y nueva, y un nuevo nombre que se adapte mejor a las tareas del día y a la estructura política a través de la cual deben llevarse a cabo dichas tareas”. Ojo al dato.

Afortunadamente una parte de la militancia comunista y de la izquierda no comulga con ruedas de molino y la Historia nunca está escrita de antemano. La unidad de los marxistas-leninistas en un único Partido que lidere la unidad de la izquierda transformadora en nuestro país sigue siendo un objetivo por el que merece la pena luchar. Ahí si, Enrique, ahí si se juega nuestro pueblo la emancipación.

Comunistas de Vélez-Málaga / La Vélez Insumisa

LaRepublica.es

Anuncios

SEGUNDA PROYECCIÓN DEL VII CICLO DE CINE SOCIAL_SIN ATADURAS

CRAM2

“Espías en la arena” es un documental histórico que narra unos hechos hasta ahora apenas investigados de la historia de España. En 1943, un grupo de republicanos españoles exiliados en el norte de África son reclutados, con la colaboración de Partido Comunista de España, contando con la ayuda de la Office of Strategic Services, predecesora de la CIA. Poco después desembarcarán clandestinamente en las costas de Nerja, Málaga, para preparar el terreno de cara a una invasión aliada en España, la operación “Backbone”. Los agentes se infiltran en la población local y comienzan su labor. Sin embargo, meses después, tras pasar penurias económicas, abandonados, decepcionados y abatidos, son delatados y acaban siendo capturados por la policía política, torturados, juzgados, condenados a muerte y ejecutados. En ese desenlace final tiene mucho que ver los turbios manejos tanto de Gran Bretaña que para conseguir una “neutralidad” del régimen franquista, no duda acudir a los sobornos de altos dignatarios del aparato del Estado, con la inestimable ayuda del banquero March. También los americanos viendo más cercano el final de la guerra, y vislumbrando el choque con la URSS, abandonan a los republicanos a su suerte, a cambio de un posible apoyo a las actividades americanas en un futuro por la dictadura de Franco. El documental, que mezcla imagen real, de archivo y animación, revela la historia completa de este suceso, cruzando por primera vez fuentes documentales norteamericanas y españolas.

CRAM4

Después de la proyección, tuvo lugar un debate en el cual el director Pablo Azorín Williams, pudo aclarar ciertos aspectos técnicos de la producción como de la ejecución del documental, a la vez que algunos contenidos históricos del momento concreto en que se desarrolla la operación.

CRAM3

Por motivos de agenda en la Sala Julio Michel, la próxima proyección del VII ciclo de Cine Social Sin Ataduras, será el próximo martes 27 de febrero con el documental “Ruanda 20 años después del infierno”

CRAM1

Catorce organizaciones memorialistas de Castilla y León se pronuncian sobre el Proyecto de Decreto de Memoria Histórica de Castilla y León.

 

 

verdad-justicia-reparacion     Las asociaciones memorialistas de Castilla y León firmantes queremos plasmar en este documento varias de las observaciones comunes respecto al Proyecto de Decreto de la Memoria Histórica y Democrática de Castilla y León.

Queremos destacar que si se ha llegado a este punto, es por el arduo trabajo que las asociaciones llevamos realizando durante años, con nuestros propios medios en la gran mayoría de casos. Agradecemos que, por fin, la Junta de Castilla y León cambie el rumbo respecto a la Memoria Histórica y tome partido y aplaudimos que decida apoyar a un colectivo que trabaja por las víctimas de crímenes que, por su naturaleza, afectan a toda la humanidad. Pero calificamos de muy insuficiente este Decreto.

Las asociaciones de Memoria Histórica de la comunidad de Castilla y León creemos que este Decreto debería haberse desarrollado como Ley y debatido en las Cortes en aras de su pluralidad. Y señalamos además que esta iniciativa todavía puede llevarse a cabo durante esta legislatura.

En este sentido se observa que el Decreto solo llega a las exhumaciones e investigación, a cubrir vacíos jurídicos derivados de la Ley de Memoria Histórica y a crear un órgano técnico y otro consultivo.

En cuanto a la exclusividad de las exhumaciones, no solo los desaparecidos son víctimas. La represión consustancial a la toma del poder por parte de los sublevados en 1936 y la violencia del franquismo incluyeron campos de concentración, trabajo esclavo, cárceles en condiciones miserables, represión específica contra la mujer (como rapadas ,ingesta de purgante, paseos por el pueblo mientras el laxante hacía efecto y violaciones), robo de bebés, palizas, torturas, exilio, orfanatos, depuraciones de funcionarios, castigos por orientación sexual, trasladados de restos al valle de los Caídos sin conocimiento ni permiso de las familias, consejos de guerra, deportaciones a los campos nazis y otras formas de violencia. Por eso creemos que el Decreto y las ayudas deben ir más allá y contemplar todo tipo de víctimas. Si no se hace debería adecuarse el título del Decreto a su contenido. Otro aspecto que debería tenerse muy en cuenta en las exhumaciones y que no recoge la norma es la judicialización de las fosas comunes y la presencia judicial en el levantamiento de los restos mortales de los desaparecidos.

Respecto a los nuevos órganos a crear, se teme que hagan aún más complejo el  protocolo de exhumaciones y que retrase estos procesos que conllevan la investigación, la localización de las fosas, la recogida de testimonios, la documentación, la solicitud de permisos, la denuncia judicial, la excavación, la exhumación, la identificación genética, el homenaje y la devolución de los restos a sus familiares para su posterior inhumación. Creemos que se podría realizar un protocolo más sencillo adaptando la norma existente.

En la norma no se habla de la simbología fascista, y pese a plantear un mapa de fosas comunes no hay un solo lugar de memoria declarado, no se reconoce como tales a las víctimas y no se condena la violencia ni al franquismo en sí.

 Pese a las distintas sensibilidades que engloba la diversidad de las asociaciones memorialistas, se observa la necesidad de una iniciativa que acerque la Memoria Histórica Democrática a los centros educativos, un banco de AND y algunos aspectos técnicos del Decreto, como la diferenciación en los presupuestos entre organizaciones autonómicas y provinciales, cuando no existen las primeras y podría aprovecharse la circunstancia para crear asociaciones ad hoc para beneficiarse de las ayudas.

Todas estas inquietudes se han trasladado a la Consejería de la Presidencia de la Junta de Castilla y León tal y como el propio Vicepresidente sugirió, entendiendo que todavía pueden corregirse.

Aun a pesar de las graves discrepancias con el fondo y la forma, se sigue considerando positivo este paso por parte de la Junta.

 

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Miranda de Ebro.

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia.

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid.

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Medio de Abril.

Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia.

Asociación soriana Recuerdo y Dignidad.

Asociación Universitaria Derechos Humanos y Memoria Pública.

Coordinadora Provincial por la Recuperación de la Memoria Histórica. Burgos.

Farinatos por la Memoria.

Foro por la Memoria de Segovia.

Foro por la Memoria del Valle del Tiétar, Ávila.

Foro por la Memoria de Zamora, Burgos

Las Merindades en la Memoria.

Verdad y Justicia Valladolid.

Cautivos y desarmados. Javier Gallego

JAVIERGALLEGO

Algún día haremos recuento de las vidas que se ha llevado por delante este gobierno. El Valle de los Caídos bajo el PP. Allí estará, entre millones, el científico José Manuel Fernández. Se doctoró en España y se fue a Estados Unidos. Regresó porque quería investigar en su país, ayudar a que la ciencia española avanzara, devolver lo que se le había dado. Fue portavoz de los jóvenes investigadores precarios. Se manifestó con ellos frente al ministerio de Economía para pedir el fin de los recortes y más presupuesto para proyectos. Cinco años después no ha podido más. Ha dejado la ciencia y este país. Se ha ido a Bélgica, que es adonde se marchan últimamente los que tienen que huir.

Otro que abandona su vocación, su casa y todo por lo que ha luchado durante años, por culpa de un gobierno tan mediocre y estúpido que tira por la borda los miles de millones invertidos en la formación de científicos a los que echa de su profesión y de su tierra. 37.000 investigadores se han ido durante la crisis. No es una fuga de cerebros, es una expulsión. Los idiotas echan a los más listos.

Mientras el resto de Europa, incluidos Portugal y Grecia, aumentaban la inversión en ciencia, el PP la reducía a niveles de 2006. De Guindos y Rajoy presumen de recuperación subidos a una monstruosa montaña de biografías frustradas, oportunidades perdidas y sueños rotos. Lástima de país y de sus gentes arrasados por una banda de miopes, caraduras, corruptos e inútiles. Lástima de todos nosotros que nos hemos rendido como José Manuel. No es sólo él, este país ha tirado la toalla. Se resigna a esta conjura de los necios.

Da igual que echen a los mejores y premien a los peores, que abandonen a los más débiles y defiendan a los más fuertes, que se lo quiten a aquéllos para dárselo a éstos, que nos roben a todos para quedárselo ellos. Da igual todo. Da igual que rompan España o a los españoles, ya no les plantamos cara. No hacemos nada. Impotentes, anestesiados, exhaustos, hemos bajado los brazos. Nos hemos rendido. Cautivo y desarmado el pueblo español, la guerra ha terminado.

Se acabó la guerra en la calle. Lo hemos dejado en manos de un Parlamento que sigue sin representarnos y en manos de la nueva política que ha caído en las trampas de la vieja. Mientras la apisonadora neoliberal conservadora del PP nos pasa por encima, no hay nadie para contestar. Vuelve la censura, se encarcela por hablar, aumentan las diferencias sociales y la corrupción es insoportable, pero da igual, nos tienen distraídos con la prisión permanente revisable. Cautivo y desarmado también el ejército rojo, incapaz de echar al gobierno del poder y de movilizar a las clases populares, el país sigue secuestrado y nosotros en prisión permanente sin revisión probable.

http://www.eldiario.es/carnecruda/lo-llevamos-crudo/Cautivos-desarmados_6_739536070.html